Compartir

 

321 días

 

Cuando hablamos de películas carcelarias en el cine español nos vienen a la cabeza títulos como CELDA 211, AZUL OSCURO CASI NEGRO o EL PATIO DE MI CÁRCEL, largometrajes que dejaron huella en los últimos años del cine patrio. De la misma manera que puede hacerlo 321 DÍAS EN MÍCHIGAN, de ENRIQUE GARCÍA, una cinta que se hizo con el Premio del Público en el pasado Festival de Málaga y que llega a las salas el próximo 31 de octubre.

Antonio, un ejecutivo de éxito al que han condenado por delitos financieros, se enfrenta a dos años de cárcel pero no está dispuesto a que nadie se entere. Hacer creer a todo el mundo que le han concedido una excedencia para estudiar un máster en Estados Unidos es la mejor solución. Por ello, traza un plan a la perfección con la ayuda de su abogado, su novia y algunos contactos bien pagados. Sin embargo, para salir a tiempo de reincorporarse al trabajo, tendrá que lograr que le reduzcan la pena mostrando un comportamiento ejemplar. Un propósito que se complica cuando su novia le deja en la estacada. Tendrá que lograr por sí mismo mantener a salvo la mentira y para ello comenzará a hacer lo que mejor sabe: aprovecharse de quienes le rodean.

Entre bromas, tragos clandestinos, algún vis a vis y piques amorosos van pasando los días. Una vida cotidiana en prisión que ENRIQUE GARCÍA ha sabido retratar a la perfección. Y es que el realizador e ilustrador sabe bien de lo que habla. Desde hace años, GARCÍA colabora con el Centro Penitenciario de Alhaurín de la Torre, donde no solo ha impartido talleres de cine.  Entre sus rejas grabó el documental LIBERTAD A TRAVÉS DEL ARTE y el cortometraje TR3S RAZONES, que cuenta con los mismos protagonistas que 321 DÍAS EN MÍCHIGAN. CHICO GARCÍA, VIRGINIA DE MORATA, HÉCTOR MEDINA y VIRGINIA MUÑOZ vuelven a meterse en la piel de los mismos personajes con unas actuaciones soberbias que podrían dar que hablar en los próximos Premios Goya. Y es que la construcción de los personajes es precisamente el punto fuerte del filme, que a diferencia de otras películas carcelarias, refleja la realidad del día a día en prisión, donde los grandes acontecimientos y altercados son excepcionales, a diferencia de lo que ficción usualmente ha tratado de enseñarnos. Un retrato humano rodado con escaso presupuesto en el interior de una antigua prisión malagueña, una demostración de que no importa más el dinero o la grandeza de un equipo productivo detrás que una buena idea.

 

321diasmichigan

 

El guion, firmado por el mismo ENRIQUE GARCÍA y por ISABEL SÁNCHEZ, no cuenta con grandes giros y sorpresas. Sin embargo, la trama se desarrolla de forma interesante y las relaciones entre los reclusos hacen que el espectador no pierda el interés. Además de la construcción de los personajes, también cobran importancia los lazos que se crean entre ellos. Amistades interesadas, enemistades o relaciones amorosas que hacen que el público sienta empatía por la mayoría de protagonistas, que a pesar de sus momentos de desobediencia y mal comportamiento, muestran humanidad y corazón en muchos de sus actos. El elenco deja algunas interpretaciones de lujo, destacando las de HÉCTOR MEDINA y SALVA REINA, también recompensados en el Festival de Málaga con la Biznaga de Plata al mejor actor ex aequo. Llama la atención la participación como actor que hace el cantante JAVIER OJEDA, de Danza Invisible, responsable a su vez de una banda sonora en la que también participan PASIÓN VEGA, EL CANCA, TONI ZENET, GENARA CORTÉS Y CELIA FLORES. También en papeles secundarios encontramos caras conocidas como la de CUCA ESCRIBANO y JOAQUÍN NÚÑEZ.

Una ópera prima muy recomendable es 321 DÍAS EN MÍCHIGAN, con la que ENRIQUE GARCÍA demuestra que conoce a la perfección la vida cotidiana dentro de prisión y que esperamos que no pase desapercibida en una cartelera que en los últimos meses está dando esperanza al futuro del cine español.

 

 

LO MEJOR: 

  • Los lazos que se crean entre los reclusos y la construcción de los personajes protagonistas.
  • Que no cuenta la típica historia de cárcel de buenos y malos.

LO PEOR:

  • Una trama en la que parece no pasar nada y puede sacar de la cinta al espectador.
  • Aunque no sea la mítica película de cárcel, no da la sensación de estar viendo algo original.

 

Ángela Ruíz

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.