El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

El Palomitrón - La 1
#NOSOLOSERIES BLOGS REDACTORES

5 MEDIDAS URGENTES QUE NECESITA APLICAR TVE

Tras el resultado electoral, parece que nada impedirá al PSOE de Pedro Sánchez gobernar durante los próximos cuatro años. Queda saber si lo hará en solitario, en coalición con Unidas Podemos o una más improbable alianza con Ciudadanos. Sea cual sea el escenario, el partido de Gobierno necesitará el apoyo de otras fuerzas para adoptar cualquier medida en relación a RTVE.

Una vez se constituya el Congreso de los Diputados el próximo 21 de mayo, los distintos grupos deben dar una solución a la situación de interinidad que vive la Corporación, que necesita aplicar una serie de medidas de urgencia para frenar la deriva de irrelevancia en la que están sumidas buena parte de sus parrillas televisivas y radiofónicas. 

En lo que respecta a la televisión, estos son algunos de los problemas de la pública que deberían atajarse más pronto que tarde:

Completar el concurso público y tener una Presidencia estable

Rosa María Mateo - El Palomitrón

Mariano Rajoy heredó en 2011 una televisión pública estatal líder de audiencia y cuya presidencia debía elegirse por consenso parlamentario. La mayoría absoluta del PP dilapidó ambas cosas y, con la excusa de la crisis y la emisión de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, dejó de ser referencia informativa y en ficción en cuestión de meses. Los salvajes recortes presupuestarios y la elección directa del Presidente por parte del Gobierno acabaron con una de las mejores épocas de TVE.

Siete años después, la sensación de inestabilidad que vive la Corporación, con una Administradora Única Provisional cuyo ciclo ha llegado a su fin y un concurso público para elegir una presidencia estable que nunca termina de completarse, el grupo no cuenta con un proyecto claro de futuro, se toman decisiones cortoplacistas y su independencia del poder ejecutivo no es más que un deseo por cumplir. La decisión unilateral de Rosa María Mateo de cambiar de fecha el debate electoral, favoreciendo los intereses de campaña de Pedro Sánchez, dejó en evidencia que los Informativos de la pública necesitan de una dirección estable e independiente que deje trabajar a los periodistas con libertad.

Reestructurar el prime time

Masterchef - El Palomitrón

TVE no puede ir a rebufo de las privadas. Es inaceptable que la programación nocturna de La 1 comience cerca de las 23:00 y que haya formatos como Operación Triunfo y Masterchef que finalicen pasada la 1 de la madrugada. La lucha por el share no puede justificarse cuando no se compite comercialmente contra el resto de operadores. El sentido común y el respeto por el espectador y contribuyente deben estar por encima de todo.

Si ya es absurdo que los formatos más potentes y caros de su parrilla comiencen tan tarde, lo es más que sus teloneros de los últimos años hayan sido programas infames (Hora punta) o sencillamente irrelevantes (Lo siguiente, TVEmos). 

La solución no pasa únicamente por adelantar el horario de máxima audiencia a las 22:00. Los talent shows con episodios de más de 120 minutos son una anomalía fuera de nuestras fronteras y es necesario que se recorte la duración de estos formatos en TVE. Basta con ver cualquier episodio aislado de Masterchef para saber dónde hay que meter la tijera. 

En las noches de ficción, un prime time partido permitiría programar formatos más económicos pero de servicio público (divulgación, entrevistas, reportajes) a partir de las 23:00, tras el episodio de estreno de la semana. 

Volver a ser un referente en ficción

La otra mirada - El Palomitrón

Desde principios de 2012, Antena 3 le ha ido robando a La 1 poco a poco el protagonismo y la relevancia en materia de ficción en abierto, tanto en la sobremesa como en el prime time. Salvo excepciones como El Ministerio del Tiempo, que volverá tras los continuos maltratos de la cadena que acabaron hundiendo la audiencia de la serie, y la longeva Cuéntame, son mayoría los fracasos de crítica y audiencia en el último lustro.

Al no depender del dato de audiencia del mismo modo que las privadas, TVE debería prescindir de dudosas adquisiciones (El continental, Reinas) y buscar historias innovadoras, divulgativas, arriesgadas o de servicio público. Afortunadamente, no partimos de cero y propuestas como Estoy vivo y La otra mirada cumplen parte de esta función que la ficción debería tener en la televisión pública.

Un buen acierto de la última temporada ha sido la reducción de la duración de los episodios a 60 minutos. Ahora toca encontrar nuevas producciones que ayuden a crear una marca de ficción que se ha ido difuminando progresivamente desde principios de esta década

Repensar el day time

La mañana TVE - El Palomitrón

Uno de los motivos por los que cuesta tanto que los formatos de prime time tengan buena acogida es la irrelevancia de la parrilla diurna de TVE. Si el público no ve tu cadena es más difícil que se entere de los estrenos. Con la salvedad de los Telediarios, que también andan lejos de su mejor momento, la programación de la cadena hasta las 22:45 no interesa

Que La Sexta esté casi toda la mañana muy por encima de los datos de TVE es algo bastante sintomático. Hacer una programación de servicio público y entretenida es posible sin grandes presupuestos. En la plantilla de RTVE hay talento suficiente como para hacer una buena programación propia con contenidos que se alejen de las propuestas de las privadas. Una televisión pública pegada a la actualidad pero desmarcándose de la agenda de Atresmedia y Mediaset, sobre todo cuando los temas del momento se centran en la crónica negra.

Acabar con los formatos de corazón

Corazón TVE - El Palomitrón

Si hasta hace unos años los índices de audiencia podían justificar de algún modo la presencia de espacios de crónica rosa en TVE, la televisión pública ya no puede ni escudarse en eso para mantener un programa diario (Corazón) que dedica media hora a hablar de la vida personal de los famosos. El tono almibarado y clasista con el que se habla de Meghan Markle o de la nieta de Franco no es propio de una televisión cuyos formatos deberían estar a la vanguardia de la televisión en España, y no justo al contrario. Anne Igartiburu, uno de los pocos rostros que seguimos asociando a TVE, podría tener cabida en cualquier otro formato de la cadena. 

Teniendo en cuenta que hasta junio no tendremos Gobierno y que ciertas decisiones estructurales tardan mucho en aplicarse y hacer efecto, es urgente que TVE tenga cuanto antes un proyecto de futuro y que empiece a ponerse en pie en la próxima temporada. 

Fon López

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

He crecido viendo a Pamela Anderson correr a cámara lenta por la arena de California, a una Carmen Maura transexual pidiendo que le rieguen en mitad de la calle, a Raquel Meroño haciendo de adolescente con 30 años, a Divine comiendo excrementos y a las gemelas Olsen como icono de adorabilidad. Mezcla este combo de referencias culturales en una coctelera y te harás una idea de por qué estoy aquí. O todo lo contrario.