El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Crítica del anime de Beastars destacada - El Palomitrón
ANIME / MANGA ARTÍCULOS DESTACADOS CRÍTICAS OPINIÓN REDACTORES

BEASTARS: UN RUGIDO DIRECTO AL CORAZÓN

A veces tener miedo de algo es sinónimo de tener miedo de ti mismo. De tus pensamientos, de tus emociones. De esa voz interior que no calla y que, de vez en cuando, incluso te grita. Esa voz que muchos autores han sabido orquestar a través de sus palabras o sus trazos, pero en esta ocasión quien lleva la batuta es Paru Itagaki, o si nos ceñimos al producto en cuestión, Shinichi Matsumi —encargado de dirigir la adaptación animada de Beastars—. Orquestar aquello que siente el corazón y aquello que nos atemoriza es una tarea de lo más complicada, pero bien es cierto que desde los primeros compases de su obra, Itagaki demostró que sabía qué estaba comunicando y cómo lo hacía. Sabía perfectamente el tipo de producto que tenía ante ella y, posteriormente, que tendríamos nosotros como público.


Crítica del anime de Beastars artículo relacionado - El Palomitrón

Artículo relacionado

Ternura y Stop Motion protagonizan el opening de Beastars


He empezado el texto hablando del miedo, del temor a uno mismo; una faceta que se explora tremendamente bien en la obra a través de los sentimientos y los instintos de cada uno de los animales, una faceta que posiblemente sea la que enmascare a la obra y protagonice todos y cada uno de sus pasos. Una vertiente que, de una manera u otra, nos acaba incluso definiendo como seres humanos desde el lado más animal. Pero justamente por eso, por el tratamiento que tiene la obra homónima frente a estos aspectos y el cómo logra transmitir todas y cada una de las emociones a través de sus viñetas, todo se tiñó de negro cuando hace unos cuantos meses se anunció la adaptación animada de Beastars. Una propuesta que no se acogió gratamente y fue recolectando detractores conforme iban saliendo algunas imágenes y los primeros clips promocionales. Vídeos que verificaban una realidad irrefutable: la serie iba a ser en CGI.

Actualmente parece que todo producto con una carga de CGI sea un lastre para la industria. Pero hay ocasiones que ese lastre da un giro de 180 grados e incluso consigue golpear en la cara de todos aquellos que habían fruncido el ceño inicialmente. Porque sí, la adaptación animada de Beastars está siendo una de las mejores sorpresas del año por diversos factores que comentaremos en líneas posteriores, pero ante todo, se postula como una apuesta en la que el CGI nos demuestra que puede estar bien hecho e incluso acompasa una historia repleta de matices y singularidades que convierten a la obra en una de las más sobresalientes de la última década. De esta forma, retomo el tema del recelo y, como una de las tantas bocas que ha callado los primeros compases de la serie de Beastars, me atrevo a decir que su puesta en escena suple un hueco muy importante en todos nosotros como seres humanos. Convierte el miedo en oportunidad y nos demuestra que, ya sea a través de los instintos más animales o las costumbres menos tradicionales, todos los seres humanos estamos cortados por un patrón similar. Un patrón acompasado por los sentimientos, y si a esto le sumamos la tan temida juventud, contamos con una obra cuyo resultado es un grito desgarrador frente a nuestro corazón. Un grito que antes tan sólo sonaba a través del papel, pero ahora, gracias a estudio Orange (Houseki no Kuni) y Shinichi Matsumi, también aúlla hasta nosotros.

