Compartir

Amy Winehouse-El Palomitron

Un 23 de julio, hace siete años, Amy Winehouse, una de las mejores y más grandes voces femeninas que ha dado la música, fallecía a la edad de 27 años como consecuencia de una sobredosis de estupefacientes. Con un estilo soul y rhythm & blues, pronto se convirtió en un referente de la escena musical del siglo XXI, colocándose en lo más alto. Pero su vida de excesos y adicciones afectaron gravemente a su carrera musical. Aun así, eso no hizo que la calidad de su música disminuyese; todo lo contrario: cada álbum que sacaba conseguía postularse siempre entre los más vendidos y aclamados.

Aprovechando el aniversario de su trágica muerte, os traemos esta selección de diez biopics destacados sobre músicos que merecen la pena ser recordados y apreciados como es debido. ¿Podremos añadir pronto el de Amy Winehouse a la lista?

La Bamba (Luis Valdez, 1987)La Bamba-El Palomitrón

Este biopic lleva como título la canción más famosa del grupo mexicano Los Lobos, liderado por su vocalista Ricardo Valenzuela, más conocido como Ritchie Valens. Protagonizado por Lou Diamond Phillips, nos narra los orígenes de este cantante en su México natal, desde su salto al estrellato hasta su prematura y trágica muerte en un accidente aéreo.

Por qué verla: supuso uno de los primeros papeles del actor Lou Diamond. Si bien no llega a ser una gran película, consigue conmover con una historia bien llevada y planteada. Este biopic reivindica una de las figuras del rock más infravaloradas, Ritchie Valens, del que más allá de su archiconocido tema, poco se sabe sobre su persona.

Bird (Clint Eastwood, 1988) 

Bird- El Palomitron

El prolífico Clint Eastwood (El francotirador) dirigió en 1988 una película sobre Charlie Parker, apodado Bird, uno de los saxofonistas más aclamados del mundo del jazz. Se nota que este filme fue uno de los trabajos más queridos del director por el gran cariño que puso para lograr un biopic a la altura de un gran músico como fue Charlie Parker. Su resultado fue más que positivo, lo que le permitió ganar el Oscar a Mejor sonido y una nominación al Globo de Oro a Mejor director.

Por qué verla: Forest Whitaker consigue dar su propio aporte personal al personaje del músico atormentado que fue Parker. Sin duda, un filme clave para entender y conocer la que fue una de las figuras más importantes de la música jazz. Tan importante que ha servido de referencia para muchísimos productos posteriores (véase la devoción que siente Damien Chazelle, director de La ciudad de las estrellas (La La Land), hacia Charlie Parker y las muchas referencias que hace en su cine).

Gran bola de fuego (Jim McBride, 1989)

Gran bola de fuego-El Palomitron

Uno de los pioneros del rock and roll como es Jerry Lee Lewis, capaz de incendiar su propio piano en medio del escenario y acostumbrado a escándalos y provocaciones en las actuaciones, no podía no tener su propia película. Gran bola de fuego, dirigida por Jim McBride y protagonizada por Dennis Quaid, presenta los inicios de este alocado cantante, desde sus primeros éxitos hasta la gran polémica que afectó gravemente a su carrera como consecuencia de su matrimonio con una prima de trece años.

Por qué verla: el filme sirve como explicación al preludio del rock and roll y su gran repercusión en la música negra. Por otro lado, McBridge intenta sacar el máximo provecho de un guion escrito por Myra Brown, mujer de Lee Lewis, logrando un solvente y convincente biopic. Sin duda, lo mejor es la aparición de Dennis Quaid, quien realiza una interpretación demasiado histriónica pero bastante creíble, acercándose lo máximo posible a la personalidad tan particular de Lee Lewis.

The Doors (Oliver Stone, 1991)

The Doors-El Palomitron

El siempre polémico Oliver Stone realizó un filme biográfico sobre Jim Morrison titulado The Doors, igual que la mítica banda de rock de la que Morrison formó parte. Como ocurre con otros trabajos de Oliver Stone, este tampoco se libró de la controversia, ya que muestra a un Jim Morrison demasiado provocador, exhibicionista y con un comportamiento hostil y psicópata que desató una dura crítica por parte de la familia y amigos del cantante.

Por qué verla: a pesar de que tuvo una recepción bastante dividida, es un filme arriesgado y psicodélico, con un excelente trabajo tanto del actor principal como del director. Val Kilmer encarna al Rey Lagarto (así es como apodaban a Jim Morrison) de una manera magistral y con un parecido casi mimético. Un papel hecho a medida para Val Kilmer, metido tan de lleno en el personaje que llegó a perder varios kilos y a aprender unas quince canciones de The Doors que él mismo interpretó a lo largo de la película.

Ray (Taylor Hackford, 2004)

Ray-El PalomitronRay Charles ha sido, posiblemente, uno de los músicos más apasionantes y estimulantes del siglo XX. La cinta de Taylor Hackford es todo un elogio al mítico músico de jazz. El director deja de lado todas las sombras de Charles para centrarse solo en su gran faceta artística y en las dificultades que tuvo a consecuencia de su ceguera.

