Compartir

E.T. - El Palomitrón

El estreno de series como Stranger Things ha traído de vuelta la esencia de los años 80, lo que ha dado lugar a una oleada de dosis nostálgicas por esa época de marketing salvaje, View-Master y tecnología rudimentaria.

Los añorados años 80 suponen para algunos (que ya peinan canas) sus recuerdos de infancia, y para otros, los que hemos nacido pasado el ecuador de 1990, una idealización por una década que vio nacer a E. T, Gizmo, Freddy Krueger o Terminator, entre otros. Una época de oro en ese Hollywood que se había regenerado mediante un cine que no casaba con su filosofía, en donde la calidad está por debajo de la rentabilidad.

Como vimos en el anterior artículo dedicado al New Hollywood, los nombres que se encuentran detrás del nacimiento de ese cine apto para todos los públicos, en el que ir un domingo con toda la familia era una tarea obligatoria cada semana, son dos: George Lucas y Steven Spielberg.

De Los Goonies a Gremlins

 Gremlins - El Palomitrón

El tiempo pasa, y con ello viene la evolución. No se hizo nada igual antes de los 80 en cuanto a efectos especiales. En esa década los estudios se llenaron de pantallas verdes, máquinas aparatosas de proporciones desorbitadas y departamentos de arte abarrotados con muñecos de arcilla y herramientas de modelar.

Un cine donde lo irreal convivía con lo cotidiano era la fórmula secreta de todos esos guionistas para juntar a toda una familia frente a la gran pantalla. Muy lejos quedaban los largometrajes íntegros de animación donde el 3D se alzaba como pionero en las películas infantiles. En los 80 era común ver historias protagonizadas por niños de carne y hueso, como por ejemplo en Cuenta conmigo, protagonizada por un jovencísimo River Phoenix, que también cede su rostro para otro clásico de la época, Exploradoresen el que comparte cartel con Ethan Hawke. O la inolvidable tribu de Los Gooniesproducida por Steven Spielberg, donde un Sean Astin de doce años se alzaba como líder para derrotar y encontrar un tesoro oculto a escasos metros de su localidad. Quién le iba a decir al pobre Astin que años después se convertiría en el amigo fiel (y un tanto ambiguo) de Frodo Bolsón. ¡Qué cosas tiene la vida!

Los Goonies - El Palomitrón

Steven Spielberg es uno de los directores más consagrados de Hollywood, industria en la que destaca por su versatilidad y, sobre todo, por su innata capacidad para hacer dinero. Sin entrar en criticar su evidenciado patriotismo en películas de corte dramático, lo cierto es que, probablemente, el bueno de Spielberg sea el director que más ha hecho disfrutar a los niños. En su filmografía se encuentra títulos tan míticos como E. T. El extraterrestre, El imperio del sol, Regreso al futuro (esta última no la dirigió él, pero fue su productor) o la saga de Indiana Jones, entre otros.

El segundo precursor de este nuevo de concepto cinematográfico fue George Lucas, que triunfó de forma arrolladora con la trilogía de La guerra de las galaxias, cuya primera entrega, Una nueva esperanza, se estrenó a finales de los años 70; no obstante, El imperio contraataca y El retorno del Jedi se estrenaron en los cines a principios de la década de los 80, donde el merchandising de productos cinematográficos comenzó a perfilarse como un negocio postergado a la eternidad.

Star Wars - El Palomitrón

A pesar del arrollador éxito de la saga creada por Lucas, los productores de Hollywood también se frotaron las manos con la rentabilidad y enorme comercialización de productos que trajeron varios filmes, entre los que destaca Gremlins, la película creada por Joe Dante en la que unas extrañas criaturas llamadas Mogwai generan el caos (a excepción de uno, el simpático y entrañable Gizmo). La película fue un éxito de taquilla, aunque también fue duramente criticada por algunos especialistas debido a que estaba dirigida a todos los públicos pero incluía escenas demasiado violentas. Un mensaje que, según los críticos, no era bueno para los niños. ¿Qué pensarían ahora de películas como Transformers?

El cine familiar de los años 80 (II)

 

Claudia BM

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.