El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

AQUAMAN

LOS ANTECEDENTES

Cinco películas y cuatro desastres. Eso es lo que vemos si miramos por detrás de Aquaman. Y es que el Universo Extendido de DC parecía a punto de ahogarse hasta la llegada de Wonder Woman, que dio ligeras esperanzas en unas oficinas que se estaban convirtiendo en la sede del horror. Ahora ya más organizados tras un cambio en la dirección, los señores con corbata de Warner Bros. respiran aliviados mientras la película del atlante se convierte en un éxito mundial sin haberse estrenado en Estados Unidos. ¿Pero ha mejorado su calidad? En resumidas cuentas, DC hace películas de superhéroes, y su competencia es tan grande y poderosa que enloquece al mundo entero con un tráiler que solo muestra a gente llorando. Para que los ejecutivos no corran a aflojarse la corbata, vamos a decirlo ya: Aquaman se mantiene a flote.

LA PELÍCULA

Hace tiempo, James Wan dijo en una entrevista que Warner le dio vía libre para hacer de Aquaman una película de monstruos marinos si es lo que quería. Pero como en todas las películas que son en realidad productos, no pensaban darle el corte final. Cuando hay en juego más de 150 millones de dólares se tienen que cumplir una serie de pautas que permitan, por ejemplo, dejar las puertas abiertas a una secuela. Y al ser una película de superhéroes, también hay que cumplir unas normas de guión que incluyen, entre otras cosas, una escena de acción cada trece minutos. Marvel ha conseguido justificar, a grandes rasgos, esa constante necesidad para mantener al público entretenido, pero Aquaman es el vivo reflejo de una de las grandes debilidades de DC, y es que se inventa las secuencias de acción de todo su primer tercio sin darle demasiadas vueltas. A los pocos minutos de su extrañísimo inicio aparecen unos hombres en trajes futuristas para darse unos puñetazos confusos con Nicole Kidman. Y la trama sigue a trompicones hasta la aparición de Mera, que inicia el viaje de Arthur Curry por los diversos mundos subacuáticos.

Bajo el agua, la película se siente más ligera y espectacular. Es de admirar el diseño visual que despliega Atlantis, llena de color y personalidad. Peca de hortera, pero la historia lo requiere así. Estamos hablando del hombre que habla con los peces, detalle absurdo que sorprendentemente no es lo más ridículo de la película. Y es que la mezcla de géneros que propone Wan y sus guionistas cae en dique seco al intentar mezclar la comedia romántica con el cine épico, sin dejar de lado sus correspondientes escenas cercanas al terror. Es francamente doloroso ver como algunas secuencias funcionan muy bien de forma individual, pero son totalmente incompatibles con las que le rodean.

Aunque no todo es malo, la película brilla cuando se centra en contar la historia principal, la de Atlantis recuperando su legítimo rey. Este tramo parece sentirse libre y atrapa con facilidad, resultando entretenido, vistoso y lo más importante, divertido. La película de Wan se salta la parte más seria del universo de DC y abraza lo absurdo de su propio mundo, llegando a un intenso clímax donde se juntan todos los elementos que se han enseñado. Aquaman tiene el primer tramo final satisfactorio de la factoría DC, y sumado a su notable reparto, ya es motivo suficiente para darle una oportunidad.

ELLOS Y ELLAS

Tal vez la adaptación del personaje no sea todo lo divertida y acertada que debería, pero la elección de casting no podía haber sido mejor. Jason Momoa ha construido el Aquaman perfecto, equilibrando el carisma con la rudeza del papel, además de lograr una más que necesaria química con Amber Heard. Su Mera es fuerte, divertida y enérgica, elevando la película un peldaño más, al igual que hacen dos potentes secundarios. El siempre notable Willem Dafoe (The Florida Project) y una algo desaprovechada Nicole Kidman compensan la flojera del villano principal, un Patrick Wilson que parece algo perdido en la función.

LA SORPRESA

Resulta curioso que Warner gaste millones en realizar caballitos de mar perfectos y burbujas de agua hiperrealistas, pero los cromas de paisajes se vean descaradamente cutres. Todas las secuencias que incluyen amaneceres te sacan de la película, y suelen ocurrir en momentos con un fuerte carácter emotivo, perdiendo así toda la fuerza.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

El tramo en que James Wan deja salir su mejor vertiente, la de director de terror. Aquaman contiene una secuencia con monstruos marinos que da lugar al mejor plano de la película, el fondo de pantalla que todos queremos en nuestros móviles.

TE GUSTARÁ SI…

Te apetece ver una película de superhéroes alejada del canon de Marvel, dispuesta a mezclar géneros y burlarse de si misma. Aunque no lo haga del todo bien.

LO MEJOR

  • Jason Momoa y Amber Heard, sostienen la película en sus peores momentos.
  • El diseño de Atlantis y su imaginario visual.
  • Su mezcla de géneros ofrece secuencias muy interesantes…

LO PEOR

  • …aunque no termina de funcionar.
  • La música es totalmente intrascendente.
  • Las secuencias de acción impuestas por obligación.

Ignasi Muñoz

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.