El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Kore-eda, La Verdad, EL PALOMITRÓN
2019 CINE ENTREVISTAS REDACTORES

LA VERDAD: CHARLAMOS CON KORE-EDA

Algo tiene que tener la familia para que fascine de manera tan absulta a Hirokazu Kore-eda. Ya lo demostró con Shoplifters en 2018, o con Nuestra Pequeña Hermana hace casi un lustro. La precisión con la que aborda el tema y la delicadeza con la que traza a sus personajes es ya un sello de identidad. Un ADN muy característico que no le importa impregnar allá por donde vaya. Ahora, tras una década dónde ha permanecido en casa, da el salto a Europa, concretamente a Francia, para presentar, La Verdad.

DIVAS E INFLUENCIAS

A la hora de plasmar las ideas, Kore-eda tiene claro sus referentes. No provienen de su tierra natal, ni responden a una cultura heredada, pero esto no parece importarle. “Con relación a otros directores japoneses esta línea del ADN y la inspiración es más difícil de trazar. Eso sí, me gusta pensar que en mis proyectos, se ve la influencia de cineastas cómo el taiwanés Hsiao-Hsien o el britanico Ken Loach”.

Uno de los platos fuertes de La Verdad es su reparto de estrellas. Con Catherine Deneuve interpretando a una gran diva francesa las comparaciones son obvias. El japonés aclara desde el principio que no existe más conexión entre ellas que la profesión que las une. “Cuando Catherine Deneuve leyó el guion por primera vez aseguró que no tenía nada en común con su personaje, empezando sobre todo por la buena relación que mantiene ella con su hija. Esto le hizo asumir el papel de una forma diferente, no de una manera cómica, pero sí muy distinta a como suele ser”.

Por otra parte, señala que colaborar con la francesa ha sido una experiencia única y enriquecedora. “Ha sido muy fácil trabajar con Catherine. Como actriz es una persona con mucha fuerza y personalidad. Llegaba al plató sin memorizar las frases. Una vez allí, lo que hacíamos era como una especie de intercambio de opiniones. Encauzábamos frases y diálogos. Era un proceso muy fluido, que podía variar según su ánimo, el tiempo atmosférico… Parecía que estábamos rodando en directo. En ese sentido es una manera de trabajar que se ajusta mucho a mi visión de las cosas”.

Kore-eda, La Verdad, EL PALOMITRÓN

NUEVOS GÉNEROS

La Verdad es por encima de todo una cinta sobre relaciones familiares. No importa que se aborden tanto desde la más absoluta realidad como desde la ciencia ficción. “La existencia de esa película ficticia dentro de la trama solo es una excusa más para plasmar otra historia de madres e hijas. Buscando, encontré esta del escritor chino Ken Liu. Me pareció desde el principio muy interesante, principalmente por como al final, la hija acaba siendo mayor que la madre”.

Con el debate Scorsese VS Marvel como premisa, Kore-eda defiende el género de superhéroes. Aun así, alega que la perspectiva de sus ideas es incompatible con las posibilidades que le ofrece esta clase de cine. “Respecto a si yo haría una cinta de ciencia ficción, no estoy seguro. Eso sí, disfruto en grande con ellas. Películas como Spiderman o el Caballero Oscuro, de Cristopher Nolan, sé que las voy a ver con mi hija y me van a gustar. Joker, por ejemplo, me encantó. Pero de ahí a hacer yo proyectos de este tipo, lo veo difícil. Las historias de superhéroes describen unos mundos y escenarios muy extremos, el blanco y el negro. Yo, me suelo mover en el gris, algo que pretendo mantener. Por eso, es muy difícil que en ese gran terreno gris entre un personaje de tipo superhéroe”.

LA SIGNIFICACIÓN POLÍTICA

Durante la película se dice que cuando una actriz se entrega a una causa política es porque la profesión ha podido con ella. Sin cortapisas el director establece su posicionamiento. “Esa frase aparece como la manera de pensar de Fabienne. En ningún caso, representa la compartida por Catherine o por mí. De hecho, la propia protagonista tampoco se la termina de creer. Es una especie de alusión a la soledad que siente continuamente”.

En torno al debate de la significación política, celebra el sentimiento revolucionario francés. Aun así, establece unos códigos para esta clase de cuestiones. “Una cosa que he visto y aprendido haciendo cine en Francia es que el personal de la película cuando no está trabajando está manifestándose. Tal es el caso de Juliette Binoche y el movimiento ecologista. Todo esto es algo que en Japón no se plantea. Personalmente, esta reivindicación me parece fantástica. Cuando le pregunté a Juliette sobre esto, me contestó que ella como personaje público sentía la necesidad de implicarse y dar su opinión, pero más por una cuestión humanitaria que política. Estoy 100% de acuerdo con Ella. En Japón si eres director te dedicas a dirigir y si eres actor te dedicas a actuar, es el input que nos dan. Ahora bien, dicho esto y comentando que estoy completamente de acuerdo con la percepción de lo que es y de la influencia que puede tener una persona pública, pienso que hay que elegir el lugar idóneo para hacer este tipo de preguntas. A veces te las hacen en festivales de cine y siento que no es el lugar”.

Kore-eda, La Verdad, EL PALOMITRÓN

FICHAJES Y ENSEÑANZAS

Rodando en Francia, el fichaje de Deneuve y Binoche era más que obvio para un guion como el de La Verdad. Por otra parte, la entrada de Hawke es fruto de una admiración duradera. “He sido fan de Ethan Hawke durante muchísimo tiempo. Me gusta especialmente su trabajo con Richard Linklater en la trilogía “Before” (Antes del amanecer, atardecer y anochecer). Además, siempre he pensado que sería un actor que se adaptaría muy bien a mí tipo de cine. Yo le pregunté y por suerte así ha sido”.

Citando a uno de los grandes directores franceses, celebra la profesión actoral y el amplio talento femenino. “Como dicen en La noche americana, dirigida por Truffaut, si hay diez mujeres, a 9 le quedarían bien unos guantes, en cambio, si hubiera diez hombres solo a uno. En ese sentido, lo que quiere decir esta frase es que probablemente la mujer, ya de salida, es actriz, y por eso, en esta película y desde el primer guion de teatro, escrito en 2003, necesitábamos un universo femenino donde desarrollar esta experiencia”.

Al ser una historia que habla del cine y lazos familiares, Kore-eda reconoce las semejanzas aplicables a su vida. La nostalgia y distancia con su familia le ha enseñado nuevos caminos para desarrollar sus trabajos. “Para rodar está película me he pasado medio año separado de mi familia. Es muy difícil saber si he obrado bien o no, pero sí que me ha permitido experimentar como el mundo del cine afecta a las relaciones familiares. Yo creo que no hay nadie que se arrepienta de nada. A diferencia de otras cintas como Still Walking, las relaciones ya están rotas y el mensaje es completamente opuesto. Mientras en una se veía la decadencia de estas, en La verdad existe una continua posibilidad de mejora”.

Alonso Muñoz


#ContenidoRelacionado

UN ASUNTO DE FAMILIA

Un asunto de familia, EL PALOMITRÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.