Crítica del anime de Beastars Legoshi - El Palomitrón

Aprovechando la luna llena para hacer presentaciones 

La Escuela Cherryton abre sus puertas un año más para dar cobijo y formar a prometedores estudiantes que algún día serán consagrados como algunas de las mentes más ilustres de su sociedad. Animales antropoides de lozana edad experimentan la que no es sino una de las más importantes etapas de la vida humana, la adolescencia, en un entorno que no deja de ser un fiel reflejo de nuestra sociedad actual. Pero la aparente quietud del día a día en las instalaciones del centro parece llegar a su fin cuando el rojizo pigmento de la sangre impregna de color el escenario. El asesinato de Tem la alpaca supone un punto de inflexión, es la conmoción que irrumpe en la dualidad carnívoro-herbívoro que plantea la obra, reforzándola. La Caja de Pandora se ha abierto, y con ella cualquier tipo de miedo, temor o prejuicio sobrevuela a merced. Legoshi, el lobo gris, se convierte en el blanco de todas las miradas debido a su condición de cánido e imponente apariencia. Sin embargo, su carácter despreocupado, benevolente, retraído y un semblante de total melancolía distan demasiado de la imagen preconcebida. Legoshi es un lobo que no aúlla a la luna, sino que la observa con desidia y desdén. Es un lobo solitario que pronto experimentará el mayor de los sentimientos: el amor.

Y así, con un asesinato de lo más irracional para con el mundo planteado en la obra, se inicia una historia entre los jóvenes más dispares de la sociedad planteada a través de la visión de Itagaki. Una historia que se convertirá en un viaje de ida en el que tendremos grandes compañeros como Legoshi —lobo gris macho—, Rouis —ciervo macho— o Hal —conejo enano hembra—, entre tantos otros que iremos conociendo en mayor profundidad con el paso de los episodios. Pero serán ellos tres quienes protagonizarán los primeros compases de la adaptación animada de Beastars y, por lo tanto, de esta historia protagonizada por animales en los que muchos de nosotros perfectamente nos veremos reflejados ya sea en pensamientos o actitudes. Personajes creados para reflejar a nuestra propia generación y que, desde una perspectiva animal y más exaltada si cabe, consiguen postularse como un espejo de lo más variopinto de esos jóvenes que definen nuestra sociedad

Crítica del anime de Beastars alpaca Tem - El Palomitrón

Cada uno de los personajes creados en la ficción representa una ideología, una que sin duda está conectada con la defensa de su propia raza animal; pues ser carnívoro o herbívoro jugará un papel importante en el desarrollo de la historia. Aunque desde un primer momento se luche por marcar una igualdad y retratar el respeto ante todas las razas, la obra también se atreve a contar los errores de la sociedad y cómo siendo animales éstos también caminan entre cristales. Seamos humanos o animales, nadie es perfecto; y esa imperfección y ese aire de veracidad queda muy bien reflejado en la historia a través de la defensa de cada uno de los protagonistas para con su linaje. Una defensa que se romperá en mil pedazos cuando la llama del amor surja entre animales de diferente clase, una llama que rozará lo moralmente prohibido e incluso creará un nuevo escenario en una obra donde el teatro copará gran parte de sus minutos. 

Privacidad entre bambalinas

De esta forma, el amor y el teatro se convertirán en los dos pilares bajo los que se sujetará la historia en sus primeros aullidos; dos pilares que se verán muy bien representados a través de Legoshi, Hal, Rouis y el club de teatro de la Escuela Cherryton y que, a través de la postulación de una vida antropomórfica, se crea aquello que representa a Beastars. Aquello en lo que incluso nos podemos ver como humanos. Es cierto que la obra juega con cientos de metáforas y que construye todos sus puentes bajo puntos muy bien definidos, pero serán los sentimientos y la representación de una de las formas más atrevidas del arte las vías para llegar hasta los personajes y su auténtica historia.

Crítica del anime de Beastars Rouis teatro - El Palomitrón

En la obra original se puede observar perfectamente ese carácter personal que tienen todos y cada uno de los personajes a través del trazo de Itagaki y su cuidado por incluir todo tipo de indicaciones necesarias para situarnos mejor en su universo, pero gracias a la adaptación animada incluso podemos reconocer más los sentimientos y pensamientos más internos de los seres que lo habitan. Podemos conectar de otra forma con ellos, e incluso llegar a entender determinadas actitudes y posturas que toman como ser humano y no como raza animal. Acciones que les humanizan y que dejan de lado ese lado más fiero y salvaje; aunque también habrá tiempo para ello, y estudio Orange ha conseguido diferenciar ambas vías y saber representar cada situación acorde a lo planteado en la historia original y siguiendo el patrón de actuación de todos y cada uno de los personajes. Una traslación que para nada se esperaba con tanto detalle, y mucho menos con ese mimo y cariño que se está postulando ante una de las obras más aclamadas de los últimos años

