El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

EL PALOMITRON cabecera THE LAUNDROMAT DINERO SUCIO
67 SSIFF CINE CRÍTICAS FESTIVALES, EVENTOS Y GALAS REDACTORES

67 SSIFF: THE LAUNDROMAT, DINERO SUCIO

LOS ANTECEDENTES

Tras varios años orbitando en torno a dramas y thrillers, Steven Soderbergh vuelve a lo que se podría calificar como una comedia en The Laundromat: Dinero sucio. De la mano de su guionista habitual, Scott Z. Burns, plasma su particular visión de la historia de los papeles de Panamá. Protagonizada por un trío de escándalo (Antonio Banderas, Gary Oldman y Meryl Streep) estuvo en el último festival de Venecia y estos días se ha presentado en la sección Perlas del Festival de cine de San Sebastián.

LA PELÍCULA

En sintonía con algunas de las últimas películas de Adam McKay (La gran apuesta, El vicio del poder), Steven Soderbergh orquesta una enérgica narrativa para trasladar a la pantalla con dinamismo los entresijos de los papeles de Panamá.

La principal decisión formal se basa en sustentar el relato en dos narradores que se presentan extravagantes y juguetones (Banderas y Oldman), pero que además forman parte de la historia en sí que se está narrando.

Soderbergh se desmarca de las películas sobre economía y cifras, sobre explicaciones complejas y barullos, para pasar a contar una colección de pequeñas historias, que casi funcionan de manera independiente, conectadas con una causa-efecto que resulta casi anecdótica. Historias sobre personas reales y diferentes estratos y perfiles, un mosaico en torno al dinero que dibuja con claridad la idea de que la corrupción está en todos los lugares. Es el tejido coral el que cuenta la historia y muestra su injusticia.

Pese a que el hilo que desarrolla The Laundromat termina siendo bastante difuso, la narrativa se torna impredecible y hasta algo mamarracha, lo que le permite ser una comedia divertidísima, se toma en serio a sí misma lo justo y abraza desde el principio su naturaleza bizarra y más coqueta. El resultado: un film muy accesible, fácil de entender y con una mirada sobre la corrupción muy apelativa.

EL PALOMITRON imagen 2 the laundromat

ELLOS Y ELLAS

Antonio Banderas y Gary Oldman llevan la batuta de narradores con pulso firme, van revitalizando constantemente la película con sus intervenciones. Sin embargo, cabe destacar que es una película muy plural para un reparto multitudinario y lleno de sorpresas.

Por otro lado, Meryl Streep en sí, ya no como actriz si no como institución, ocupa un lugar muy especial en la película. Sin llegar a ser la protagonista absoluta su historia es la que acapara más atención, aportando con mucha gracia el broche final del film.

LA SORPRESA

Que estamos rodeados de inútiles y corruptos en el mundo de la economía no es ninguna sorpresa, pero que tu mejor amiga adolescente se esté tirando a tu padre sí. Y hasta aquí podemos leer de la que posiblemente sea una de las mejores subtramas de The Laundromat, sin restarle ningún mérito al (im)predecible giro final.

THE LAUNDROMAT

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

La secuencia a lo Titanic que tiene lugar al comenzar la película es, sin duda, de lo más memorable. Es, además, el suceso que desencadena gran parte de la película.

TE GUSTARÁ SI…

Te interesa acercarte al tema de la corrupción desde una comedia dinámica y bastante libre.

LO MEJOR

  • Su carisma y mala babilla.
  • Meryl Streep como icono e institución, encajada gloriosamente en la narrativa.
  • El conjunto de historias aleatorias y gags cómicos que quedan para el recuerdo por lo anecdótico dentro del conjunto.

LO PEOR

  • Quedarse con ganas de más, y quizás, entenderlo mejor de lo que se puede entender.
  • Que realmente esta película verá la luz en cierta plataforma que (¡Sorpresa!) factura millones y paga apenas 3.000 Euros de impuestos en nuestro país.
  • Que a día de hoy Steven Soderbergh tienda más hacia el drama en vez de abrazar este tipo de “mamarracheo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Espectador curioso y soñador inquieto. Narrador licenciado en Comunicación Audiovisual. Cuando vio por primera vez "Amèlie" tenía 12 años y se pasó un interminable verano tirando piedras al río tarareando, ahora está en una etapa más "Frances Ha" con un poquito más de costumbrismo.