Por qué verla: aparte de la evidente gran actuación de Jamie Foxx (Django desencadenado), que le valió el Oscar a Mejor actor, se trata de un filme imprescindible para cualquier melómano, cuyo ejemplo de superación del protagonista inspira a todo aquel que quiera dedicarse a la música.

En la cuerda floja (James Mangold, 2005)

En la cuerda floja-El Palomitron

En la cuerda floja no es de los mejores filmes que se han estrenado sobre el mundo de la música, y en ocasiones resulta aburrida y pesada. Sin embargo, el director sabe captar con un enfoque clásico y personal la vida de una de las grandes estrellas del country, Johnny Cash.

Por qué verla: uno de sus puntos fuertes es cómo muestra su relación con June Carter, persona clave en su vida que le acompañó en sus momentos más difíciles. La gran elección de la canciones más importantes de su carrera ayuda a enganchar al público, incluso al que no sea tan seguidor de Cash.

La vida en rosa (Olivier Dahan, 2007)

La vida en rosa-El PalomitronAntes hemos dicho que Amy Winehouse ha sido de las mejores voces femeninas que ha habido, pero Édith Piaf tampoco se quedó corta. La vida en rosa (Édith Piaf) es un buen ejemplo de cómo tiene que ser un buen biopic. Consigue abarcar casi toda la vida de la artista francesa, desde su dura infancia hasta su paso a la fama mundial. El director vio en los rasgos físicos de la actriz Marion Cotillard un gran parecido con la cantante, motivo por el que la eligió para interpretar a la autora de canciones como La foule o Milord.

Por qué verla: es un documentado y completo filme que repasa los grandes acontecimientos de la diva y deja de lado los menos relevantes, todo ello acompañado de una atrayente e hipnótica Marion Cotillard que nos regala escenas magníficas para el recuerdo.

I’m Not There (Todd Haynes, 2007)

I´m not there-El Palomitron

Todd Haynes (Carol) escribió y dirigió I’m Not There, un inclasificable y lírico biopic sobre el genio de Minnesota, el gran Bob Dylan. Varios son los actores que encarnan a Dylan a lo largo de varias etapas y momentos clave de su vida personal y profesional en esta cinta dividida en varias historias, cada una protagonizada por un actor diferente, entre los que se encuentran Cate Blanchett, Christian Bale, Richard Gere, Marcus Carl Franklin, Heath Ledger y Ben Whishaw.

Por qué verla: paradójicamente, la actuación de Cate Blanchett interpretando al icónico artista de la segunda mitad de los años 60 fue la más aclamada de todas. Posiblemente este no era el biopic que todos los fans de Dylan esperaban, pero ahí radica su virtud y originalidad. Solo sus seguidores más acérrimos entenderán todas las referencias a su vida y obra contenidas en la película.

Control (Anton Corbijn, 2007)

Control-El PalomitronEste filme se acerca a la vida de Ian Curtis, vocalista de la banda británica de post-punk Joy Division, una de esas bandas siempre malditas con un halo de tragedia girando sobre ella. No es casualidad que el fotógrafo Anton Corbijn fuese el encargado de dirigirla, al tratarse del autor de la mayoría de los videoclips de la banda en la década de los 70. Consigue recrear con una gran fotografía en blanco y negro el ambiente y estética propia de finales de los años 70 y principios de los 80.

Por qué verla: no hay debate alguno en concluir que lo mejor de Control es la excelente y perfecta interpretación de Sam Riley. Sus epilépticos movimientos y su profunda y potente voz hacen que sea casi imposible diferenciarle del verdadero Ian Curtis. Resulta curioso apreciar cómo se puede llegar a imitar a una celebridad musical. Control es un fiel y fascinante retrato sobre una de las almas más atormentadas y decadentes de la música, cuya prematura muerte le mitificó y le puso en lo más alto.

Nowhere Boy (Sam Taylor-Wood, 2009)

Nowhere boy-El Palomitron

Al igual que se hizo el año pasado con England Is Mine, donde se mostraba la adolescencia y los años previos de Morrissey a The Smiths, unos años antes se estrenó Nowhere Boy, filme en el que se narra la juventud de John Lennon y la creación de su primera banda previa a Los Beatles. Fue rodada en su ciudad natal, Liverpool, y supuso el debut en la dirección de la fotógrafa Sam Taylor-Wood.

Por qué verla: ponerse en la piel del creador de Imagine no es tarea fácil; aun así, Aaron Taylor-Johnson supo desenvolverse de forma más que correcta. Si bien muchos son los proyectos basados en la figura de Lennon, este aporta un punto de vista fresco y diferente, y lo que es mejor, no resulta tópico y evidente.

Y con esto terminamos este especial de biopics musicales. Después de ver todos estos títulos, ya podréis presumir de llevar una camiseta de Joy Division y saber que no se trata de una marca de ropa o que La bamba no es solamente esa canción que ponen en las verbenas de los pueblos y que tu padre, contento al reconocerla, aprovecha para salir a bailar.

Aitor Gallego

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.