El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Veneno 3 - El Palomitrón
REDACTORES SERIES

VENENO 1X03: EL DESPERTAR SEXUAL

Al fin una buena noticia, y por partida doble, en este septiembre tan incierto: vuelve Veneno y lo hace por fin en emisión semanal. La miniserie de los Javis y Atresmedia sobre la vida de Cristina Ortiz, como si fuera poseída por el espíritu de su personaje protagonista, ha tenido que sortear muchas dificultades hasta llegar a nuestras pantallas. Una vez finalizado el rodaje tras el obligado parón por el Estado de alarma, Atresplayer Premium nos traerá durante los próximos seis domingos los episodios que restan para completar la adaptación televisiva de la biografía publicada por Valeria Vegas

Atención: el siguiente artículo contiene spoilers de los tres primeros episodios de Veneno.

Acaríciame

Jedet - El Palomitrón

Con este sugerente título, el tercer episodio de Veneno nos presenta el período más largo de la vida de Cristina hasta el momento. Al final del episodio 2 vemos a Joselito (deadname de Cristina) escapando de Adra en busca de una vida mejor. Una vida donde la aceptación y el amor estén más presentes que en su árido núcleo familiar. Ambas cosas las encuentra en San Pedro de Alcántara, acogida por la familia Romero, que le proporciona techo y trabajo en el campo. Joselito vive allí desde los 13 hasta los 27 años, cuando un programa de televisión, ‘Vivan los novios’, le cambiará la vida para siempre.

Alfonso, sobrino de los Romero, homosexual y varios años mayor que Joselito, le acompaña en estos años de descubrimiento y le introduce en el ambiente LGTBI+ de Torremolinos. Con una fantástica transición plagada de besos, felaciones y penetraciones anales al ritmo de Cindy Lauper (ojo a la dirección de Mikel Rueda), la Joselito de principios de los 80 nos lleva hasta la de principios de los 90. A su vez, Marcos Sotkovszki da paso a Jedet, la primera intérprete de la vida adulta de la protagonista. 

El despertar sexual de Joselito/Cristina se nos presenta paralelo al de Valeria, su biógrafa y amiga. Pese a los años de diferencia, en ambas coincide una misma circunstancia: no disfrutan del sexo hasta que no se aceptan a sí mismas. Pero Cristina descubrirá en Torremolinos algo más importante que el sexo: allí conocerá el travestismo y a su hermana Paca la Piraña. Paca le pondrá además su primer nombre en femenino: Joselito ya no será Joselito sino La Coneja. Pero para que esto suceda tendremos que situarnos primero en Asia, pasando por Madrid.

Mujeres, hombres y viceversa

Veneno - El Palomitrón

Además de familia, trabajo, techo y comida, Joselito encuentra en casa de los Romero el amor. Tomás es un personaje breve en la serie pero fundamental en la vida de Cristina. Por amor (y deseo) a Tomás casi se arma una casa de Bernarda Alba, y gracias al desamor de Tomás Madrid y España entera (gracias a la tele) acogen por primera vez a Joselito/Cristina. Es el momento de concursar en el dating show más famoso de la época: ‘Vivan los novios’ con Andoni Ferreño*.

*Para que la gen-z nos entienda: ‘Vivan los novios’ es el ‘Snatch Game of Love‘ de los 90 y Andoni Ferreño es el Pablo Motos de la época. Cualquier tiempo pasado no tiene por qué ser mejor, pero en este caso claramente sí.

El premio por ganar el programa, además de llevarse una novia (una divertida Elena Martín, que además firma el guión junto a Claudia Costafreda e Ian de la Rosa) es viajar con esta a Tailandia. Y allí, junto a su novia de pega, se produce la gran epifanía de Cristina: se puede ser mujer y tener pene. La de cosas que se aprenden viajando.

Cristina y Valeria

Lola Rodríguez - El Palomitrón

Más allá de la vida de Cristina, Veneno nos habla de las circunstancias que les son universales a las mujeres trans. La incorporación del personaje de Valeria al relato es muy pertinente no solo por la relación de biógrafa/amiga/mitómana entre ella y Cristina, sino por algunas idénticas injusticias que sufre en su proceso de transición, más de una década después que su amiga. La fetichización de las mujeres trans en el sexo y la obsesión por la genitalidad a todos los niveles sociales son dos de los estigmas que trata con acierto el episodio.

Afortunadamente, este termina con ambas empoderadas y disfrutando de su sexualidad al ritmo de Susana Estrada. Como para esto, amigues de la gen-z, no tenemos analogía posible, este recap finaliza como el episodio, al embrujo de los ritmos sensuales de la estrella de los 70.

Fon López

 

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

He crecido viendo a Pamela Anderson correr a cámara lenta por la arena de California, a una Carmen Maura transexual pidiendo que le rieguen en mitad de la calle, a Raquel Meroño haciendo de adolescente con 30 años, a Divine comiendo excrementos y a las gemelas Olsen como icono de adorabilidad. Mezcla este combo de referencias culturales en una coctelera y te harás una idea de por qué estoy aquí. O todo lo contrario.