El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Tercera temporada MdT El Palomitrón
ESPECIAL EL MINISTERIO DEL TIEMPO PRIMERAS IMPRESIONES SERIES

EL MINISTERIO DEL TIEMPO: CON EL TIEMPO EN LOS TALONES

El tiempo en los talones El Palomitrón

Cuando una serie tiene una legión de fans como los ministéricos, el revuelo por una nueva temporada iguala a un huracán, y este tocó tierra este jueves 1 de junio en TVE. La tercera temporada de la serie de los hermanos Olivares, El Ministerio del Tiempo, ha llegado para cubrir el vacío que Cuéntame ha dejado en los jueves. La bienvenida no ha sido cálida y el inicio del 3×01, Con el tiempo en los talones, ha sido un duro trago que asumir por parte de los espectadores. Batalla de Teruel, 1937: guerra civil española, una misión del Ministerio que no salió como se esperaba.

Alfred Hitchcock presenta…

MdT Hitchcock El Palomitrón

Enseguida nos reponemos de la tragedia y pasamos a la acción: salvar al mismísimo Alfred Hitchcock. Y aquí, en estos primeros y trágicos minutos, estaba la referencia mejor encubierta de todo el capítulo: un McGuffin. Tras este primer homenaje para romper el hielo, el capítulo es una sucesión de guiños a la filmografía de Hitchcock (algunos más evidentes que otros).

La acción se sitúa en San Sebastián, el 21 de julio de 1958. Pacino (Hugo Silva), en una misión del Ministerio del su época, mantiene un affaire con otra agente del Ministerio (y no, no es Amelia). Una nota bajo la puerta; Pacino corre tras un sospechoso y escucha el grito de su amiga Marta (Belén Fabra), a la que encuentra muerta; sin embargo, su fantasma no deja de aparecérsele. ¿De qué película se trata?

Exacto. Vértigo, de Hitchcock, se estrenó en ese mismo 1958 en el Festival de San Sebastián. La caracterización de José Ángel Egido (María y los demás) como Alfred Hitchcock ha sido espectacular, pero sobre todo ha sido la constante referencia a su cine lo que ha hilado un capítulo que le ha tomado el argumento prestado a Vértigo. Amelia (Aura Garrido), vestida con un dos piezas verde idéntico al de Tippi Hedren en Los pájaros, una sombra en una cortina, Salvador con la pierna rota espiando a los obreros por una ventana…

El Ministerio del Tiempo en la Guerra Fría

Reparto MdT El Palomitrón

Hitchcock está en peligro y la historia no se lo puede permitir. Los soviéticos pretenden secuestrarle para que se convierta en su Eisenstein y grabe una película propagandística para la Unión Soviética. ¿Qué influye esto en la historia de España? Más de lo que parece a simple vista, pues este secuestro debilitaría las relaciones que la España de Franco estableció con EE. UU., y si el director de cine no cejase en su obsesión por Amelia, Tippi Hedren no sería quién es hoy y su hija Melanie Griffith (The Path) nunca hubiese sido la mujer de Antonio Banderas (Altamira). Para el Ministerio las cosas han de suceder tal cual ocurrieron, incluida la vida privada de uno de nuestros actores más internacionales.

La ansiada tercera temporada

Incorporaciones Tercera Temporada El Palomitrón

El homenaje a Hitchcock ha sido de diez, pero el capítulo, paradójicamente, ha estado falto de suspense. Conocer el argumento de parte del episodio ha sido un hándicap, pero además el shock inicial que pronto se ha obviado nos ha dejado descolocados a todos los ministéricos. Falta de ritmo y un final que vuelve a redundar en la trama de topos en el Ministerio han conseguido que el inicio de temporada nos sepa a poco.

Suerte que esto es solo el principio y todavía quedan capítulos para que nos sorprendan. Por lo pronto, en el próximo capítulo saldrá la actriz Macarena García (Paquita Salas) y los agentes han de impedir que Hitler gane la Segunda Guerra Mundial. ¿Lo conseguirán?

Lorena Rodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una tarde, con siete añitos, entré en el salón cuando mi madre veía El Padrino. La escena en cuestión era la del caballo y mi madre me gritó que no mirase, pero miré. Desde aquel entonces no pude dejar de mirar, de observar y soñar. Lo más cerquita que pude quedarme del cine fue haciéndome historiadora del arte. El cine es mi Tardis, un Delorean que me hace la vida real más fácil. Mi primera serie fue Urgencias, siempre fiel, a pesar de lo mal que la trató la tele. No sé decirle que no a una serie.