El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CLÁSICOS BÁSICOS DOSSIER CINE REDACTORES

EYES WIDE SHUT: PUESTA EN VALOR TRAS 20 AÑOS

Stanley Kubrick falleció de un ataque cardíaco cuatro días después de culminar el montaje final de la que sería su última película. Su muerte fue un evento rodeado de misterio y especulaciones, pues Eyes Wide Shut abordaba con interés el tema de las sociedades secretas detrás de las grandes élites, los Illuminati, y las conspiraciones acerca de los actos clandestinos que estos llevaban a cabo.

Kubrick dio una vuelta de tuerca a la adaptación de la novela austriaca ‘Relato Soñado’ (Traumnouvelle) de Arthur Schnitzler (1925) incorporando un trasfondo erótico a su film. ‘Relato Soñado’ ahonda en los pensamientos y transformaciones psicológicas de un joven doctor en los días siguientes a la confesión de su esposa de haberle sido infiel de pensamiento con otro hombre. Se habla de sectas satánicas, pero sobre todo de la dualidad, ya reflejada en otras producciones del género, entre el sueño y la vigilia. Lo real y lo no real. Lo que se encuentra en el mundo tangible, y lo que se encuentra sólo en el pensamiento.

Encontramos que Eyes Wide Shut en su estreno se vio infravalorada, si bien no con malos resultados en la taquilla, sí menores de los esperados. Tal vez por la competencia, que aquel año (1999) la formaban films tan efectistas como Matrix de las Hermanas Wachowski, Star Wars Episodio I: La amenaza fantasma de George Lucas, La Momia de Stephen Sommers o El Club de la Lucha de David Fincher (ésta última, película de culto, también vilipendiada).

A pesar de contar con la pareja de moda, Cruise y Kidman, en los papeles protagonistas, y bajo la premisa de película erótica, quizá el espectador medio esperaba una película más ‘ardiente’, tal como anticipaban los tráilers, en lugar de una entrega de misterio. Claro que al ser la película póstuma del director el éxito estaba en parte asegurado.

El crítico cinematográfico Lee Siegel escribió en Harper’s Magazine sobre Eyes Wide Shut: “La fobia al arte es la sensibilidad dominante de la cultura oficial, y la fobia al arte aniquiló la obra crepuscular de Stanley Kubrick“.

Acusando a Kubrick de haber renunciado a sus principios en pos de un éxito comercial. Basado en la elección de los actores, un diseño de producción llamativo y unas escenas emblemáticas algo espectaculares.

Ciertamente, Eyes Wide Shut trabaja aspectos más profundos que el mundo de las élites ocultas, o la vida en pareja. Kubrick en este film plantea una valoración crítica sobre las tensiones que genera el matrimonio, los deseos y las obligaciones morales, la tentación de la infidelidad, y la búsqueda de la felicidad cuando alguien lo tiene todo en la vida. Aderezada con una fulgurante crítica a la sociedad elitista, de la que el protagonista forma parte. Si bien son los asuntos principales entre los cuales la trama discurre, es importante prestar atención sobre todo a la manera en que esta tesis se traslada a la pantalla, de una forma ligeramente diferente a la que Kubrick nos tenía acostumbrados.

La película actualmente cuenta con el récord guiness al rodaje más largo con 15 meses de filmación, justificado por el polémico perfeccionismo del director. Esto siempre consigue que sus películas se encuentren absolutamente milimetradas y calculadas. Se trata de un director que, ante todo, genera preguntas. La magia de Eyes Wide Shut consiste en hacer partícipe al espectador de la relación de pareja de los protagonistas, en meterse en las mentes de Bill y Alice, y posicionarse respecto a sus actos y al modo de entender el matrimonio.

Llegados a este punto ¿Qué es lo que pone en valor esta película respecto al resto de la filmografía del director? ¿En qué aspectos se desmarca de las anteriores? ¿Dónde mantiene el estilo?

