Compartir

Querido Fotogramas Ángela Molina - El Palomitron

LOS ANTECEDENTES

Querido Fotogramas, refugio de los amantes del cine y guía para los que escribimos sobre él. Naciste en una época oscura de un país entonces gris, pero de tus páginas brotaba el color de las alfombras rojas y el brillo dorado de los focos. Gracias a tus artículos, reportajes y entrevistas (alguna de ellas inventada, como aquella traducción libre de Enrique Vila-Matas sobre una entrevista a Marlon Brando), cada día una nueva persona se enrolaba en ese extraño ejército que formamos los cinéfilos, quienes acostumbramos a vivir más dentro de la ficción proyectada sobre una pantalla que fuera de ella, en eso que llaman el mundo real. Querido Fotogramas, gracias.

LA PELÍCULA

Querido Fotogramas, el documental de Sergio Oksman, es un tributo a la revista cinematográfica más importante de nuestro país, convertida ya en un icono. Por la pantalla desfilan decenas de rostros conocidos de nuestro cine (Juan Antonio Bayona, Belén Rueda, José Sacristán, Javier Bardem, Carmen Maura, Emma Suárez), sin olvidar a los integrantes, pasados y presentes, de la redacción (Terenci Moix, Maruja Torres, Enrique Vila-Matas, Elisenda Nadal…). Sus palabras y recuerdos afectuosos hilvanan el relato de lo que es una impúdica carta de amor, una desvergonzada compilación de momentos felices, y no hay nada de malo en ese impudor ni en esa desvergüenza, pues no estamos ante un retrato histórico del nacimiento y posterior desarrollo de una revista cinematográfica, sino más bien ante un bonito homenaje perpetrado entre colegas.

En sus 70 años de historia, las cuatro paredes de la redacción de Fotogramas han debido ser testigos forzosos de mil y una historias comprometidas, anécdotas delirantes, duelos cinéfilos y secretos que el séptimo arte se llevará a la tumba. Por eso resulta ligeramente frustrante que Querido Fotogramas no abra un poco más sus puertas, que no nos permita ver más allá de la superficie. Como el manido iceberg del cual solo emerge la punta. Quizás si hubieran dado más minutos de pantalla a Enrique Vila-Matas, el más destacado de todos los entrevistados, otras historias habrían emergido y otros abismos se habrían explorado, aunque es probable que para el final ya no fuésemos capaces de distinguir la ficción de la realidad.

Lo que es seguro es que en Querido Fotogramas, bajo una realización modesta, late una pasión inconmensurable, tanto la de quienes la han hecho posible como la de aquellos a los que hipnotizó en su día hasta atraparnos en sus garras. Amamos a Fotogramas como amamos a la alcahueta que nos presenta a nuestro futuro marido o esposa. Es nuestro enlace con otros mundos, con la ficción que reina en las salas de cine y también fuera, en esas idílicas vidas doradas de Hollywood que nos resultan tan irreales y hermosas que decidimos creer en ellas, aunque sean mentira, sobre todo porque lo son.

Querido Fotogramas está lejos de ser un documental imprescindible, instructivo o revelador. Pero es uno bonito, cercano, feliz de no ser más transcendental que una reunión familiar. Sus aspiraciones empiezan y terminan ahí. Algún día se realizará un documental más exhaustivo y mejor documentado, que recoja con una mayor profundidad las diferentes fases por las que ha transitado la revista Fotogramas, y estará repleto de interesantísimas confidencias inéditas y pequeñas sorpresas. Algún día. Hasta ese momento, nos quedamos con este Querido Fotogramas que es una sencilla carta de amor. Un amor que nosotros, los locos del patio de butacas, compartimos ciegamente.

Querido Fotogramas Marisa Paredes Fernando Colomo - El Palomitron

ELLOS Y ELLAS

Los ya mencionados, además de otros como Sara Montiel, Pedro Almodóvar, Ángela Molina, Eusebio Poncela, Marisa Paredes, Fernando Colomo, Anabel Alonso o una referencia a Robert Altman como lector asiduo de la revista.

LA SORPRESA

No hay sorpresa mayor (ni peor) que la noticia del cierre de la redacción de Fotogramas en Barcelona. Un golpe bajo a toda una legión de cinéfilos que comparte su tristeza y nunca dejará de consumir los contenidos que la gran familia de Fotogramas siga sacando a la luz.

Querido Fotogramas José Sacristán - El Palomitron

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Enrique Vila-Matas hablando de su fallida dimisión de Fotogramas para convertirse en cortometrajista profesional o sobre cómo falseaba las entrevistas con juguetona alevosía.

TE GUSTARÁ SI…

…fuiste lector, aún lo eres o planeas serlo de la que es, probablemente, la revista más importante de España.

LO MEJOR

  • La pasión y el cariño con que se aborda el documental.
  • Cada una de las apariciones de Enrique Vila-Matas.

LO PEOR

  • La sensación de que había mucho más que contar.

Alex Merino

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.