Compartir

The Handmaid's Tale El Palomitrón

Ha sido un libro de gran trayectoria desde su publicación, y especialmente desde la emisión de la popular serie homónima de la HBO. Pero el auténtico revuelo que ha generado la novela le debe mucho al contexto social que vivimos en la actualidad, con el feminismo cobrando la importancia vital que siempre debió tener y demostrando una fuerza en sus manifestaciones que ha superado las expectativas más optimistas. Corren tiempos óptimos para recuperar joyas visionarias de la literatura, y El cuento de la criada, una obra que se enmarca dentro de la literatura distópica (aquella que plantea escenarios a los que no nos gustaría un pelo llegar), es una lectura que reivindicar, con la que aprender y con la que enseñar. Porque las distopías ciertamente recurren con facilidad a la fantasía, pero en otros casos el realismo y la base de algunos relatos puede llegar a dar miedo. ¿Estamos seguros de que todas las distopías son inalcanzables?

El cuento de la criada El Palomitrón

Tanto por los temas que trata como por el interés actual sobre las premisas de la novela, creemos que es un libro apto para las lecturas obligatorias de un instituto. Los adolescentes pasarán por las páginas en las que se tocarán temas de diversas asignaturas que cursan a diario, debates morales que se pueden extrapolar a su vida cotidiana o incluso encontrar paralelismos con el mundo actual en el que viven. Por eso os dejamos con seis razones por las que El cuento de la criada debería leerse en los institutos.

1. Pasado y presente: nuestro mundo a través de Gilead

El Cuento de la Criada El Palomitrón

La República de Gilead es un lugar pensado para proteger a las mujeres de la contaminación exterior y preservar a las pocas mujeres fértiles que quedan. Esto, al menos, de cara a la galería, pues si lo pensamos objetivamente, Gilead es un campo de reclusión donde las mujeres están cosificadas, controladas y maquinizadas como si de una fábrica de niños se trataran. Cada una, dependiendo de su posición social (las que ostentan más poder es porque están casadas con un alto cargo), tienen su función: Marthas, Tías y Criadas; las que no puedan enmarcarse en estos tres grupos pasarán a las Colonias, el lugar más contaminado del planeta.

Sin duda, existen dos ideas que se nos vienen a la mente enseguida: los campos de concentración y las sociedades en las que las mujeres son muy inferiores, teniendo que depender siempre de sus tutores legales (primero padre o hermanos; después su marido). Pero hasta hace no mucho, las mujeres de las sociedades occidentales, la nuestra mismo, dependían de sus matrimonios (la literatura de Jane Austen es un buen ejemplo de esta mecánica). Así, la novela de Margaret Atwood es un buen ejemplo para explicar el funcionamiento de diversos mecanismos sociales o políticos del pasado y el presente de nuestro mundo.

2. La universalización de un movimiento

El Cuento de la Criada Serena El Palomitrón

El feminismo ha encontrado los altavoces necesarios y, sobre todo, la fuerza para que la sociedad empiece a replantearse la forma de tratar, mirar y juzgar a las mujeres, así como de cosificar a las personas por un género determinado (que además se reduce a un binarismo a estas alturas incomprensible). Este clima social, cada vez más firme, es algo de lo que no podemos descontextualizar a los adolescentes de hoy en día; no podemos formarles académicamente para el mundo laboral y no prepararles para la sociedad en la que van a vivir.

El libro es la gran oportunidad para abrir debate entre los alumnos: qué harían ellos en esa situación, cuáles creen que pueden ser las soluciones o si conocen algún país en el que se viva algo parecido. Más allá de la comprensión lectora del texto, sería conveniente que este removiera sus conciencias o, al menos, les provocara curiosidad. La complejidad de los personajes (o grupo de personajes) del libro de Atwood puede ser el germen de muchas actividades con los alumnos.

3. La teocracia como poder supremo

Sistema Político El Cuento de la Criada El Palomitrón

En el mundo occidental actual en el que vivimos nos resulta impensable una forma de gobierno en el que las Sagradas Escrituras sean las leyes máximas. Sin embargo, desde la caída del Imperio Romano hasta Luis XVI, los reyes aseguraban haber sido elegidos por Dios como su representante en la Tierra, lo que les daba el poder político y religioso para controlar de manera total al pueblo.