20 años después, analizamos Eyes Wide Shut en relación a la célebre carrera de Stanley Kubrick. Centrándonos sobre todo en su filmografía más actual, en la cual, la figura de Kubrick se caracterizó en su mayor parte por la mística, las preguntas, el suspense y los dilemas morales.

BILL Y ALICE HARFORD Y LOS OJOS BIEN CERRADOS

El mismo título del film (‘Ojos bien cerrados’ o, literalmente, ‘Ojos cerrados de par en par’) sintetiza esta ceguera deliberada que buscan los protagonistas, Bill y Alice Harford, ante sus deseos más oscuros, que son reprimidos por la jaula del matrimonio. Los cuales, intentan superar llegando a tomarse la relación como una competición sobre quién será capaz antes de engañar al otro.

Los personajes de Kubrick suelen mostrarse como seres obsesivos dentro de la moral y la ética de la sociedad en la que se encuentran. Además, suelen fracasar en sus intentos de ‘triunfar’ en su realización personal y conseguir sus objetivos. Normalmente viven un momento de esplendor, en el que aparentemente se convierten en héroes, pero acaban derrumbándose debido a su visión patológica de la realidad. Encontramos el ejemplo de Alex en La naranja mecánica (1971) o el coronel Dax de Senderos de gloria (1957). Sin embargo, este último es un ser con una moral muy estricta y excesiva, al contrario que la de Alex o Bill Harford. Y este exceso y obsesión por la jerarquía del ejército es lo que le lleva a fracasar.

En sus películas Kubrick trata de señalar la imperfección de los mecanismos y los convencionalismos sociales que la comunidad plantea. La moral y las normas oprimen al individuo, limitan su libertad, y dan lugar al fracaso y a una visión enferma de la realidad. Ninguno de sus personajes logra salir bien parado. Son personajes sufridores, que se encuentran en momentos difíciles y llegan a perder los papeles por un constante e infinito choque con el mundo exterior. Ya sean por ejemplo, personajes violentos en un entorno de aislamiento (El resplandor, 1980), personajes nobles en un ambiente hostil y de presión y abuso (La chaqueta metálica, 1987), o personajes humildes envueltos en una situación repentina de poder (Barry Lyndon, 1975).

Este camino a la locura en La naranja mecánica ocurre al revés. El protagonista se ve desplazado por una sociedad que no comparte sus valores anárquicos. Alex se ve forzado a pasar de locura al convencionalismo, pero cuando lo consigue parece que todo su entorno ha tomado la dirección contraria.

En este caso Bill Harford podría aparecer como un personaje bastante descafeinado comparado con Alex o Jack Torrance. Sin embargo existe un punto de debate acerca de si esa locura efectivamente se encuentra en un modo más superficial o si, por el contrario, es tan real y aguda como la de los demás personajes. Bill se encuentra en un contexto privilegiado respecto al resto de los personajes de Kubrick, en el cual las apariencias sociales forman parte de su vida y su personalidad, y la pérdida de los papeles podría acarrearle problemas que atentarían contra su estatus. El contexto en el transcurre la historia es importante, y los problemas del Dr. Harford son problemas de la sociedad moderna y acomodada. El director mantiene esta tensión y Tom Cruise está a la altura en todo el metraje.

La otra parte de la historia de Eyes Wide Shut la lleva su esposa, Alice. Además del personaje principal, Kubrick siempre introduce lo que podríamos calificar como un ‘personaje víctima’. Es un personaje que ejerce de contrapunto respecto al principal, establece un equilibrio en la película. Refleja la ‘normalidad’, suelen sentirse como una representación del pensamiento colectivo. Así encontramos a los drugos en La naranja mecánica, que son víctimas de las jugadas de Alex, pero que luego se rebelan contra él después de su intervención. O al personaje de Wendy en El resplandor.

