El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE REDACTORES

CAMINO A LA PERDICIÓN Y AMERICAN GANGSTER, UNA DOBLE SESIÓN DE LUJO

Este próximo sábado 19 de enero TRECE emite en su doble sesión dos títulos imprescindibles cuando hablamos del cine de gangsters del siglo XXI: Camino a la perdición y American Gangster. Dos cintas que podréis ver seguiditas y sin cortes publicitarios a partir de las 20:30 y que a buen seguro os garantizarán una noche de cine de primera división, y una opción más que recomendable para afrontar una velada doméstica, cómodamente en vuestras casas, para combatir estas semanas de intenso frío.

La emisión de estos dos clásicos contemporáneos del género refuerza el compromiso de la cadena con el cine (no en vano cuentan con uno de os mejores programadores de cine de España) y su constante preocupación por cuidar sus emisiones (olé por el cine sin cortes en la televisión en abierto), aspectos que la están posicionando poco a poco como una de las opciones tradicionales más atractivas para disfrutar de las bondades del séptimo arte en casa.

Para acompañar su estreno, vamos a desvelaros algunas curiosidades de ambos títulos, para enriquecer vuestra experiencia de visionado y que disfrutéis al máximo estas joyas del cine de nuestros días.

Camino a la perdición (Sam Mendes, 2002) 20:30

Sam Mendes, un director que provenía de la televisión y que levantó el Oscar a Mejor director con su primer largometraje (American Beauty, 1999), dirigía en 2002 una obra maestra ambientada en los años de la Gran Depresión estadounidense, un época en el que los Gansgters en su concepto más clásico campaban a sus anchas. Era la época de Al Capone, de Lucky Luciano, de la Cosa Nostra, de los sindicatos del crimen, de las metralletas de tambor, de los trajes y las gabardinas. Y Mendes lo recuperó todo con un oficio sorprendente, al nivel de los clásicos que han firmado los grandes directores del género (sí, hablamos del tridente Coppola-De Palma-Scorsese). Con el talento de Tom Hanks, Paul Newman, Jude Law y Daniel Craig a su servicio (casi nada), Camino a  la perdición es un regalo de reyes, un postre que llega ahora para endulzar los primeros compases de 2019.

Claves para disfrutar Camino a la perdición

1. La película está basada en la novela gráfica homónima (y bastante más violenta) de Max Allan Collins y Richard Piers Rayner, ambos autores consagrados en el mundo del cómic. En España, este título está editado por ECC desde 2017. En su guion original estaba prevista la aparición de Al Capone, un papel por el que pugnaron actores como Alfred Molina, Tom Sizemore o Antony la Plagia, que fue quien finalmente se llevó el gato al agua, aunque lamentablemente estas escenas quedaron descartadas en el montaje final.

2. La dirección de Sam Mendes a nivel técnico es realmente de primera división. Camino a la perdición es un festival de planos cortos, medios, contraplanos y primeros planos desenfocados, aunque la estrella de la función es el plano americano (el que encuadra al personaje hasta las rodillas y que debe el origen de su nombre al western). el uso de la luz, igualmente, es ejemplar, capturando la esencia de la novela gráfica y dotando a la película de una personalidad única, localizándose el foco muchas veces en objetos del encuadre (las luces de los coches) para crear fotogramas de una belleza insólita. Los que gustéis de fotogramas perfectos lo vais a pasar de escándalo. Y a no menor nivel están resueltos los efectos especiales de la lluvia, quizá una de las mejor fotografiadas de la historia del cine.

3. Las fotografías que en la película muestra Maguire (Jude Law) son verídicas, pertenecen a crímenes reales, y son propiedad del Archivo Municipal de nueva York.

4. El título original en inglés, “Road to Perdition”, acabó mal traducido en castellano ya que originalmente el título hace referencia al pueblo llamado “Perdición”, al que que Sullivan (TomHanks) pone rumbo para poner a salvo a su hijo. Si en inglés la misma fórmula funciona, no pasa lo mismo con el español, así que nos quedamos con un título (otro más) que se desvirtúa y pierde su sentido original en su traducción.