Beastars es una obra en la que se puede ver perfectamente el reflejo de nuestro mundo a través de los animales más representativos de la fauna animal, pero al mismo tiempo es una obra que se molesta en saber adaptar su mundo al de sus personajes. Algo que se puede observar no sólo en los propios animales y sus conductas, sino en aquello que les envuelve constantemente; el entorno que habitan. Detalles que Itagaki supo —y sabe— representar en sus páginas y que se han sabido trasladar perfectamente a la pantalla. Aspectos que humanizan aquello más fiero y que ayudan a empatizar con una historia contada a través de garras, cuernos y colas. Una historia en la que tenemos un claro protagonista que representa ese cambio brusco que supone la lozanía en nuestro cuerpo, un personaje que además de convivir con sus emociones y sentimientos debe superar ese cambio más atroz en un cuerpo de lo más juguetón y que gracias a su condición de carnívoro podremos entender mucho mejor aquellas contradicciones que plantea la obra en un mundo donde herbívoros y carnívoros deberán encontrar el equilibrio perfecto para convivir y seguir manteniendo ese ecosistema que les permite vivir. Un lugar que al principio se trasladará a la Escuela Cherryton pero que, más pronto que tarde, se extenderá hacia otros lugares que sorprenderán a la totalidad de espectadores.

Crítica del anime de Beastars escuela Cherryton - El Palomitrón

Realidades reveladas

Por lo tanto, mires como mires Beastars, ya sea desde la obra homónima o desde la más que correcta adaptación animada, su historia nos sitúa ante el descubrimiento de la juventud, ante los cambios que supone crecer y llegar a ser adulto, ante cómo Cupido se atreve a formar parte de nuestras vidas e incluso ante cómo a través del teatro se puede concebir una obra ficticia de lo más realista. Beastars aúna múltiples facetas, sabe llevarlas a través de sus personajes y convierte a los sentimientos e instintos animales en los auténticos protagonistas de la historia. Beastars es una historia de encuentros, pero también de búsqueda; una historia narrada por animales, pero compuesta desde el corazón; una historia que se atreve a mirarnos de tú a tú y revelarnos aquellas verdades que se hospedan en nuestro interior. Verdades que en ocasiones rozarán la vertiente más helada y en otras, colisionarán con el fuego más puro. 

Parece complejo de plantear y mucho más desde una perspectiva que era muy temida: su adaptación animada. Pero para sorpresa de todos la serie de Beastars está ganando semana a semana multitud de seguidores y son más los comentarios positivos los que la caracterizan que aquellos negativos que sepultaron sus primeros indicios de vida. De una forma u otra, estudio Orange bajo la batuta de Shinichi Matsumi ha sabido trasladar perfectamente la historia creada por Paru Itagaki. No sólo ha respetado su estructura, sino que ha logrado fusionar su universo con su propia vertiente animada para crear un producto de calidad que logra representar aquello que era tan temido que se perdiese: el instinto de la propia Beastars. Un instinto que radica en sus personajes, en el mundo creado para la obra y en cómo a través de ambas partes, salen a relucir los sentimientos más ocultos. Emociones que se sienten a través de la pantalla e incluso resuenan, posteriormente, en nuestro interior.