Lo que hace diferente a Eyes Wide Shut en este aspecto es que la ‘víctima’ se convierte en un personaje activo. Es decir, las acciones o comportamientos de este personaje no se limitan a soportar y contemplar la ascensión a la locura del protagonista, sino que condicionan sus actos. El personaje de Alice se convierte en el motor de la película, y adquiere una dimensión tal que sería posible intercambiarlos a ambos dentro del film. Se deja evidente que el matrimonio es cosa de dos. Siguiendo la premisa de que este personaje representa los sentimientos generalizados de la sociedad contemporánea, la encontramos como un personaje no más noble que el doctor, por lo que las conclusiones acerca de la visión social del director sobre la vida conyugal son bastante evidentes. La preocupación por la infidelidad es una cuestión generalizada en nuestra comunidad, no un problema particular de un personaje estrafalario.

Todas las películas dirigidas por Kubrick se basaron en novelas, sin embargo, lo que más le llamaba la atención, más que la acción o la trama, era la vida interior de los personajes. A la hora de elegir una novela para adaptar buscaba contar siempre con unos protagonistas complejos cuyas formas de comportarse e interactuar entre ellos hablaran por si solas y fueran el hilo conductor de la película. Que la vida interior de los personajes estuviera presente en todo momento facilitaba la empatía, y se convertía en el mecanismo de la película.

Hay excepciones tales como 2001: Una odisea del espacio (1968), la cual es un punto de inflexión en la carrera del cineasta. La actitud de los personajes y sus aspiraciones personales no deja de ser importante, pero no es lo fundamental. La locura es llevada a otro punto y con otros recursos, tratando otros temas morales menos individuales y más globales, a escala social y planetaria.

Eyes Wide Shut

EL ESTILO KUBRICK EN UN THRILLER ERÓTICO

Parte del estilo de Kubrick se justifica por su pasión hacia la música clásica, la literatura y su pasión por los detalles. Esto le ayudó a multiplicar sus referencias y ser capaz de tocar gran variedad de géneros a lo largo de su filmografía. Considerándose Eyes Wide Shut un film de suspense con tintes eróticos encontramos películas bélicas (con mensaje antibelicista) como Senderos de gloria (1957) o La chaqueta metálica, cómicas como ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (1964), o de ciencia ficción como 2001: Una odisea del espacio, entre muchas otras.

Cada género cinematográfico cuenta con sus propias reglas, diferentes para cada ocasión. ¿Qué es entonces lo que hace que los films de Kubrick mantengan su estilo siendo tan diversos? En la visión cinematográfica de Kubrick, la esencia de la narración mostrada es una obra visual que suele ser desconcertante. Las historias aun siendo atractivas y atrayentes se muestran muy complejas. Esta mirada se basa en ese equilibrio que se vuelve casi imposible de emular, entre espectacularidad estética y técnica, y un mensaje denso.

De forma aproximada, tal vez podríamos establecer el cine de Kubrick a medio camino entre el de Bergman y el de Spielberg (ambos directores influyentes en su filmografía), asumiendo un compromiso entre la profundidad argumental y el elemento estético. Un ahondamiento en cuestiones antropológicas, filosóficas y morales en una obra visualmente muy atractiva.

Aunque es cierto que el último Kubrick apuesta por una mayor espectacularidad a nivel artístico, Eyes Wide Shut trata una increíble cantidad de temas humanos y adapta una simbología que nada tiene que envidiar a otros films como 2001: Una odisea del espacio.

Eyes Wide Shut es planteada como una ‘road movie’ que arranca en la habitación de la pareja Harford y termina en el mismo lugar. Desde el principio trata el tema de la fidelidad como algo complejo, pues una de las frases que oímos en las primeras escenas, en la fiesta, es la que sigue:

“Uno de los encantos del matrimonio es que hace del engaño una necesidad”

De hecho, en la misma fiesta, la infidelidad y el machismo se ven normalizados. Cuando Victor, el amigo de nuestro protagonista, casado, lo reclama para que atienda a una prostituta con una sobredosis con la que estaba manteniendo relaciones sexuales, ambos actúan con total normalidad. Prostituta a la que más tarde se referirá como ‘la de las tetas grandes’.

