Compartir

Violet Evergaden 14 (episodio especial) principal - el palomitron

Apenas hace medio año nos decía hasta pronto una de las franquicias más queridas este 2018. Hablamos de Violet Evergarden, una obra que no solo destiló amor por los cuatro costados sino que nos abrazó con una animación exquisita y con una historia que logró envolver más de un corazón. Una historia cuya evolución fue lenta pero necesaria. Una historia de enseñanza. Una historia para aprender qué son los sentimientos, qué es querer.

El estudio de animación nada más acabar la producción del anime original informó que estaba preparando una serie de episodios especiales que se incluirían en el material de venta del anime. Un material que por el momento no ha llegado a nuestro territorio pero que en Japón ya está totalmente disponible. Y así, gracias a la salida de este producto podemos disfrutar de casi 35 minutos más de Violet Evergarden. Minutos que se sitúan entre el episodio 4 y 5 del anime original y que nos regalan de nuevo un momento mágico en pantalla.

Luces, cámara, acción [Luces]

Como si de una auténtica obra de teatro se tratase, empieza uno de los últimos titubeos de la franquicia. De nuevo nos encontramos con Violet, de nuevo nos encontramos con Kyoto Animation. No solo nos abrazan de nuevo, sino que nos presentan un nuevo escenario. Una nueva historia.

Nos situamos tras el episodio 4 de la historia original, un momento en el que nuestra protagonista todavía está aprendiendo. Todavía sigue perfilando esas palabras. Todavía sigue recibiendo lecciones para aprender qué es querer, qué significa “te amo”.

Violet Evergaden 14 (episodio especial) Conversación 2 - el palomitron (2)

Gracias al encargo de una cantante de ópera se inicia una nueva aventura. La más complicada hasta el momento. Violet ya no tendrá que escribir una carta, tendrá que escribir una carta que sirva de letra para una canción. Una melodía que deberá embelesar a los hombres y a las mujeres, una melodía que tendrá que llegar a todos los corazones. Estremecerlos. Sin duda, el pedido más difícil que ha recibido hasta el momento y ante el cual Violet se ve totalmente perdida.

Luces, cámara, acción [Cámara]

Al igual que ocurría en los primeros compases de la obra ella sigue sin saber bien cómo expresar los sentimientos a través de las palabras. No conoce muchos de ellos y por ende no logra transmitir lo que el corazón puede llegar a albergar. De nuevo se siente incapaz de realizar este trabajo, pero esa incapacidad se convierte en un reto. Una prueba más en el camino del amor. Una prueba que decide pasar con la ayuda de diversas personas. Empezando por la propia cantante de ópera y acabando por sus propios compañeros. Todos y cada uno de ellos le tienden la mano, todos y cada uno de ellos le ofrecen una nueva clave.

Parece que Violet ya tiene todos los ingredientes, unos que va consiguiendo a lo largo de todo el episodio. Pero como la vida misma, no siempre se obtiene la combinación exacta de ellos. No logra convencer a su cliente, no logra escribir exactamente lo que le piden. Las palabras no son las adecuadas, aunque el mensaje parece que está entendido. Pero entender algo no es sinónimo de sentirlo. Y es ahí, justamente en ese matiz, donde realmente reside la magia de esta letra de música. Letra que será la protagonista principal de la próxima obra de la cantante de ópera.

Pero si algo caracteriza a la obra es al persistencia. Violet sabe que está a punto de conseguir la “carta” definitiva, pero necesita algo más. Necesita esa experiencia que le piden pero que hasta el momento no ha tenido el placer de sentirla. Necesita saber qué es amar. Y esa necesidad se traslada en palabras, unas que comparte con su clienta y que a través de una serie de preguntas y respuestas obtiene la clave definitiva para lograr terminar esa carta tan especial que a tantos corazones debe llegar.

C: ¿Estabas en el ejército?

V: Sí.

C: Tú lograste regresar ¿verdad?

V: Sí.

C: Tú también tienes a alguien importante ¿verdad?

V: Sí. 

C: Lo más importante es reunirte con esa persona. Esa persona se alegró cuando regresaste, ¿verdad?

V: No lo sé. Él era mi superior. Y durante la última batalla, desapareció. No sé dónde está ni qué está haciendo. No me lo han dicho. 

C: Lo siento.

Violet Evergaden 14 (episodio especial) Violet escribiendo la letra - el palomitron

Violet logra saber qué quiere plasmar su clienta, qué quiere mostrar al público. Sigue sin conocer realmente qué es amar, pero empieza a observar que posiblemente esos sentimientos que debe transcribir sean los mismos —o muy parecidos— a los que siente ella. Unos sentimientos empapados por la guerra, por el amor sin retorno. Unos sentimientos que todavía no han sido correspondidos, o mejor dicho, equilibrados por el sino caprichoso de la propia vida.

Luces, cámara, acción [Acción]

Y justamente tras ese diálogo, protagonizado por las palabras y orquestado bajo una melodía exquisita, son las palabras de nuevo quienes protagonizan el siguiente plano. El siguiente momento. Violet sentada a la luz de la luna, Violet logrando vencer al silencio, Violet entintando el papel con la letra final.

Todo está listo, tan sólo queda el visto definitivo. Violet se reúne por última vez con su clienta, y con el compositor musical que hará sonar la ópera una vez más. Ante todo pronóstico, parece haber acertado; una vez más. No obtiene un “sí” como respuesta, sino que las lágrimas de la cantante —y la mirada del compositor— hablan por sí mismas. Lágrimas que envuelven un logro, un sentimiento. Lágrimas que confirman que las palabras de Violet han sido las adecuadas.

El trabajo ha finalizado. La función está lista para ser ejecutada. Luces… cámara… ACCIÓN. Como si de una última bala se tratase Kyoto Animation vuelve a poner toda la carne en el asador. Nos vuelve a mostrar una calidad de animación sublime. Deja un testigo perfecto de aquello que hizo hace unos meses; demuestra que sabe mantener el nivel, demuestra que aquello que mostró no era un simple espejismo, era realidad. Una realidad que volvemos a tener ante nosotros. Nos hace disfrutar una vez más y nos arropa bajo su cálido dibujo.

El telón indica que ha acabado la representación, los aplausos copan el teatro, Violet se emociona. El público se emociona. Todo parece indicar que llega el final, pero la obra siempre se guarda algo más. En esta ocasión una posibilidad al amor, una posibilidad que asegura que Violet algún día entenderá esas dos palabras: “Te amo”.

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

Compartir
Publicista aficionada de las películas, las series y el manganime. No tengo un género preferido, pero todo lo gore me apasiona. Me encanta viajar, y si algún día consigo ir a Japón sin duda para el trayecto tendré preparada toda la obra de Sui Ishida.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.