Así, a través de un CGI que define principalmente a todos y cada uno de los personajes y elementos en movimiento y un 2D que dibuja unos fondos exquisitos, contamos con una de las propuestas más atrevidas de 2019. Situar el dibujo de Itagaki en pantalla parecía algo imposible, pero estudio Orange ha demostrado que el reto está más que superado. Un reto que, además, se acompaña con una puesta en escena brillante, una gama cromática perfectamente acorde a la historia y una BSO que luce en cada uno de los momentos con una tonalidad circense que no podría, sino, mejorar el resultado. Hace unas semanas temía al pensar que tenía que hablar del tan temido «anime de Beastars», pero ahora ya no temo; me alegra poder escribir y defender un producto que se sepultó antes de ser expuesto al público, y espero que yo no sea la primera que ceda ante el error de vetarlo antes de sentirlo. De esta forma, ahora ya no sólo tendremos una vía para disfrutar de una obra llena de pasión y sentimiento enmascarada por ojos animales vestidos de uniforme, sino que a partir de esta temporada, podemos contar con una de las mejores adaptaciones de los últimos tiempos. Una adaptación que sabe trasladar el material original a la perfección y que nos demuestra, con todos los recursos posibles, que la lozanía animal también tiene cabida más allá del papel. 

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos a través de este banner y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner KoFi 2020 - El Palomitrón

7 COMENTARIOS

    • ¡Muchísimas gracias! Me alegra saber que te ha gustado el texto pero aún más saber que le vas a dar una oportunidad a esta serie, que se la merece y mucho. ¡Ya nos contarás que tal! Te esperamos por aquí o por nuestro twitter, un abrazo 🙂

  1. Hace 3 días, comencé a ver el anime por curiosidad y realmente me ah enamorado la historia :3 y ahora estoy leyendo el manga y esta genial!! Por cierto ame tu articulo, me hubiera gustado que hablaras del Opening del anime, ya que es una obra de arte, hermoso en todos los sentidos :3 .

    • ¡Buenos días Javier! Me alegra muchísimo leer que te está gustando la serie, para mí es de las mejores propuestas de 2019 y su obra original es increíble; así que espero que sigas disfrutando de ambas. Y bueno, también me alegra saber que te ha gustado el texto 🙂 Y de cara al opening, no hablo mucho aquí ya que cuando salió le dediqué un artículo exclusivamente a él, te lo dejo por aquí:

      Opening de Beastars: https://elpalomitron.com/opening-beastars/

      ¡Un saludo! 🙂

  2. Te felicito por el articulo, muy bien detallado a nivel de manga y de la gran adaptación que éste tuvo.
    Lo admito, antes de ver esta serie la miraba con recelo, decía “pinche historia de furros”, pero por recomendación de un amigo le di una oportunidad y de verdad que me sorprendió, no sólo el trabajado y hermoso CGI con que esta hecha, ni la historia que es muy buena, profunda y linda también, si no como a través de usar cada especie como una metáfora para llegar a mostrar a cada personaje con un trasfondo real, con problemas sicologicos que a muchos nos llegan a identificar de una u otra manera al punto de verte reflejado con algún personaje (en mi caso pude ver mi yo de la adolescencia en Legoshi, hasta entender un poco de mi mismo).

  3. me encantó lo que escribiste, se ajusta muy bien a lo que sentí antes de ver la animación , no sabía que existía y de aburrido pasando la cuarentena llegue a netflix buscando cobre y encontré oro. La verdad es que la serie me la comí literal en una tarde, me gustó mucho todo lo planteado , y me re encantaron todas sus introspecciones, ahora creo que recomendaré una muy buena serie, 🙂
    PD1: al momento de terminar la serie estaba rezando para que estuviera la segunda temporada jaja ya que no sabía cuando había salido, pero bueee ahora vi que estará para el 2021, a esperar nmas jaja !
    PD2: Ahí sale que te gusta el gore, podrías recomendarme algo porfavor Grax 😀

  4. Felicidades por el artículo, se ve que has visto el anime y que te has empapado de él. La autora del manga Paru Itagaki se nutre de su propia experiencia a la hora de colocar a los personajes y plasma en la historia los problemas que tiene los chavales japoneses para entablar relaciones, las barreras raciales etc…. El anime me ha gustado y el manga me ha conmovido, si alguien lee tu artículo seguro que se tira de cabeza al manga.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicista aficionada de las películas, las series y el manganime. No tengo un género preferido, pero todo lo gore me apasiona. Me encanta viajar, y si algún día consigo ir a Japón sin duda para el trayecto tendré preparada toda la obra de Sui Ishida.