Entonces además de la problemática del matrimonio y la fidelidad, Kubrick introduce esta crítica al supremacismo masculino, en un mundo en el que las mujeres se encuentran en segundo plano y al servicio del hombre. Tal como veremos más avanzado el film en la orgía de la mansión, o en la relación de Bill con Alice, a la cual trata como su trofeo. Alice, a su vez, mantiene una relación con su marido por interés, por el estatus que le brinda, convirtiéndose así el sexo en un acto fundamental dentro del matrimonio. Una necesidad para mantenerlos unidos.

El viaje de Bill comienza cuando la seguridad en este matrimonio se ve trastocada por la confesión de su mujer, que le revela que le fue infiel de pensamiento con otro hombre. A partir de entonces la estabilidad mental del doctor Harford se desvanece. Pues en este mundo se castiga la falta de masculinidad, y no concibe que su pareja pueda serle infiel antes de que él lo sea. Se observa que realmente nadie anhela compromiso, que el matrimonio solo es un convencionalismo social.

Se embarcará en un viaje, a  través de un mundo agresivo y cruel, encontrándose en su camino con personajes que cambiarán de parecer a su vuelta. La tentación de cometer adulterio y el hambre de aventura marcaran el avance de la historia.

Tanto en Eyes Wide Shut como en Barry Lyndon la actitud del personaje se verá justificada por sus experiencias vitales, y no tanto como un conflicto con la sociedad como sucede en La naranja mecánica. El Dr. Harford forma parte de esa sociedad de élites que maneja los hilos y es inmune a sus males.

La estructura narrativa en películas como La chaqueta metálica o Barry Lyndon se encuentra dividida de forma episódica (en dos partes para ser exactos), lo que ofrece al espectador dos enfoques diferentes de la historia que se está transmitiendo y marca con epígrafes (o no) la evolución de sus personajes.

La complejidad en la estructura narrativa de Eyes Wide Shut es combinar las historias de Bill y Alice. Pues aunque el hilo conductor de la historia es el personaje de Tom Cruise, el director es capaz de hacernos intuir los pensamientos y las intenciones de su mujer de una manera ambigua y tensa. Esto nos hace centrar la atención en el personaje principal sin perder de vista en ningún momento quién se encuentra detrás. De esta manera, durante todo el metraje se hace patente esa dualidad entre masculinidad y feminidad (por parte de ambos) dentro de la pareja, que se hacen necesarias para la vida en matrimonio.

La última palabra que se pronuncia en la película (follar/fuck), habla de la necesidad del sexo no sólo como un acto físico, sino como un medio de comunicación y de búsqueda de la confianza.

Eyes Wide Shut

ATMÓSFERA AZUL, ROJA Y NAVIDEÑA

Uno de los elementos por los que el estilo de Kubrick en el apartado técnico es fácilmente identificable es por el uso (y abuso) de la steadycam en sus películas, a partir de El resplandor. La steadycam sustituyó al aparatoso y costoso travelling, y permitió ejecutar movimientos más complejos de una forma más asequible.

La steadycam se utiliza en Eyes Wide Shut de igual manera que se utilizaba en El resplandor, o en La chaqueta metálica, a través de largos pasillos que siguen al personaje, el cual se desplaza entre escenarios sin cortes de cámara, dando una sensación de inmensidad y pérdida. Este seguimiento frontal o trasero de los personajes también se realizaba en películas anteriores a El resplandor mediante la ya mencionada técnica del travelling, por lo que perdía impacto y encontraba limitaciones. Este seguimiento es una seña de identidad inconfundible que coloca al personaje en el centro justo de la acción, y lo acompaña a su destino.

La obsesión de Kubrick respecto a la fotografía y la dirección de arte llega a su culmen con Barry Lyndon. En el cual el director tuvo la inquietud de rodar toda la película con luz natural y usar sólo velas en los interiores para conseguir una ambientación más realista. Un deseo que le salió caro pues tuvo que renunciar al gran angular en las tomas en movimiento y usar un 50mm más luminoso (Carl Zeiss Planar 50mm f/0,7), un objetivo rarísimo, considerado el objetivo de mayor apertura jamás fabricado. Esto le provocó problemas con los enfoques, obteniendo una película con personajes relativamente estáticos. Barry Lyndon es un drama de época que contó con un increíble despliegue de medios para la recreación de la Irlanda del siglo XVIII, y le valió los premios óscar a mejor fotografía, dirección artística, música y vestuario. Podríamos decir que se trata de una película técnicamente perfecta, pero que se queda atrás en otros aspectos que podríamos considerar esenciales. Fue un fracaso en taquilla.