Tampoco es necesario irnos tan lejos, pues España todavía vive la herencia de un autoritarismo donde la religión era una forma de represión más, aunque sin llegar a los extremos de Gilead. Además, controlar el poder “público” y religioso significa controlar todos los ingresos económicos de la República (un término que, en este caso, está pervertido de una manera colosal). Ya son cuatro asignaturas sobre las que se puede debatir: Historia, Geografía (Demografía), Valores (Ética) y Economía. ¿Alguien da más?

4. El uso del color como lenguaje no verbal

El Cuento de la Criada Simbolismo Color El Palomitrón

La publicidad lo mueve todo, y es algo que ya sabemos, pero quizás los adolescentes no lo tengan tan claro. ¿Por qué vestís así? ¿Por qué escucháis esa música? ¿Por qué compráis tales o cuales cosas? En definitiva, analizar la sociedad de consumo y qué es lo que nos atrae de ella. Para ello, basta con demostrarles cómo la música elegida para los anuncios publicitarios, el eslogan y, sobre todo, el color, los condiciona.

Gilead tiene una república determinada por los colores: rojo para las Criadas, azul para las Marthas, marrón para las Tías y negro para los hombres. El mensaje está claro: las criadas son quienes albergan en su interior la esperanza de futuro; en contraposición, los hombres van de negro, ocultando su verdadero yo; y el azul tranquilizador y elegante de las Marthas contrasta con el marrón aburrido de las Tías, que demuestra que no tienen vida propia más allá de instruir a las chicas, que es su trabajo. Pero, centrándonos en la unión de las criadas y los comandantes, ¿no os suenan de algo los colores rojo, blanco y negro? Son quizás los más utilizados en la historia: la bandera nazi, Coca-Cola, Marlboro… La psicología del color ayudará a que analicen el porqué de sus actos consumistas.

5. La unión hace la fuerza

El Cuento de la Criada Unión hace la fuerza El Palomitrón

Si pensamos en las películas y series juveniles, el mensaje que permanece latente durante toda la producción (y que al final resulta ser la verdad más absoluta) es que si están juntos, da igual lo que ocurra. Los Goonies, Stranger Things o las más recientes IT y Ready Player One nos muestran cómo el individualismo nunca nos llevará a la victoria. Este mensaje, que puede resultar banal y solo útil para cuando eres un crío, cobra más fuerza en una obra como esta.

Defred por sí sola no podrá hacer nada contra el férreo control de Gilead. Ya ha visto lo que les ha pasado a otras que han infringido las normas y ella tiene una hija a la que proteger. Pero es la unión entre las criadas la que consigue arrojar un poco de luz sobre la vida de estas, un poco de esperanza que reside en cosas tan mundanas como una partida de Scrabble o una conversación prohibida con otra criada. Somos animales sociales que viven en comunidad y, aunque en muchos sectores se nos empuje a competir entre nosotros, vivimos en familias o comunidades, y esa es nuestra condición.

6. El poder de la literatura

El Cuento de la Criada Libro El Palomitrón

Tras estos cinco puntos, queda claro el poder de una sola novela, la importancia de todo lo que pueda llegar a decir, los interrogantes que plantea y, sobre todo, las dudas a las que se pueden dar respuesta. El poder de la literatura debería ser el principal criterio para elegir los libros de literatura obligatoria. Es cierto que es necesario conocer los clásicos, pero creemos mucho más necesario motivar a los chicos a que lean con obras que calen en ellos.

Por supuesto, sabemos que no todos van a experimentar lo mismo y que, para algunos, dará igual El cuento de la criada que El Lazarillo de Tormes, pero para otros será un libro que transcienda más allá de las notas académicas y de los múltiples usos que puede tener dentro del curso escolar. Y de eso tratan estas novelas, de amar la lectura y de conocer cómo ha evolucionado la literatura hasta hoy.

Estas son nuestras seis razones por las que El cuento de la criada debería leerse en institutos: debates morales, temario de varias asignaturas, lecciones sobre publicidad y consumismo, además de una novela atractiva y que es parte de la literatura actual. El cuento de la criada es mucho más que una novela y Margaret Atwood ha sabido crear una historia en la que sus conocimientos y vivencias históricas se mezclan con los temores de un futuro peor que nuestro pasado, y por eso dejó entre las páginas un mensaje claro: “No quiero que sea como yo; no quiero que se dé por vencida, que se resigne, que salve el pellejo. A eso quedamos reducidas. De ella espero valor, bravuconería, heroísmo, autosuficiencia: todo aquello de lo que carezco”.

Lorena Rodríguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.