Compartir

LOS ANTECEDENTES

Elena Trapé presentó su ópera prima, Blog, en San Sebastián, donde recibió grandes críticas. Ocho años después nos presenta su nueva película, Las distancias, cinta que arrasó en la última edición del Festival de Málaga, donde consiguió los premios de Mejor película, Mejor dirección y Mejor actriz.

LA PELÍCULA

Podemos definir Las distancias como un retrato generacional. Nos cuenta la historia de un grupo de amigos treintañeros que no se ven mucho y deciden reunirse para ir a celebrar el cumpleaños de uno de ellos, que vive en Berlín. Durante el fin de semana, su amistad se verá puesta en duda y descubrirán que las cosas cambian con el tiempo.

Elena Trapé sabe perfectamente que nos encontramos con una película donde lo importante son los personajes. Por eso, coloca la cámara siempre en ellos y resalta los detalles más emocionales de estos. Nos hace ser unos invitados más de ese reencuentro y nos encontramos absortos ante la confusión y las revelaciones que viven los protagonistas.

La película transcurre durante tres días, y no necesitamos más para conocer a los personajes. Sus personalidades están marcadas perfectamente por el guion, consiguiendo un trabajo muy difícil: el de conectar con ellos sin saber ningún tipo de información anterior, solo con lo que vemos durante ese finde y con las conversaciones entre ellos, un acierto enorme por parte de los guionistas.

A pesar de que lo que cuenta es amargo y duro, hay momentos de pura emoción e incluso de humor que están muy bien encajados en la historia y restan cierta pesadez a la trama, proporcionando un respiro al espectador.

ELLOS Y ELLAS

A pesar de que nos encontramos con una pieza grupal donde cada uno de los actores tiene momentos para lucirse, es Alexandra Jiménez quien aprovecha más el material y crea el personaje más humano de todos. La actriz dota de fuerza y dignidad a un personaje que podría resultar uno más del grupo, y gracias a su gran comicidad y sus ojos expresivos convierte a Olivia en el personaje más querido por la audiencia.

Miki Esparbé aprovecha muy bien el poco tiempo que aparece en la película para interpretar al personaje más dramático de su carrera y cumple la tarea a la perfección al mostrar de una forma tan natural la crisis existencial de Comas.

En el reparto destacan también Isak Férriz y Bruno Sevilla. También nos encontramos con María Ribera, que está correcta como Anna, pero tiene el personaje menos desarrollado de la película y menos material.

LA SORPRESA

Alexandra Jiménez es muy conocida y aplaudida en el cine por su vis cómica y ha sorprendido a todo el mundo con que la mejor interpretación de su carrera fuese en un rol tan dramático como en Las distancias. La actriz también brilla en este registro.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

La secuencia final. Para no destripar la película a los lectores, solo se puede decir que el vacío que deja la película después de ese amargo y realista final es una de las mejores secuencias del año. Unos mensajes en el contestador nunca han sido tan devastadores.

TE GUSTARÁ SI…

Si te gustan los dramas intimistas de personajes o formas parte de la generación de los treintañeros perdidos.

LO MEJOR

  • La dirección de Elena Trapé.
  • Su toque intimista y teatral.
  • Alexandra Jiménez.
  • El final.

LO PEOR

  • La relación de Guille y Anna está poco desarrollada.
  • Puede aparentar ser una película más de reencuentros de amigos, cuando es mucho más profunda e intelectual.

Sergio Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.