Eyes Wide Shut, sin embargo, renuncia a tanto exceso y aunque la puesta en escena sigue siendo muy cuidada, deja de lado lo superficial y se centra en la historia y el desarrollo de la trama de una manera lógica y verosímil. La ambientación se ubica en la época contemporánea, por lo que resulta más sencilla aunque no por ello más simple. Encontramos dos colores enfrentados: el azul y el rojo, que son opuestos en todo momento. El azul en el film, es el color de la ciudad, la luz que pasa a través de las ventanas, el de la seguridad y la fidelidad, un color identificado con Bill, de un mundo en el que se siente cómodo. El naranja aunque podría representar el calor del hogar, la tranquilidad y la vida en matrimonio se vuelve preocupante cuando se torna a rojo, pues implica lujuria y peligro. Encontramos el color rojo en la orgía y en numerosas ocasiones dentro del film siempre en relación a las altas esferas o a Alice, su propia esposa.

Además de esto, Kubrick incorpora en varias escenas la presencia de los colores del arco iris. Un recurso que, favorece a crear un ambiente navideño en la cinta, y permite enviar un mensaje acerca de la hipocresía humana.

Respecto a los simbolismos encontramos ya elementos recurrentes en las películas de Kubrick como es el juego de espejos y los reflejos o el recurso de las ventanas, que se vuelve a reiterar como una presencia simbólica que sirve de lazo espacial, entre dos mundos. El mundo real y el mundo soñado.

También nos ofrece algo tan poético y evidente como las máscaras del carnaval de Venecia en la fiesta, tras las que la gente y Bill, esconden su verdadera identidad. La relación de Bill con la máscara es la de una puerta a ese mundo onírico de libertinaje, del que se ve forzado a salir cuando la pierde. Después de quitársela en la mansión se descubre como es y ya no hay marcha atrás. Es por ello que al encontrarse con la máscara de sorpresa en su cama, en el sitio donde él duerme, es un momento de derrumbamiento moral.

La cinta se encuentra plagada de este tipo de simbología como el pianista que toca con los ojos vendados y hace referencia directa al título del film, o la contraseña de la casa (Fidelio).

El tercer recurso que usa Kubrick para crear esa ambientación propia es el uso de la música. Fuertemente influenciado por la música clásica le hemos visto utilizar piezas como ‘Así habló Zaratustra’ de Strauss, ‘Zarabanda’ de Händel o la ‘9ª sinfonía’ de Beethoven, para mitificar momentos o escenas concretas. Podemos ver una evolución respecto a la música, en La naranja mecánica utiliza sintetizadores en algunas piezas, o en la composición de la banda sonora para El resplandor contó con Mark Ayres, compositor para films de ciencia-ficción.

En Eyes Wide Shut, Kubrick utiliza la pieza ‘Musica Ricercata II’ de Gyorgy Ligeti, música clásica barroca acorde con la atmósfera, con la inclusión de unas notas de piano estridentes que advierten de presagios y peligros en el desarrollo. Sumado a esto, de una forma más experimental contó con la compositora Jocelyn Hook, la cual compuso la pieza ‘Masked Ball’ (que escuchamos durante la escena de la mansión). La obra consiste en un canto funerario transilvano, basado en el evangelio de San Juan cantado al revés. Establece una conversión de un pasaje religioso a uno profano bajo esta premisa, haciendo una alegoría de la evolución a lo carnal desde lo fraterno y familiar, otorgando un aspecto tétrico.

Por otro lado, también se utilizan canciones contemporáneas, que combina con las clásicas para dar un toque más actual, como ya hizo en La chaqueta metálica con ‘Surfin Bird’ de The Trashmen. En esta ocasión incluye ‘Baby did a bad bad thing’ de Chris Isaak, cuya letra de la canción gana coherencia en el contexto.