5. La película cosechó muchas nominaciones pero no tantos premios finalmente. De sus 6 nominaciones a los Oscar, solo Conrad L. Hall se llevó la estatuilla a casa por su impresionante trabajo en fotografía. Paul Newman se volvía a quedar a las puertas (el actor ha sido nominado 10 veces y solo por El color del dinero se lo ha llevado por interpretación, además del Honorífico que le daba la Academia en 1985), aunque sí acabo llevándose el Globo de Oro por su interpretación de Rooney.

American Gansgter (Ridley Scott, 2007) 22:15

No sería una locura hablar de una de las mejores películas de Ridley Scott en los últimos tiempos, un director que pese a haber protagonizado uno de los comienzos de carrera más potentes y prometedores, es especialista en eso de dar una de cal y otra de arena al público. Afortunadamente American Gangster supone esa bolsa de arena que ayuda a la audiencia a seguir construyendo su muro de fe en el trabajo del director, que gracias al talento que despliegan sus protagonistas, el ritmo de la narración, y la exquisita fotografía marca de la casa del realizador, ve como se escapan sus 157 minutos como si de un suspiro se tratase.

Claves para disfrutar American Gangster

1. Aunque Denzel Washington ya había trabajado con el hermano de Ridley Scott (Tony Scott) con anterioridad, American Gangster supone su primer y único trabajo con el hermano mayor de los Scott. Russell Crowe, (actor que también estuvo involucrado en la también fantástica L.A. Confidential) ya había trabajado con el director en la aclamada Gladiator y Un buen año, y ha estado ligado al director en dos ocasiones más: Red de mentiras y Robin Hood. Para ambos actores, American Gangster supone el reencuentro desde que en 1995 rodasen juntos Virtuosity, de Brett Leonard.

2. American Gangster está basada en hechos reales. Los personajes que interpretan Washinton y Crowe existen y en la vida real ambos, policía y traficante, terminaron haciéndose amigos. Tanto que el propio Roberts acabaría ejerciendo de abogado de Lucas en su proceso judicial, y ayudándole a reinsertarse en la sociedad alejado de los lujos y el derroche que habían imperado en su etapa como narcotraficante.

3. La película iba a ser dirigida inicialmente por Antoine Fuqua y protagonizada igualmente por Denzel Washington (hasta cuatro veces han trabajado juntos director y actor, ganando el actor con él el Oscar a Mejor actor por Training Day en 2001). En aquel momento Benicio Del Toro era el actor que se barajaba para interpretar a Roberts. Finalmente Ridley Scott se hizo con el proyecto y llevó a la pantalla el guión de Steve Zaillian (La lista de Schindler o Gangs of New York, entre otras).

 

4. La cinta ofrece una certera radiografía de los Estados Unidos de finales de los 60 y comienzos de los 70, cumpliendo con uno de los mayores alicientes del género. El contexto que rodea a la trama es un espejo de la sociedad americana, privada de sueños gracias en gran parte a algunos magnicidios sonados (Kennedy, Malcolm X, Luther King…), la guerra de vietnam, la tensión racial, la crisis económica… Todo un cúmulo de factores que funcionaron de manera decisiva para instalar el problema (y los imperios) de las drogas en la sociedad norteamericana. 

5. Las aventuras de Lucas en Vietnam son también muy reales y la operativa que montó para introducir las drogas en Estados unidos resultó prácticamente perfecta. Solo su ego y su estrambótico vestuario pudieron dar pistas a la policía de su actividad. La escena en la que Lucas se presenta en un combate de boxeo entre Ali y Frazier requirió la participación de 9.000 extras y el equipo de vestuario recreó los vestidos y trajes reales con los que muchas personas asistieron al evento.

Dos joyas de la corona emitidas en una doble sesión de lujo para todos los que este sábado elijáis la opción casa, y al calor del hogar queráis viajar de la mano del cine de altos vuelos.

Alfonso Caro

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.