El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

IT. CAPÍTULO 2

LOS ANTECEDENTES

Dos años después de que Andy Muschietti estrenara la primera parte de It, nos llega por fin It Capítulo 2, la conclusión, coincidiendo curiosamente con el revuelo que está levantando otro payaso (El Joker) en Venecia. Una segunda parte que con una lealtad ejemplar potencia y multiplica los pilares básicos de la historia que ya vimos en su primera parte, completando y compactando el mensaje central del relato: No somos lo que elegimos recordar, y nunca seremos plenos si nuestra opción es la de huir, olvidar o enterrar nuestros traumas.

LA PELÍCULA

It es un díptico de 300 minutos que bascula sobre dos ejes: la defensa de la amistad como unión imbatible para enfrentarnos a todas las piedras que poco a poco la vida dispone en nuestro camino, y la lucha interna que cada uno debe entablar y enfrentar para superar estos obstáculos. Si en It Capítulo 1 nuestros protagonistas debían recurrir a la fuerza de la unión, del grupo, para combatir a “Eso”, en It Capítulo 2 la lucha volverá a ser colectiva, sí, pero no sin antes obligar a cada personaje a aislar de manera individual sus traumas para poder volver a formar un sólido grupo que suponga un verdadero peligro para Pennywise. Porque Pennywise crece alimentado de nuestro miedos, de nuestros complejos y de nuestra cobardía para enfentarnos a ellos o superarlos. Por eso, y por mucha tierra que se ponga de por medio para olvidar los recuerdos que no queremos que formen parte de nuestra vida (todos los protagonistas que han abandonado Derry han terminando por olvidar gran parte de sus experiencias), estos seguirán ahí, en un plano latente, intercediendo en nuestros destinos y en nuestras decisiones (Las vidas adultas de Bev o Eddie no son más que un reflejo de sus vidas infantiles), lastrando nuestras vidas. Y es que no solo somos muy débiles en la infancia, sino que también podemos serlo en nuestros estadios más adultos, si pensamos errónemente que olvidar es sinónimo de cura, que las cicatrices desaparecerán si miramos hacia otro lado. Y al final, todo gira en torno a este concepto. A la superación para alcanzar la libertad, aunque ésta, en el relato, está subordinada al concepto de grupo y no al de individuo, un aspecto que es carne de debate y de reflexión, sin duda.

Andy Muschietti apela a la responsabilidad adquirida (simbolizada por esa cicatriz en la plama de la mano) para volver a conducir la historia alternando y explorando, de nuevo, los terrenos de la nostalgia y el terror con resultados dispares. Mientras la película funciona de maravilla cuando apela a la nostalgia y a la magnética inocencia de esa infancia tardía que comienza a asomarse a las experiencias y los sentimientos que nos abrirán las puertas de la juventud, no consigue en cambio alcanzar las cotas de puro terror que se esperan, herida de muerte por una abuso del clásico recurso va a pasar algo – no pasa – sí pasa que ahoga cualquier elemento sorpresa propio del género sobre el que se que se quiere trabajar; y porque las criaturas que pueblan las pesadillas de los protagonistas (ojo a ese homenaje directo a  La cosa, que se una a los guiños a Jóvenes ocultos, Algo para recordar o Pesadilla en Elm Street) parecen efectivamente sacadas del cine de terror en VHS que hace cuatro décadas inundaba las secciones inferiores de los estantes de los videoclubes.

Con todo, It Capítulo 2 funciona muy bien a lo largo de sus 165 minutazos porque Andy Muschietti imprime un ritmo ejemplar a la narración, evitando con su combinación nostalgia-terror que el excesivo metraje pase una factura imposible de asumir por el espectador. Una duración que en buena parte radica en la insistencia del realizador por regresar a su primera parte y establecer un diálogo en paralelo entre ambas entregas, algo que muchos espectadores agradecerán y otros tantos padecerán.

Por el camino, un festival de ángulos y posiciones de cámaras realmente notable (ya apuntaba maneras Muschietti en aquel plano secuencia que suponía el comienzo del desenlace en Mamá) y una fotografía de primera división, tanto para recuperar los colores de Derry como para alumbrar la acción en los escenarios más oscuros. Todo marca de la casa de un director que solo flojea en su creatividad cuando llega la hora de dar sustos. La hora de Pennywise.

Critica It Capítulo 2. el Palomitrón

ELLOS Y ELLAS

Sin duda, y aunque les duela al resto del elenco, brillan con luz propia los más conocidos por el gran público, aunque el trabajo de todos es bantante bueno. Tanto Bill Hader (Ponéos ya la serie Barry) como Isaiah Mustafa y Jay Ryan defienden muy bien sus posiciones, pero al final, el liderazgo descansa en los hombros de James McAvoy y el magnetismo en los de Jessica Chastain, que toma el testigo de Sophia Lillis (la habéis visto en Heridas abiertas y estará en Gretel y Hansel) para asumir el rol más carismático del reparto. Y quizá sea ella (su carisma es incuestionable) la que con menos esfuerzo solvente la papeleta.

LA SORPRESA

Crítica It Capítulo 2. el Palomitrón

La sorpresa buena es que si entras en el juego sus 165 minutos pasarán como un suspiro, y la mala es que en pleno 2019 aún tiremos de efectos ya muy manidos para (intentar) generar atmósferas terroríficas. Lo que podía haber sido una grandísima película de género se conforma con un Pennywise como único y verdadero vehículo del horror que atesora la cinta.

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

El reecuentro del Club de los Perdedores en el restaurante chino de Derry. De las emociones, la alegría y la amistad a la terrorífica realidad en menos de lo que dura una cena. ¡Bienvenidos a Derry!

TE GUSTARÁ SI…

Si disfrutaste de la primera entrega, It Capítulo 2 multiplica todos sus ingredientes, y lo hace muy bien y en su justa medida. 

LO MEJOR:

  • El mensaje que encierra It, imprescindible para jóvenes y adolescentes, y también para los mayores con traumas no resueltos.
  • Su nostalgia, bastante más efectiva que aquella más impostada que abunda en series de televisión actuales.
  • Su apartado técnico es apabullante, especialmente a nivel fotográfico.
  • Su ritmo, que ya lo quisieran películas con 40 minutos menos de duración.

LO PEOR:

  • No da miedo. Sí algún que otro susto, aunque más debido al subidón de volumen que a otra cosa. Mal título para echar una cabezadita…
  • Que cierre la puerta a la superación individual, siendo la colectiva la única llave para vencer a Pennywise.

Alfonso Caro


TOP 10 MEJORES REMAKES DE TERROR DEL SIGLO XXI

#ContenidoRelacionado

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.