El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Gracias a dios - El Palomitrón
CINE FESTIVALES, EVENTOS Y GALAS REDACTORES

BERLINALE 2019: GRACIAS A DIOS

Gracias a dios - El Palomitrón

LOS ANTECEDENTES

François Ozon (Joven y bonita) posee una carrera muy ecléctica. Tan pronto te hace un musical con asesinato a resolver por el medio con las grandes damas del cine francés (8 mujeres) como un filme muy metatextual sobre la creación artística (En la casa). Lo que sí tienen en común todas sus obras es un deseo/compromiso a abordar temas que pueden incomodar a la audiencia. A veces se queda en la mera (y vacía) provocación y a veces va un paso más allá. Por esta razón, nos acercábamos a Gracias a Dios con cierta precaución ya que se trata de un tema muy sensible sobre el que no se puede frivolizar. El resultado final nos ha convencido. El realizador francés se quita la máscara de alborotador para ofrecernos un impactante drama que trata con mucho respecto a las víctimas y las empodera.

LA PELÍCULA

Si Spotlight se centraba en los periodistas que destapaban un caso de abusos que habían sido encubiertos por la iglesia católica, en Gracias a dios se da voz a las víctimas. La película esta basada en un caso real por lo que Ozon, como narrador, ha sido muy cuidadoso con los hechos que cuenta lo queda reflejado en el metraje final. El primer de los obstáculos que se encontró Ozon, fue que ninguna gran productora francesa (como Canal +) quería financiar el proyecto. Y esto es solo el inicio de las presiones que recibió el equipo artístico pese a que la historia era conocida públicamente desde 2016. Todas estas fuerzas de presión contra la cinta aún la elevan más como obra artística relevante.

Mas la película no solamente es meritoria debido a su contexto social. Gracias a dios es un magnífico procedimental que narra con gran precisión las secuelas que habitan en las víctimas de abusos y como estas cicatrices emocionales marcan su día a día y su relación con otros seres humanos. Otro elemento digno de elogio del filme es el retrato de la espiritualidad de los protagonistas, un tema que, según nuestro punto de vista, ha sido poco tratado con este tipo de personajes en el centro de la historia.

Gracias a dios - El Palomitrón

ELLOS Y ELLAS

La verdadera esencia de la película reside en las interpretaciones de los tres actores protagonistas: Melvil Poupaud (protagonista de Laurence Anyways quien posee varias escenas de lucimiento en las que está excelente, por supuesto), Denis Ménochet (quien nos heló la sangre en Custodia compartida pero aquí nos emociona con su capacidad de generar empatía) y Swann Arlaud (conocido por Un héroe singular y quien en esta película realiza una interpretación de gran complejidad psicológica).

Pero no están solos. Les dan soporte un muy notable grupo de intérpretes en roles secundarios de gran importancia. Especialmente destacables son las aportaciones de las actrices Aurélia PetitJosiane BalaskoMartine Erhel.

LA SORPRESA

El hecho que Ozon no caiga en trucos de mal gusto o manipulatorios al contar este tipo de historia.

Gracias a dios - El Palomitrón

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

Como ya hemos comentado en la crítica de The kindness of strangers, nos abstendremos de escoger una escena concreta para no incurrir en spoilers.

TE GUSTARÁ SI…

Aprecias un drama bien filmado y bien narrado, has visto Examen de conciencia y aún quieres indignarte más o si quieres comprender como se puede sostener un sistema tan deteriorado moralmente (Ozon hace un gran trabajo a la hora de contar como se mantienen las estructuras de poder).

LO MEJOR

  • La versatilidad de Ozon para ponerse serio y estar a la altura de la historia
  •  La integridad imperturbable de la narración
  • Llega en el momento adecuado

LO PEOR

  • Puede que su sobriedad y su temática expulsen a cierta parte de la audiencia

Pau Jané

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cinéfilo en constante evolución. Escuchando en bucle la soundtrack de El gran Lebowski. Perdido entre videos de Tony Zhou. Esperando la carta de Hogwarts.