Compartir

Cuéntame Familia Alcántara El Ppalomitrón

Cuéntame cómo pasó sigue siendo una serie de cabecera, una serie que tras 17 años sigue dando que hablar. A algunos les cuesta recordar que la serie comenzó narrando la España en tiempos de Franco y que, además, seguía recordando esa herida abierta que era y es la Guerra Civil, todo mezclado con un niño gamberro, su barrio y su familia. Carlos Hipólito (Vis a Vis) es la voz de Carlos Alcántara, a estas alturas ya no es un secreto, y nos ha narrado todos los momentos felices y tristes de esta familia con la que todos nos identificamos. Pero ha sido Ricardo  Gómez (Vivir sin permiso) el que ha convertido a Carlitos en un hombre de carne y hueso; el que en esta temporada 19 ha matado a Carlitos para mostrarnos a Carlos Alcántara.

Carlos, el impostor de la familia Alcántara

Cuéntame Carlos y Karina

Así es como el propio Carlos se define a sí mismo en una de las escenas finales del episodio 346, Náufragos en una piscina, emitido este pasado jueves 15 de noviembre y que mantuvo en vilo a los espectadores por el impactante accidente que sufrían Carlos y Karina. La escena en cuestión rezuma aire teatral: una habitación de hospital blanca, pulcra, estéril, excesivamente iluminada; blanca como las camisas de los dos personajes en escena, Carlos y Antonio (Ricardo Gómez e Imanol Arias), y blanca como la cocaína que ha articulado toda esta segunda parte de la temporada 19.

En septiembre, cuando Cuéntame volvió de su primer parón (la serie emitió siempre las temporadas de un solo tirón, en los últimos años de enero a mayo) nos mostró a un Carlos convertido en publicista, siendo la envidia de todos, el hombre del año. O al menos, eso es lo que él veía. La audiencia de la serie enseguida hizo notar su enfado en las redes, dejando claro que ese no era Carlos, que no conseguían entender como un personaje que había visto enganchados a su hermana y a su mejor amigo a las drogas y que incluso había ido a la cárcel por una droga que no era suya, ahora cayese en aquel burdo truco de probar la droga “para ser brillante”. Pero capítulo tras capítulo, la impresionante interpretación de Ricardo Gómez y las tensiones que su actitud provocaba con su familia, nos hacían caer en la cuenta de lo real y creíble que era la situación.

Ricardo Gómez se va por todo lo alto

Cuéntame Ricardo Gómez El Palomitrón

Todavía quedan dos episodios para que finalice la temporada y para saber, finalmente, qué ocurre con los personajes de Carlos y Karina (Elena Rivera). Aunque una cosa ha quedado clara ya y es que Cuéntame ha sido una escuela maravillosa para Ricardo Gómez y ahora este, le regala a la serie esta interpretación para agradecerle todo lo aprendido. La cara B de esta temporada empezó con un ritmo raro, como con el freno de mano puesto y con pocas cosas que contar, hasta que llegó el episodio de la fiesta de Navidad de la agencia publicitaria donde trabaja Carlos. Ricardo Gómez nos mostró en ese episodio un despliegue de gestos, poses desenfrenadas y actitudes exageradas que llevaron al espectador hasta la vergüenza ajena. Ahí estaba, el final de Carlos Alcántara, el niño adorable que todos conocimos, el adolescente con talento, el joven con principios que casi muere en una celda por no delatar a sus amigos. Todo eso se iba por el retrete a la misma velocidad que a Carlos le subía lo que acababa de esnifarse.

Y ante el derroche de aptitudes de Ricardo, ahí estaba su fiel compañera Elena Rivera (La Verdad), a la que hace unos meses, Ricardo le dedicaba el premio a la Interpretación Destacada que le otorgó el Festival de Televisión de Vitoria (FestVal). Espartana (Elena ha hecho una temporada tan buena como la de su compañero), divisando el problema, intentando atajarlo de la manera que siempre había hecho con Carlos, dialogando. Pero esa droga social como Carlos la llama, esa sustancia que “él controla”, ya no lo deja dialogar, ni siquiera escucha a la única invariable de su vida: Karina. Pero tampoco escucha a sus hermanos: una pelea que llegó a las manos con su hermano Toni (Pablo Rivero) y esa tensa escena de este último episodio en casa de Inés (Irene Visedo), donde la actitud irrefrenable de Carlos asusta a Oriol (Javier Lorenzo); y es ahí, es justo en ese momento donde el espectador se da cuenta de que Carlos se ha marchado, que lo que conocimos de él ya no está, que se ha diluido en todo lo que quería ser y no es.

El final de Carlos Alcántara

Cuéntame Elena Rivera El Palomitrón

El capítulo ha optado por una estructura novedosa dentro de la propia serie, aunque nada nuevo para la televisión. Por fin la familia se enteraba de los problemas de Carlos con la droga y así, el episodio se ha estructurado según los puntos de vista de los distintos personajes de la familia Alcántara (algo que vemos en The Affair en cada episodio). Ha sido la secuencia de, aproximadamente, 15 minutos entre Imanol y Ricardo la que nos ha dejado esa sensación amarga de final, de estar poniéndose las cartas sobre la mesa, de mirar en las entrañas de Carlitos para que, por fin, le dejemos ser Carlos Alcántara. ¿Será el final que se merece Carlos? No nos cabe duda, pero todavía nos quedan un par de noches para disfrutar de su compañía.

Lorena Rodríguez

Compartir
Una tarde, con siete añitos, entré en el salón cuando mi madre veía El Padrino. La escena en cuestión era la del caballo y mi madre me gritó que no mirase, pero miré. Desde aquel entonces no pude dejar de mirar, de observar y soñar. Lo más cerquita que pude quedarme del cine fue haciéndome historiadora del arte. El cine es mi Tardis, un Delorean que me hace la vida real más fácil. Mi primera serie fue Urgencias, siempre fiel, a pesar de lo mal que la trató la tele. No sé decirle que no a una serie.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.