Compartir

 

editorial10

 

“Impresionante”, “espectacular”, “glorioso”… son solo algunos de los calificativos que abren los titulares de los medios que se están haciendo eco estos días de los resultados del cine español este año. Y es que resulta muy agradable leer por fin buenas noticias de un sector que lleva toda la vida sufriendo, especialmente los últimos años. Deporte nacional es criticar y vapulear, y deporte nacional es también celebrar y felicitar, algo mucho más sano y necesario con los tiempos que corren para todos.

Los números no mienten y los ratios con los que nuestra industria va a cerrar el año son realmente formidables. Sencillamente los mejores de su historia. 123 millones de euros recaudados (un 75% más que el fatídico 2013) y una cuota de pantalla del 25.5% (hace 37 años que nuestro cine no disfutaba de un registro tan positivo), lo que se traduce en más de 21 millones de espectadores que han comprado entradas para ver cine español (un 89% más que 2013).

En una época tan dura para la cultura, en la que el IVA está en boca de todos, la piratería es una realidad difícil de combatir cuyos tentáculos han corrompido a individuos muy cercanos a la propia industria, y los órganos gubernamentales han decidido litarelmente dar la espalda al sector, a excepción de ese 5% de incremento en subvenciones que se espera para 2015, una cifra que se nos antoja muy corta si tenemos en cuenta que en los últimos años el recorte de esta partida ha sido del 8,8% (2013) y del 35.4% (2012), conseguir estos resultados es una auténtica proeza.

Pero, ¿Qué factores están detrás de estas cifras? ¿Ha subido la calidad del cine español? ¿Están desapareciendo los prejuicions de un sector del público que tradicionalmente ha ignorado las producciones nacionales?. Pasa por ser bastante complicado analizar los factores que han contribuido a convertir 2014 en un año de éxitos con la objetividad precisa sin las herramientas adecuadas (estudios de opinión, de conductas o de tendencias).

Realmente no encontramos ese aumento que muchos señalan en la calidad del cine español. Como siempre, se han estrenado películas muy buenas, no tan buenas, y verdaderos despropósitos sonrojantes que sólo sirven para dar argumentos a los enemigos de nuestro cine. Esto pasa todos los años. Quizá el aumento tan fuerte de espectadores, y por tanto el mayor contacto con el cine español, esté detrás de esa percepción de que este año se han presentado mejores títulos. El problema sigue siendo, en el fondo, la visibilidad (de los cerca de 90 titulos estrenados este años sólo una veintena han salido con más de 100 copias y menos de diez han superado las doscientas), así que muchos títulos pasan muy desapercibidos para gran parte del público todos los años.

 

fiesta3
Fuenta: abc.es

 

En cuanto a los prejuicios que muchos guardan al cine español, éstos solo comenzarán a remitir con una sola herramienta en la mano: la calidad y la promoción, y no nos arriesgamos mucho si apuntamos este último factor como decisivo para que este año haya sido un año de celebraciones. Promoción, promoción y promoción, la eterna asignatura pendiente de nuestro cine, no sólo por las dificultades económicas que atraviesa éste durante todo el proceso que implica sacar adelante una producción, sino también, y esto hay que decirlo, porque en muchos casos se subestima y se relativiza la importancia de la inversión en promoción, que para algunos supone un incómodo gasto más sin apreciar los beneficios que ésta puede llegar a generar de cara a la taquilla. En cualquier caso, parece que poco a poco nos empezamos a dar cuenta de su importancia, después de la Master Class gratuita que Telecinco Cinema ha impartido al resto de cadenas involucradas en la producción audiovisual, convirtiendo un estreno en noticia y generando con ello una corriente de opinión pública que ha empujado a 10 millones de espectadores a las salas, convirtiendo a OCHO APELLIDOS VASCOS en la película más taquillera de la historia del cine español (56 millones, 14 más que la segunda de la lista: LO IMPOSIBLE) y la segunda de mayor éxito (sólo superada por AVATAR y sus inalcanzables 77 millones). Un fenómeno sin precedentes que esperamos sirva de ejemplo para los Dptos. de Marketing y Comunicación que gestionen el lanzamiento de futuras producciones.

