El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

diana gomez maxi iglesias valeria
PRIMERAS IMPRESIONES REDACTORES SERIES

CINCO RAZONES PARA VER VALERIA EN NETFLIX

Hoy viernes 8 de mayo, Netflix estrena la serie Valeria, adaptación abierta del best seller En los zapatos de Valeria, de Elísabet Benavent (puedes recuperar todo lo que la escritora y el reparto nos contaron sobre la serie aquí). Nosotros hemos podido ver los primeros cuatro capítulos de la ficción y, siendo además quien suscribe fan acérrima de los libros, lo cierto es que hemos quedado encantados con el resultado. Al menos, con lo que hemos podido comprobar hasta ahora. 

Tanto es así, que os vamos a dar cinco razones por las que un maratón de Valeria este fin de semana es una perfecta opción, tanto si os habéis leído las novelas como si no. 

1. La historia de Valeria podría ser la tuya

diana gomez valeria netflix

Vale, puede que quizá no estés a punto de escribir tu primera novela, pero sí te acercas a los 30 años y empiezas a sentir atisbos de crisis existencial. O directamente has pasado de los atisbos a la acción: tu trabajo no te realiza, te falta dinero para llegar a fin de mes, no sabes si realmente estás con tu pareja por amor o por costumbre… y ni hablemos si vives en una ciudad grande y estás luchando día a día por pagar el alquiler y las facturas y no morir en el intento. 

Lejos de tramas dramáticas con fondo perfecto como nos enseñaba Sexo en Nueva York (¿Cómo te podías permitir esa vida siendo columnista, Carrie? Estaremos encantadas de escucharlo), la vida de Valeria, y de las amigas de Valeria, podría ser la tuya o la de cualquiera de tus amistades. Y coincidiréis con nosotros en que ya nos hacía falta de una vez por todas una ficción que se asemejara a lo que vivimos día a día quienes nos acercamos a los 30 años y hemos crecido en unos 90 repletos de promesas con nosotros mismos que, ni de lejos, los cambios en la sociedad nos han permitido cumplir. 

2. La (necesaria) visión femenina

valeria making of el palomitron

Otra cosa que nos ha encantado de Valeria es que, por primera vez en la ficción española, todo el equipo de dirección y dirección de guion está formado por mujeres. Y qué triste es que esto sea noticia, pero cómo nos alegra. El universo de la serie Valeria pedía tener mujeres en su equipo que supieran ilustrarlo de la misma manera que Valeria Ferriz tiene a su séquito de amigas dispuestas a todo. 

Cuatro amigas, cada una de ellas con sus virtudes y defectos, sus miedos y sus logros, que nos encenderán la bombillita de la nostalgia a más de uno en estos tiempos de confinamiento y que nos harán darnos cuenta, como ya hicieron las novelas, de que realmente la amistad es la gran historia de amor del siglo XXI. Y lo que es más: de sus conversaciones, femeninas y también feministas, podremos extraer mensajes nada banales que traen de lleno la serie a 2020 (no olvidemos que la primera novela es de 2013 y las cosas van cambiando) y a los cambios que la sociedad y por ende, las mujeres, vamos experimentando cada año. Es por esto, quizá, que cobra sentido que el personaje de Nerea (Teresa Riott) haya sufrido un cambio tan drástico con respecto a la novela, pero os aseguramos de que si los capítulos siguen el sendero que parece que van a tomar, su personalidad en la serie está más que justificada. Otro tema es que a Carmen no nos la hayamos encontrado con tantas curvas como nos esperábamos quienes nos leímos el libro y a quienes nos hubiese gustado que también un cuerpo menos normativo (e igualmente sexy) tuviera representación en la ficción como protagonista, pero Paula Malia es tan, tan, tan Carmen… que, la verdad, logra que nos olvidemos de ello rápidamente. 

3. El sexo sin tapujos

valeria adrian serie netflix

No vamos a descubrir nada que no se sepa si decimos que la propia Elísabet Benavent ha confesado haberse basado en la ya citada Sexo en Nueva York o en Girls, dos series que saben perfectamente hablar de sexo incluso teniendo en cuenta la época de estreno de la primera, cuando escribió las novelas de Valeria. Y eso se nota, por supuesto. Pero como decíamos, era necesario que alguien pusiera encima de la mesa que no, que la mayoría de las treintañeras no tenemos el poder adquisitivo de Carrie Bradshaw y compañía; y que las elocuencias de Girls están muy bien, pero nos quedan algo lejos. Nuestros dramas, mejor en Malasaña que en Brooklyn. 

Por eso nos parece tan importante que ahora una de nuestras ficciones se atreva a tratar de una forma tan espontánea el sexo desde el punto de vista femenino, desde el punto de vista de una mujer que siente placer con hombres o con mujeres, pero también consigo misma. Y sobre todo, sin olvidar el toque realista para mostrar que el sexo no siempre es maravilloso, que hay sexo desastroso, sexo torpe, sexo que preferiremos no recordar jamás… y por supuesto, sexo excepcional. 

