El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

QUEEN & SLIM

ANTECEDENTES

Melina Matsoukas ha tenido una larga trayectoria en el mundo del videoclip y algunos episodios de series de televisión. Queen & Slim es la primera incursión en un largometraje que tenía todos los visos de convertirse en una prueba de fuego para una realizadora acostumbrada con facilidad a lo visual, pero poco a lo narrativo. El resultado no podía ser más satisfactorio.

LA PELÍCULA

Slim (Daniel Kaluuya) y Queen (Jodie Turner-Smith) quedan, por fin, después de haberse conocido a través de Tinder. Ella no quiere estar sola esa noche y él estaba esperando a que ella diera señales de vida. Después de una cena no demasiado animada, regresan a casa en coche. Ella le advierte de que no van a tener sexo. Él se resigna. Un policía detiene el coche y, tras un tenso enfrentamiento, les dispara y ellos, en un acto de defensa, le acaban devolviendo el tiro. Con el cadáver todavía caliente tumbado sobre la nieve, empieza una carrera sin fin para huir de toda la policía del estado de Ohio mientras se acaban convirtiendo, sin pretenderlo, en los héroes de una población necesitada de mitos.

Queen & Slim es como el tiro que recibe ese policía: rápida, cortante y directa. Esta película no es sólo una película sobre huidas y persecuciones, puesto que el viaje se convierte más en una alegoría del viaje que realizan dos personas a través de su propia intimidad y del autodescubrimiento que de una huida real. Al final ya no importa si van a llegar a su destino, sino de cuántas capas de dolor se van a poder llegar a quitar ambos en esa huida sin retorno donde diversos personajes anónimos van a acabar formando parte de su periplo.

La película es una reseña de lo que todavía hoy en día significa el racismo en un estado como Ohio, pero también en ese país continental llamado Estados Unidos, donde un solo policía blanco es capaz de disponer de una autoridad ilimitada frente a ciudadanos afroamericanos, ciudadanos también de dicho país. Queen & Slim dispara y la herida es profunda, puesto que, aunque Matsoukas nos la vista de un estilo visual arrollador, la película es una crítica despiadada a todo un sistema levantado sobre las espaldas negras de la mitad de su población.

Como hemos dicho, ambos protagonistas devienen, sin quererlo, ídolos anónimos que acaban representando a toda una sociedad, la sociedad afroamericana, esa que acoge a los fugitivos en su huida y los entiende porque comprenden el racismo al que son sometidos diariamente todavía en el siglo XXI. Con ecos del Black Power, los Panteras Negras, Angela Davis y la sempiterna crítica a la autoridad blanca, Queen & Slim se desliza del cine de persecuciones al intimismo sutil del autodescubrimiento personal, pasando por la crítica pura y dura de un sistema racista.

Pero si por algo más brilla esta película es por esa calidad visual cegadora e hipnótica y una banda sonora hecha a medida con la que la película camina sola y nos da voz tanto a los momentos de huidas, el intimismo y la propia oscuridad en la que se acaba sumergiendo la cinta en muchos momentos. Diálogos cortantes, personajes surgidos de lo más estrambótico del mundo del videoclip, pero reales, clásicos del cine de persecuciones y una fotografía rabiosamente viva no hacen sino confirmar que estamos ante una película original como pocas.

ELLOS Y ELLAS

La película se levanta principalmente sobre dos columnas interpretativas que llevan la batuta de todo el largometraje, y que son Daniel Kaluuya (La colina de Watership, Viudas) y Jodie Turner-Smith (Jett, Nightflyers) en los papeles de Slim y Queen, respectivamente. Les acompañan Bokeem Woodbine (El lado siniestro de la luna, Overlord) y hace una breve aparición una siempre agradecida Chlöe Sevigny (Los muertos no mueren).

LA SORPRESA

Cada uno de los momentos en que ambos intentan huir y parece que van a ser atrapados es sólo una forma más de obligarte a hincar tus uñas en el asiento para después descubrir que el viaje debe continuar.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Al final de su travesía, conduciendo junto a un mar azul, huidos de la justicia y con pocas señales de ser reconocidos y atrapados, ella se sienta sobre la ventanilla del copiloto en el atardecer, se agarra al interior del coche con una mano y abre su otro brazo para respirar el aire marino con la sonrisa de alguien que, por fin, se ha acabado entendiendo a sí misma.

TE GUSTARÁ SI…

Buscas una película que te sorprenda en muchos sentidos.

LO MEJOR

  • Todo.

LO PEOR

  • Algunos errores de guion que, todo sea dicho, pasan desapercibidos si el resultado te ha sido satisfactorio, pero no se perdonan si no ha sido así.

Javier Alpáñez

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.