Eyes Wide Shut

MENSAJE COMPLEJO, MONTAJE DINÁMICO

Hay muchas discusiones y rumores sobre el verdadero objetivo de Kubrick acerca del montaje de esta película antes de su muerte. Si bien entendemos que era un obseso perfeccionista que era capaz de modificar el montaje de un film días antes de su estreno, podemos decir que este fue el montaje original que pretendía el director. Duramente criticada por su excesiva longitud, Eyes Wide Shut se muestra como una cadena de sucesos que ocurren en relativamente poco tiempo. No existen huecos en la historia narrada, se trata de una trama sólida y hermética en el que la ambigüedad de la historia da poco margen a la imaginación del espectador.

Al contrario que en películas como 2001: Una odisea del espacio, en la cual el montaje es puramente simbólico, pues cuenta con no más de 40 minutos de diálogos en algo más de dos horas de metraje. Acompañada de las composiciones clásicas como ‘El Danubio azul’ de Strauss, podría considerarse uno de los primeros ejemplos de videoarte presentado al gran público.

2001: Una odisea del espacio relata la evolución humana en una película de ciencia-ficción que dignificó el género, anteriormente asociado a películas de serie B, y que sirvió de inspiración para clásicos como Blade Runner (1982) o Alien (1979), ambas de Ridley Scott. El montaje filosófico de la película adquiere un ritmo lento, pero también necesario. Desde su inicio plantea un conocido símil visual entre el hueso que el simio arroja al aire y el transbordador espacial.

Otros films ya comentados como Barry Lyndon pecan de una excesiva duración en algunos casos innecesaria en pos de una exhibición de los aspectos estéticos de la película.

El montaje de Eyes Wide Shut incluye elementos simbólicos, pero realmente se considera un montaje ampliamente dinámico y la parte más alegórica es relegada a la dirección artística.

Una de las mayores virtudes del montaje es que hace hincapié en mostrar los más oscuros deseos y los sueños de cada miembro de la pareja. Con el abundante uso de flashbacks que muestran los pensamientos de Bill en relación con Alice y que la incluyen de forma perenne a lo largo de todo el viaje.

Eyes Wide Shut

EL VALOR DE LA ÚLTIMA OBRA DE KUBRICK

Kubrick plantea con Eyes Wide Shut una valoración sobre las relaciones de matrimonio, con todas sus tensiones internas y cotidianas, y las dinámicas que llevan a una conciliación entre el plano de la fantasía y la aventura, y el plano de lo moralmente correcto. La gestión de los sentimientos y el coste de la fidelidad. La película consiste en un amplio abanico de indagaciones que el director ejecuta en el plano de las relaciones conyugales. 

Tal vez se trata de una película menos impactante que otras de la filmografía como El resplandor, ya que el estilo estético y técnico se encuentra más depurado y pasa más desapercibido. Sin embargo, es posible que consiga de forma definitiva ese equilibrio entre lo asequible y lo denso, que invita a indagar en la película hasta el punto que el público desee. Un film que es capaz de fascinar e interesar a todos los niveles, independientemente de la cultura visual que el espectador posea.

Y como el resto de las películas de Kubrick, se presta a numerosos visionados que ayudarán a desgranar el alma y el mensaje del director, aun siendo una película de interpretaciones más limitadas. El punto dónde se encuentra el juego es en entender cuál es nuestra verdadera concepción del amor físico y emocional y de qué manera podemos relacionarla con la realidad de los protagonistas.

Merece la pena recordar Eyes Wide Shut, pues a pesar de sus 20 años ha sabido envejecer. Siendo una película de ficción trata temas que en la sociedad moderna, siguen estando muy presentes y que lo seguirán estando pues algunos son inherentes a la condición humana.

Pablo Sánchez


STANLEY KUBRICK: LA PERFECCIÓN OBSESIVA

#ContenidoRelacionado

STANLEY KUBRICK EL PALOMITRÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.