Compartir

la política en Shingeki no Kyojin principal - El Palomitrón

Desde el minuto uno, la tercera temporada de Shingeki no Kyojin nos susurraba, poco a poco, que iba a seguir otro camino. Uno no conocido hasta entonces y que no sabía exactamente si hallaría o no la auténtica salida. Pero tras más de nueve episodios en emisión, ha demostrado firmemente que ha encontrado esa abertura. Ese lugar que tanto anhelaba y que, por fin, se ha tornado delante de sus ojos. Delante de los nuestros.

Tras dos temporadas donde la acción imperaba en prácticamente todos los momentos vividos junto a los personajes, tocaba frenar. Pausar la acción incluso. Tocaba priorizar en la historia y dejar las peleas de lado. Al menos unos cuantos episodios.

Y justamente ese cambio de dirección, palpable incluso desde el opening y ending de la serie, es lo que ha caracterizado a la primera parte de la tercera temporada de Shingeki no Kyojin. A veces tan solo unas notas de músicas son la clave para conseguir entonar una nueva obra, en este caso una nueva temporada. Y gracias a HYDE y Linked Horizon hemos podido, como decía antes, entonar este nuevo registro tan presente y palpable en la obra de Hajime Isayama.

la política en Shingeki no Kyojin estado - El Palomitrón

No han sido pocos los acontecimientos que han hecho más real esta situación. Desde la nueva postura del estado hasta la propia liberación de Historia, se han ido encadenando una serie de sucesos que necesitaban tiempo. Necesitaban ser escuchados, e incluso reposados. Una obra con una extensión considerable no puede ni debe abusar de ese toque mágico al que llamamos acción. Si una cosa estaba clara bajo la dirección y composición de la producción animada de Shingeki no Kyojin era que saben ejecutar a la perfección esa historia que tanto necesitaba a los titanes. Pero cuando para, cuando frena e incluso cuando consigue dejar a los titanes de lado, también sabe seguir adelante. Por lo tanto, han demostrado que el toque mágico del principio también saben llevarlo a otros niveles, e incluso mantenerlo o superarlo cuando la acción lo requiere.

Estamos ante un momento donde la población necesita saber hacia dónde ir. Necesita conocer ese concepto apodado libertad. Los titanes ya han tenido su protagonismo, pero ahora el momento es de las personas. Toca dejar los gritos de lado, las luchas por el aire; toca asentarse sobre la tierra, hablar. La obra de Isayama cambia de dirección y el protagonismo comienza a recaer en el propio devenir de la historia. Posiblemente este nuevo registro no termine de gustar a todos los espectadores, pero es necesario. Obligatorio diría. Una obra de tal envergadura necesita presentar todos los puntos que la componen, y la narrativa y la política son dos axiomas cruciales en Shingeki no Kyojin.

Por un lado Masashi Koizuka manifiesta el poder que tiene la propia narrativa en la historia. Contar los sucesos nunca ha sido fácil, pero gracias al juego que consigue a través del narrador y los propios personajes consigue un resultado digno de alabar. Un resultado que va demostrando semana tras semana y que se intensifica en determinados momentos, sobretodo en aquellos que pertenecen al pasado. Por otro lado, presenta una nueva faceta de Shingeki no Kyojin, una que hasta ahora tan solo se había perfilado. Ha llegado el momento de exhibir el lado político expuesto desde un primer momento por el maestro Isayama.

la política en Shingeki no Kyojin familia real - El Palomitrón

Hablar de política ya sea en cine, series o incluso en las obras que nos acontecen siempre ha sido un tema delicado, complicado y sujeto a crítica. En este caso concreto no se juzga tanto el tono o la pretensión del guion sino más bien ese nuevo plano que se ha abierto delante de nuestros ojos. Por mucha ficción que haya en una historia, la realidad muchas veces vencerá en peso; y ese es el peso que carga la tercera temporada de Shingeki no Kyojin. Los personajes deben plantearse su papel en el mundo que les ha tocado vivir, un papel que siempre estará sujeto al poder titánico pero que, al final, está subyugado a las personas.

Este cambio de registro necesario para contar una realidad más cercana y personal ha sido un punto denotativo, exclama novedad y alega un cambio en el guion. Permutar siempre provoca miedo en un primer momento, pero una vez se sueltan esas riendas, la historia consigue seguir su curso. Y justamente eso es lo que ha pasado con este nuevo compás que dicta Masashi Koizuka. Los personajes se han adaptado, la acción ha sabido encajar como las piezas centrales de un puzle y todos los elementos que envuelven a ambos han bailado al compás dictado. Tanto que incluso las nuevas melodías, los nuevos planos y enfoques empleados, el tono de la obra y la profundidad del guion llevada al máximo exponente, han compuesto un inicio de temporada realmente exquisito.

