El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

PRIMERAS IMPRESIONES REDACTORES SERIES

NORMAL PEOPLE: AMORES QUE MADURAN EN EL TIEMPO

Normal People Marianne y Connell

Normal People es la serie del momento. Producida por Element Pictures para BBC Three y Hulu, con asociación de Screen Ireland, aquí en España se estrena en la plataforma de Starz Play. Normal People es además la adaptación de la novela homónima de Sally Ronney que ya constituyó uno de los libros del año 2018. Denominada como “una historia de Jane Austen para millennials“, Normal People nos presenta a dos adolescentes y como el deseo y el amor que sienten condiciona su entorno y todas sus relaciones a lo largo de los años.

Los amores de juventud

Marianne (Daisy Edgar-Jones) y Connell (Paul Mescal) van juntos al mismo instituto, pero esta es la única coincidencia de sus vidas. Ella, irreverente, respondona, el terror de cualquier profesor y el blanco de todas las mofas de sus compañeros; él, la estrella del equipo, estudiante ejemplar y adorado por todos. Ambos son inteligentes, cultos y se atraen como los polos opuestos de un imán, cuando el resto de sus vidas es antagónico. Marianne no sólo está marginada por sus compañeros de clase, sino que en su casa es un cero a la izquierda, víctima de un trato abusivo fraternal bajo la mirada indiferente de su madre. La guinda del pastel es la madre de Connell (Sarah Greene) que limpia en la casa de Marianne, además de establecer con ella la única relación de cariño que la chica parece tener.

Normal People nos presenta el deseo adolescente, muchas hormonas pululando en el aire y unas actitudes poco sanas, pero bastante habituales en las relaciones, sobre todo en las primeras. Cuando no se sabe, se yerra y aun sabiendo, las relaciones son complicadas: Marianne desea a Connell, pero además se siente agradecida porque él la vea y eso la lleva a ansiar cualquier contacto, aunque sea a escondidas y sin que nadie más lo sepa para no hundir la reputación de Connell. Todos los ingredientes para que esta relación acabe como el Rosario de la Aurora.

Amar bien, amar sano

El tiempo pasa, los amantes se distancian. El destino es cruel y sabio a partes iguales y reúne de nuevo a los dos protagonistas, pero los papeles se han invertido: ella, valorada por sus nuevas amistades del ambiente universitario, con una vida envidiable de viajes por el mundo, mucha cultura y un punto de esnobismo reflejado en la sempiterna copa de vino. Él va como pez fuera del agua, aprendiendo que fuera del instituto no es nadie y que ha de esforzarse por encontrar su lugar. Todo se pone patas arriba cuando ambos se vuelven a encontrar.

Idas y venidas, relaciones con otras parejas por el medio, intentos varios de ser amigos y confidentes sin sexo que lo estropee. Y entre toda esta amalgama de emociones el dolor, la perdida, la depresión, la muerte… El tiempo les hace madurar y entienden, al fin, que nada más importa si se tienen el uno al otro, cerca o lejos, pero siendo partícipes en la vida del otro.

Normal People y el acierto de lo sencillo

Normal People es una serie sencilla, que toca un amplia gama de emociones y nos recuerda que todo cuanto hacemos, decimos y pensamos afecta directamente o indirectamente al otro. La extraordinaria química entre los dos jóvenes protagonistas hacen que todo lo demás sea accesorio, ellos en pantalla son suficiente y si se trata de juntos en la misma escena ya supone la valía de cada episodio. Además, la serie es una adaptación muy certera de la obra de Rooney.

Para nuestro goce, porque en El Palomitrón somos devotos de Fleabag, ambas series han hecho un pequeño crossover para el evento benéfico RTE Does Comic Relief para recaudar fondos para las comunidades más afectadas por la COVID-19. En este enlace podréis ver a Marianne, Connell y el ‘Hot Priest’ (Andrew Scott).

¿Dónde y cuándo?

  • Fecha de estreno: 16 de julio de 2020
  • Plataforma de emisión: Starz Play
  • Número de episodios: 12
  • Duración aproximada: 25 – 30 minutos
  • Te gustará si te gustan…Modern Love o Love Life, historias de amor de todos los estilos y para todos los gustos. Amor, al fin y al cabo.

Lorena Rodríguez

¡Gracias por participar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una tarde, con siete añitos, entré en el salón cuando mi madre veía El Padrino. La escena en cuestión era la del caballo y mi madre me gritó que no mirase, pero miré. Desde aquel entonces no pude dejar de mirar, de observar y soñar. Lo más cerquita que pude quedarme del cine fue haciéndome historiadora del arte. El cine es mi Tardis, un Delorean que me hace la vida real más fácil. Mi primera serie fue Urgencias, siempre fiel, a pesar de lo mal que la trató la tele. No sé decirle que no a una serie.