Compartir

LOS ANTECEDENTES

Paul Feig es un nombre importante en la industria de la comedia de Hollywood. Aunque su aportación no ha acabado siendo tan grande como la de su compañero Judd Apatow, ambos han tenido una carrera similar. En el 99 cosecharon juntos el éxito de Freaks and Geeks, serie creada por Feig y producida por Apatow. Más adelante fue responsable de varios episodios de The Office, Parks and Recreation y varias comedias famosas de televisión. Pero en el cine tardamos algo más en conocer a Paul, y no fue hasta el 2011 cuando todos encumbraron a las alturas una comedia de bodas. La boda de mi mejor amiga le puso en todas las portadas, provocando que sus tres películas posteriores recordaran la mítica comedia en sus pósteres, aunque, por desgracia, fueran muy diversas en lo que respecta a la calidad. Quizá por ello Paul ha decidido ahora alejarse de la comedia. Y quizá por ello estrena su mejor película.

LA PELÍCULA

Hay algo que está mal en Un pequeño favor. Hemos reflexionado mucho sobre la extraña sensación con la que salimos del pase, pero no conseguimos llegar a ninguna conclusión. Para poneros en situación, estamos ante un guion que quiere ser Hitchcock, pero también quiere tener una gran cantidad chistes. Una película que posee una banda sonora maravillosa, pero que excede el número de canciones y es consciente de ello, cortando varias de repente y sin previo aviso. Tiene un reparto que se esfuerza por elevar la película a las alturas, dando la sensación de estar algo incómodo con lo que está haciendo.

O quizá todas estas pequeñas quejas se reducen a una verdad más sencilla: el guion de Un pequeño favor no es tan bueno, original y rocambolesco como piensan sus creadores. O peor aún, y aquí está la clave, como quieren hacernos pensar. Pero si dejamos de lado las absurdas vueltas que da Feig sobre sus giros predecibles, nos queda una delicia de película. Porque sin preocuparse por aparentar (de la misma forma que hacen las protagonistas), el guion de la película es tan sencillo como seductor, por lo que no cuesta sentirse atrapado entre los secretos de las madres de la película.

Es curioso que la mejor película de Paul haya acabado siendo un thriller, pero el motivo es evidente. A Feig le atrae demasiado la comedia, y su intento por pasar de un género a otro le ha hecho esforzarse más y acabar demostrando un ingenio que desconocíamos. La mezcla de misterio y comedia funciona, dando espacio para respirar cuando menos en serio se toma a sí misma, y dejando entrar un tono erótico que hace crecer la película.

Al final, Un pequeño favor acaba siendo una mezcla de Perdida y Sexo en Nueva York. Funciona mejor cuando se acerca a la serie que a la obra maestra de Fincher, pero la extraña mezcla nos puede dar sin problemas dos horas de entretenida diversión. Y también una sensación extraña, pero es que estamos ante el primer thriller de un cómico. No sean tan exigentes.

ELLOS Y ELLAS

La maravillosa Anna Kendrick repite con maestría un papel que nos resulta demasiado visto en ella. No se aleja mucho de su interpretación en Mr. Right o la saga Dando la nota, pero es uno de los pequeños talentos de Hollywood a los que siempre es agradable ver. Y más si combina tan bien con su coprotagonista, Blake Lively (Infierno azul), cuyo personaje roba la atención desde el primer momento. Ambas dejan que Feig construya la película a su alrededor, consciente del enorme magnetismo que desprenden en pantalla.

LA SORPRESA

Desgraciadamente, no podemos alabar unos giros de guion que nos resultan demasiado evidentes. Pero sí que hay cierto hilo de la película, relacionado con el pasado de una de las protagonistas, que puede resultar sorprendente y curioso según avanza.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

La presentación de Blake Lively, haciendo una demostración de talento sobre cómo introducir a un personaje misterioso. Es una escena sencilla pero tan elegante que roba toda nuestra atención.

TE GUSTARÁ SI…

Siempre has creído que a Mujeres desesperadas le faltaba sangre.

LO MEJOR

  • La música, tanto la banda sonora de Theodore Shapiro como las conocidas canciones.
  • Anna y Blake: son increíbles.
  • Es realmente divertida…

LO PEOR

  • …pero también demasiado predecible.
  • Por momentos es inconsistente. Da demasiadas vueltas y se pierde.

Ignasi Muñoz

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.