la política en Shingeki no Kyojin titanes - El Palomitrón

Poco más queda por decir ante esta nueva realidad vivida, una realidad que respira nuevos aires. La partitura sigue su curso, aunque parece que al entrar en la segunda mitad encontraremos esas piezas que parecían haber desaparecido. Posiblemente volverá la acción, aunque tras un periodo de pausa y sosiego seguramente la encontraremos tintada de un color totalmente distinto al ya conocido. La política ha jugado su baza y aunque se difumine su aroma, no desaparecerá. Y mucho menos tras haberse presentado con tal firmeza y arrojo sobre los esquemas ya dibujados. Es cierto que la tercera temporada de Shingeki no Kyojin ha proyectado una nueva imagen; una donde hay más espacio entre líneas; una donde la sombra titánica ha mermado; una donde la humanidad se ha convertido en la auténtica protagonista.

“La humanidad todavía no lo ha perdido todo” -Eren Jeager.

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

Compartir
Publicista aficionada de las películas, las series y el manganime. No tengo un género preferido, pero todo lo gore me apasiona. Me encanta viajar, y si algún día consigo ir a Japón sin duda para el trayecto tendré preparada toda la obra de Sui Ishida.

4 Comentarios

  1. En mi humilde opinion el nivel de acción en SnK no ha bajado en absoluto, es más: creo que incluso ha aumentado. ¿Por qué? Porque están constantemente pasando cosas. Lo que sucede es que es otro tipo de acción, se centra más en el fondo que en la forma, es más narrativa que efectista: se acabó lo de dar hostias por dar hostias (con perdon), empezamos a ver que no estamos contando simplemente que los titanes amenazan a la humanidad y, por tanto, hay que acabar con ellos… estamos vislumbrando el por qué de todo: por qué estamos donde estamos, por qué sucede lo que sucede y dónde se origina todo. Estamos viendo que el “enemigo” o “el malo” de la historia no siempre está tan lejos, incluso en ocasiones ni siquiera está fuera de nuestra propia piel. A lo mejor, humanos inconscientes que somos, somos quienes amenazamos con nuestra propia extincion (como dijo una vez Sagan, que lo tenía puesto mi profe de frances en un cartel en clase). No quiero ir más allá por no revelar nada pero, agarrense, que vienen curvas.
    Y curioso es, que para ser una serie (y un manga) clasificado como Shônen, tiene muchísima crítica a la sociedad actual, al control, a la falta de libertades, al disparar primero y preguntar… estas y otras razones son las que me llevan a pensar que lo que tenemos entre manos es más Seinen segun va a avanzando la trama.
    ¿No es apasionante?

    • ¡Buenas tardes Paula!

      En primer lugar, gracias por pasarte por aquí tan a menudo y compartir con nosotros las palabras. Siempre se agradece que haya gente como tú que no solo lee nuestros textos sino que dedica un poco de su tiempo a compartir esta pasión con nosotros. Dicho esto, respecto a tu opinión de la obra como tal estoy totalmente de acuerdo. Espero haber plasmado el tema de la acción bien en el texto, pero sí que es cierto que no dejan de ocurrir cosas. Puede que no a base de golpes o peleas, pero sí en cuanto a narrativa y profundidad de los personajes y la historia. Desde luego que está siendo una temporada realmente puntera y gracias a ella estamos descubriendo más de un secreto que hasta el momento seguía en la sombra; y lo que nos queda…

      Respecto a la clasificación de “shonen” es totalmente cierto lo que dices, y al igual que tú, también lo clasificaría como seinen; aunque en este caso siempre entra en juego la revista donde se publica y el supuesto público al que está dirigido. Pero sí, guarda más relación con una obra más seria que con algo más “de aventuras”.

      De nuevo, es un placer tenerte siempre por aquí y esperamos que sigas disfrutando de nuestros textos 🙂

      ¡Un abrazo!

  2. Hola, realmente me ha parecido interesante tu análisis, me ilusiona saber que cada vez hay más personas que se dan cuenta que la serie es mucho más que solo acción, sino que su historia es más profunda y que expresa una crítica hacia la sociedad.
    De nuevo gracias por tu análisis. SHINZOU WO SASAGEYO

    • ¡Buenas tardes!

      Muchísimas gracias por comentar y pasarte por aquí. Es un placer haber acertado con el texto y ver, como tu bien dices, que también hay personas que valoran este aspecto de AOT; un aspecto que sin duda está cobrando fuerza esta temporada y está sacando a la luz uno de los matices más importantes de la obra, uno relacionado con la crítica a la sociedad.

      Espero que vuelvas por aquí y disfrutes con nuestros textos; añadir que a lo largo de la temporada le hemos dedicado más palabras a la obra, por si quieres indagar un poco y descubrir más puntos de vista expuestos tanto por mí como por mis compañeros.

      ¡Muchísimas gracias y un saludo!

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.