4. Frescura en su reparto 

valeria serie amigas

Puede que la cara de Diana Gómez (Valeria) la tengamos ahora muy reciente por su papel de Tatiana en La casa de Papel y, por supuesto, Maxi Iglesias (Víctor) es un viejo conocido para todos los que rondamos la treintena y devorábamos Física o Química en Antena 3 cada semana como si se nos fuera la vida en ello (algunos decidimos que la asignatura “física o química”, de hecho, pasaba a llamarse como la serie; y creednos si decimos que no era de manera voluntaria, pero bueno… eso es otra historia); pero el resto del reparto de la serie es bastante novedoso para el público en general. Las tres amigas de Valeria, encarnadas por Teresa Riott, Paula Malia y Silma López (Lola) no son caras frecuentes de nuestro panorama televisivo o cinematográfico (aunque algo nos dice que lo van a ser a partir de ahora) y eso es algo que celebramos. Y lo celebramos no solo porque nos encanta que se dé cada vez más visiblidad a los estupendos actores y actrices que tenemos, sino porque al no ser caras a las que estemos muy acostumbrados como espectadores, dotan a Valeria de un realismo y una cercanía que hubiese sido muy complicado conseguir de otro modo. Consiguen, junto a una esmerada dirección de actores y un estudio de personajes muy pulido, transmitir la misma confianza que Elísabet Benavent plasmaba en el grupo de amigas de la novela. Hacen que queramos estar con ellas tomándonos una caña en cualquier terraza y que sintamos que podemos contarles cualquier cosa, que son un grupo de amigas como el que podría ser el nuestro. En definitiva: que las amigas de Valeria, son nuestras amigas. O al menos, eso nos gustaría. 

Igual de notable es la acertada elección de la parte masculina del casting, tanto por la parte de Víctor como por la de Adrián (Ibrahim Al Shami): ya resaltaba la propia escritora que solo le hizo falta una mirada de Maxi Iglesias a cámara para ver que habían tomado la decisión adecuada convirtiéndole en Víctor. Y a nosotros, como espectadores, nos pasa un poquito lo mismo. Cuando leemos un libro e idealizamos a los personajes, sobre todo si son libros con tramas amorosas donde hay alguien que sobresale sobre el resto, es inevitable que cuando nos enfrentamos a la adaptación a cine o televisión lo hagamos con reticencia. ¡Nuestra imaginación es poderosa y nadie va a superarla nunca! Pero al menos, sí igualarla y, sin duda, el Víctor de Maxi Iglesias tiene el mismo magnetismo e ingenio que el Víctor de En los zapatos de Valeria. Y si eso le enganchó a ella, ¿cómo no nos va a enganchar también a los espectadores y espectadoras?

Menos agradable en cuanto a referencia del personaje en la novela, pero probablemente más prometedor en la serie es el Adrián que interpeta Ibrahim Al Shami. Es difícil encargarse de encarnar al “antagonista” (si es que en este caso podemos llamarlo así, porque… ¿acaso hay necesariamente una parte “buena” y una parte “mala” en una relación de pareja?), pero algo nos dice que este Adrián nos va a ofrecer más cosas de las que nos ofrecía en la novela. Desde luego que atino a la interpretación de Al Shami no le falta lo más mínimo. 

5. El Madrid que necesitamos

valeria y victor serie valeria

Por último, y os daréis cuenta en cuanto la veáis, Valeria también cuenta con una ambientación muy cuidada. ¡Y qué nos gusta a nosotros una buena producción! Las calles de Madrid, que podrían ser un personaje más (como el sexo) se nos antojan ahora más bonitas que nunca. ¿Quizá porque hace mucho que no las transitamos? Quizá, pero es innegable que son imágenes tomadas con atino y lugares que, sin duda, apuntaremos en nuestra lista de visitas próximas. 

¡Y ojo también a la música y al estilo de las protagonistas! Porque si sois de los que acompañan sus visionados de capítulos con Shazam abierto al lado para ver qué canción está sonando en cada momento, en Valeria vais a tener que hacerlo más de una vez. Os vamos a facilitar el acceso a la música de la cabecera, porque sabemos que os enamoraréis de ella, y eso que os adelantamos. Y no descartamos que, además, pidáis a Netflix que abra cuanto antes un perfil en 21 Buttons de cada una de las protagonistas para comprarnos la misma ropa que ellas: Especial atención a los outfits de Carmen, aparentemente imposibles, pero de resultado sorprendente. 

Con todo, y como decíamos antes, tanto si conocíais la novela como si no, esperamos que este fin de semana disfrutéis de Valeria tanto como hemos disfrutado nosotros de sus cuatro episodios… y de los que nos quedan. Porque ya era hora de que alguien contara nuestras historias y lo hiciera con la misma ilusión con la que Elísabet Benavent las contaba hace siete años recién llegada al mundo de la literatura. 

¿Dónde y cuándo?

  • Fecha de estreno: 8 de mayo de 2020
  • Plataforma de emisión: Netflix
  • Número de episodios: 8 capítulos
  • Duración aproximada: 40 minutos
  • Te gustará si te gustan… Sexo en Nueva York, Girls o cualquier historia sobre la amistad y el amor desde el punto de vista femenino. 

Silvia Martínez

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ally McBeal fue la primera serie que vi y el personaje de Robert Downey Jr. del primero que me enamoré. A partir de ahí, periodista, cinéfila, seriéfila y una mezcla entre Bridget Jones y la niña de El exorcista en mis ratos libres. Actualmente, en busca de un pacto con el diablo que me otorgue más años de vida para ver todo lo que me queda... ¡Y poniendo orden a este sarao como buenamente puedo!