El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Crítica-perdiendo-el-este-destacada-El-Palomitrón
CINE CRÍTICAS NUESTRO CINE REDACTORES

PERDIENDO EL ESTE

Perdiendo el Este - El Palomitrón  LOS ANTECEDENTES

Nacho García Velilla estrenó en 2015 Perdiendo el norte, que supuso un éxito total en taquilla (recaudó más de 10 millones de euros) para una comedia que se fundamentaba a base de los tópicos y la confrontación entre dos países tan distintos como Alemania y España. Consistía en volver al chiste al que ya se recurrió en el Vente a Alemania, Pepe de 1971 pero llevándolo a la nueva era digital, el experimento más o menos funcionó y ahora el director Pepe Caballero, que se estrena en el largometraje, es el encargado de dirigir a algunos de los mismos personajes en otro ambiente, es decir, vuelve con una secuela: Perdiendo el este.

LA PELÍCULA

Bajo el contexto de que China se ha convertido en la primera potencia económica mundial, la película muestra a su protagonista, Braulio (interpretado por Julián López), en esta ciudad enfrentándose a un nuevo idioma, nuevas culturas o a distintas formas de alimentación. Sobre esta premisa circula todo el fundamento de Perdiendo el este: intentar hacer humor desde el choque cultural, alimentario y de idioma, es decir, humor desde el tópico, como ya ocurría en Perdiendo el norte. La película recurre a dos de los personajes protagonistas que ya aparecían en la primera entrega, Miki Esparbé y Julián López (no aparecen ni Yon González ni Blanca Suárez), para mostrarnos el lugar que ocupan unos años después y cómo se encuentran económica y vitalmente.

Volvemos a la misma idea que circulaba por la primera entrega de esta ¿posible? saga: demostrar que en el extranjero no es todo tan bonito, pero en vez de tomárselo por el lado dramático y más realista (como haría Elena Trapé en Las distancias, el año pasado) aquí lo que importa es conseguir la carcajada del espectador dejando, en un segundo plano, si lo que se cuenta durante el largomentraje tiene la más mínima consistencia. Ese es uno de los principales problemas de la cinta: el empeño constante, hasta en la selección musical, en generar escenas y gags que provoquen la carcajada del espectador pero, lejos de eso, lo único que provocan son ligeras sonrisas que tampoco abundan en demasía. En general, se queda un producto que más parece el episodio piloto de una serie televisiva que un producto propio para la gran pantalla.

¿Qué es lo bueno de la película? Sin duda alguna, el reparto. Son los actores los que consiguen salvar a la película en todo momento. Ya se demostró en la primera entrega que Julián López y Miki Esparbé hacen un buen dúo cómico, y aquí se demuestra una vez más. Hay escenas, sobre todo del final de la película, que pueden ser memorables, pero en un conjunto el filme se queda bastante regular.

Perdiendo el Este - El Palomitrón

ELLOS Y ELLAS

Julián López nos tiene acostumbrados a papeles donde hace de chico retraído, torpe, al que las cosas no le salen bien y aquí vuelve a interpretar ese rol, pero lo bueno es que sabe moverse a la perfección en ese género de la comedia y por eso se lo perdonamos. Miki Esparbé ya demostró en Perdiendo el norte que como actor cómico tenía una particularidad que llama la atención, su personaje no tiene solidez ninguna pero el lo borda como el típico bocazas de turno.

Entre los demás actores de reparto, como Edu Soto, Silvia Alonso, Leo Harlem, Younes Bachir o Chacha Huang, podríamos decir que Malena Alterio destaca sobre todos los mencionados anteriormente pero mención aparte se merece una Carmen Machi que está como siempre sensacional, con o sin Javier Cámara (que hace un cameo muy pequeño pero totalmente necesario).

LA SORPRESA

Que contando con un casting bastante solvente no hayan sabido exprimir más una historia que, a priori, podría haber dado mucho más de sí.

Perdiendo el Este - El Palomitrón

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

La escena final de la que no podemos contar mucho porque sería un spoiler, pero sí se puede apuntar que terminan todos felices y que tiene una aparición estelar Javier Cámara y Carmen Machi se come la pantalla totalmente.

TE GUSTARÁ SI…

Te gustó Perdiendo el Norte.

LO MEJOR

  • Julián López y Miki Esparbé, en líneas generales
  • Que la película ascienda en la parte final y se salve de un estrepitoso fracaso

LO PEOR

  • La escasez de un argumento sólido que haga que la película sea creíble o, por lo menos, que interese.
  • Las mechas de Miki Esparbé.

Javier Valera

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.