El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

BIBLIOTECA REDACTORES SERIES

BIBLIOTECA: AMERICAN GODS: SOMBRAS

La segunda temporada de American Gods apenas acaba de despegar, pero los amantes del universo creado por Neil Gaiman (entre los cuales nos incluimos) nunca nos cansamos de estar en contacto con la historia de Sombra, Wednesday, y compañía. Planeta Cómic lo sabe, y por eso ha lanzado una novela gráfica que recopila los nueve primeros números de la serie de cómics American Gods, y que irá seguida por otros dos tomos más. Esta maravilla de volumen que toma algunos diálogos directamente de la novela de Gaiman, está escrito por P. Craig Russell. El dibujante de cómics Scott Hampton completa el apartado artístico y creativo, que se nutre asimismo de estupendas ilustraciones complementarias y bocetos de Glenn Fabry, Adam Brown, Laura Martin o Colleen Doran. El diseño de la cubierta es mérito de David Mack.

¿Qué vamos a encontrar entre las páginas de American Gods: Sombras?

Lo primero que debe decirse de este primer tomo es que es sumamente fiel a la novela de Gaiman. Mucho más que la serie, con los pros y los contras que esto acarrea. Los nueve números que engloba American Gods: Sombras, equivalen al arco narrativo de los ocho primeros capítulos de la novela (pasajes de “Desembarco en América” incluidos).

Al comenzar a leer, quienes únicamente hayan visto la serie reconocerán perfectamente la estancia de Sombra en la cárcel y su liberación antes de tiempo con motivo del fallecimiento de su esposa Laura. No obstante, lo que más llamará la atención de los espectadores será el diseño de los personajes, en algunos casos bastante alejado del estilo visual que tienen en la serie de Starz y Amazon Prime Video. De la misma forma en que la historia corre en paralelo a la novela en la que se inspira, se ha querido dar a los personajes el aspecto que ofrecerían según las descripciones que de ellos hace Neil Gaiman. El resultado es tan interesante como será sorprendente para quienes no se hayan sumergido previamente entre las páginas de American Gods.   

Por otro lado, la gran ventaja que supone la novela gráfica es que mediante el dibujo se puede plasmar mucho mejor el imaginario del autor, y esto es algo que se agradece especialmente en las escenas oníricas, o en los tramos más explícitos como puede ser la famosa escena de Bilquis. Sobre el papel no existe limitación alguna para ser tan descriptivo o gráfico como se requiera. Y con eso, al igual que con la conservación del lenguaje tal cual se utiliza en la novela de Gaiman (sin suprimir ni suavizar ni un ápice de lo que se cuenta o se dice), se ha hecho un gran trabajo. Asimismo, la concisión con la que está adaptada la historia, hace prácticamente imposible no devorar sus 264 páginas.

El principal problema con el que van a encontrarse los espectadores no-lectores que se acerquen a la novela gráfica, son los spoilers. Si comparamos la serie con el libro, y dado que el cómic adapta este último, nos encontramos con un orden de sucesos distinto al que podemos ver en la adaptación audiovisual de American Gods. Así, y por poner un ejemplo, nos toparemos con La casa en la roca a la mitad del tomo (algo que en la serie no tiene lugar hasta la segunda temporada) cuando aún no se nos habrán presentado personajes que salían en la primera temporada (no porque en la novela no salgan, sino porque lo harán más tarde), y a la vez aparecerán personajes nuevos y avanzaremos hasta eventos que en la serie aún están por llegar. Por todo ello, aunque no podemos saber exactamente si todas las tramas van a transcurrir como en el libro (puede que no), avisamos de que en la novela gráfica hay algún que otro spoiler bastante grande que aún no hemos visto en la serie.

Recapitulando: si bien los espectadores (no-lectores) de American Gods van a tener serios problemas con los spoilers al meterse de lleno en la novela gráfica, para los lectores de la obra de Neil Gaiman es una delicia reencontrarse con un reflejo tan milimétrico del material de origen. A este segundo grupo, le recomendamos encarecidamente complementar su amor por la épica batalla entre los Antiguos Dioses y los Nuevos con esta pieza de coleccionista.

 

Aitziber Polo

 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Criminóloga con sueños de directora. Pisé el cine por primera vez a los dos años. Con siete vi cómo un cocodrilo gigante se zampaba una vaca entera de un bocado en Mandíbulas, y empecé a leer a Stephen King (y así me he quedado). Mi película perfecta tendría guión de los Coen, banda sonora de Zimmer + Horner y plotwist made in Shyamalan.