Junto al excelente trabajo de Telecinco cinema y Atresmedia Cine en labores de promoción de sus cintas estrella (OCHO APELLIDOS VASCOS y LA ISLA MÍNIMA, respectivamente) este año han convivido otros acontecimientos que han ayudado al cine español ha conseguir más visibilidad. La Fiesta del Cine ha servido para que títulos como MAGICAL GIRL o RELATOS SALVAJES, coproducción hispano argentina, viesen su taquilla notablemente beneficiada y la I Edición de los Premios Feroz (los que otorga la prensa especializada a nuestro cine) ha sido un éxito mediático que también ha ayudado a centrar muchas miradas en nuestros creadores y sus películas (este año los Premios Feroz se mudan a Las Ventas y la gala será retransmitida en directo por Canal Plus).

Las películas más taquilleras del cine español en 2014, las que han superado la barrera del millón de euros, las artífices de estos datos tan magníficos como inesperados son:

 

  1. OCHO APELLIDOS VASCOS (56 millones)
  2. EL NIÑO (16,2 millones)
  3. TORRENTE 5: OPERACIÓN EUROVEGAS (10.7 millones)
  4. LA ISLA MÍNIMA (6 millones)
  5. RELATOS SALVAJES (4 millones)
  6. MORTADELO Y FILEMÓN CONTRA JIMMY EL CACHONDO (2.6 millones)
  7. PANCHO, EL PERRO MILLONARIO (2.5 millones)
  8. PERDONA SI TE LLAMO AMOR (2.1 millones)
  9. CARMINA Y AMÉN (2 millones)
  10. TRES BODAS DE MÁS* (1.9 millones)
  11. FUTBOLÍN* (1.6 millones)
  12. KAMIKAZE (1.4 millones)
  13. VIVIR ES FÁCIL CON LOS OJOS CERRADOS* (1.4 millones)
  14. ESCOBAR: PARAISO PERDIDO (1.2 millones)
  15. REC 4 (1.1 millones)
  16. LA VIDA INESPERADA (1 millón)

*Películas estrenada en 2013

 

Y hasta aquí las celebraciones, porque hay que ser extremadamente prudentes cuando hablamos de cine español. Del resto de producciones estrenadas este año, sólo MINDSCAPE e ISMAEL (también estrenada en 2013) superan el medio millón de euros en taquilla (ambas se mueven en los 800.000 euros recaudados) y casi 50 títulos se quedan por debajo de los 100.000 euros, muchos de ellos con unas taquillas prácticamente nulas, que rayan lo preocupante. Así, podemos encontrar títulos tan interesantes como 321 DÍAS EN MICHIGAN, DIOSES Y PERROS o  A ESCONDIDAS que han pasado literalmente inadvertidos por el gran público. Además, si este año no se hubiese estrenado OCHO APELLIDOS VASCOS, tendríamos que restar sus 56 millones recaudados a los 123 totales (el segundo año de mayor taquilla es 2012 con 120, que vivió el bombazo de LO IMPOSIBLE y LAS AVENTURAS DE TADEO JONES, ambas generando 40.5 y 18 millones, respectavamente), lo que arrojaría una cifra total de 67 millones, aún menos que 2013, un año para el que muchos el cine español tocó fondo.

 

taquilla españa
Fuente: Elmundo.com

 

Por tanto, es menester celebrar y felicitar, alabar y reconocer; pero no perdamos el norte porque un escenario sin OCHO APELLIDOS VASCOS sería realmente desolador. También es muy improbable que se repita en los próximos años una cuota del 25% o que 20 millones de espectadores acudan a las salas para visionar cine español. Y con esto no queremos ser pesimistas, nada más lejos, porque en estos últimos años estamos asistiendo al despertar de una nueva generación de directores que tienen las cosas muy claras (pudimos juntar a 11 de ellos en nuestro Especial segundo aniversario) , que firman películas realmente sorprendentes con una economía de recursos nunca antes vista en nuestra industria y que de talento van sobrados. En ellos está el futuro de nuestro cine y la ansiada reconciliación definitiva con ese sector del público que poco a poco comienza a creer en las historias que nuestro cine les brinda. En sus historias. Y si a todo esto le sumamos la insólita falta de valentía que campa en Hollywood gracias en gran medida a que los grandes estudios están en manos de economistas y abogados, más preocupados por la rentabilidad que por sorprender, el panorama pinta muy, pero que muy bien, en los próximos años. La ocasión es inmejorable.

Brindamos por tanto por un 2015 en el que nuestro siga alumbrando historias que conecten con el público. Brindamos por tanto por la calidad, la creatividad y la promoción.

 

Allfonso Caro  

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.