Compartir

2018 - No te preocupes, no llegará lejos a pie – el palomitron

LOS ANTECEDENTES

Desde que en 2015 estrenó El bosque de los sueños, llevábamos tres años sin ver un largometraje del estadounidense. Gus Van Sant, conocido por obras como Elephant (2003) o El indomable Will Hunting (1997), vuelve a la gran pantalla con la adaptación de la historia de John Callahan, un joven alcohólico que quedó tetrapléjico a los 21 años y cuya carrera despegó como dibujante mientras devolvía la sobriedad a su vida. El director retoma la estética y tratamiento de la temporalidad característicos de su cine para traernos una historia que, a pesar de tardar en arrancar, brinda una narración sobre las segundas oportunidades donde drama y comedia van de la mano.

LA PELÍCULA

Tras el accidente de Callahan, interpretado por Joaquin Phoenix (En realidad, nunca estuviste aquí), la adicción al alcohol que sufre continúa atormentándole hasta que, como caído del cielo, conoce un grupo de ayuda encabezado por Donnie (Jonah Hill) en el que, a través de una serie de pasos, los integrantes consiguen dejar atrás su adicción. A su vez, John encontrará el amor en una azafata de vuelo llamada Annu (Rooney Mara), explorando la sexualidad desde una nueva perspectiva y sumando a esta historia de superación una carga romántica que se torna importante pero no invasiva.

El largometraje explora la culpa, la adicción, la depresión y la amistad, elementos a los que el cine de Van Sant nos tiene acostumbrados; todo ello a través de una fotografía que retrata el estado de Oregón con una crudeza y delicadeza, actuando en simbiosis, única en el director. Un canto a la vida donde la melancolía también juega un papel determinante a la hora de entender a los personajes y empatizar con ellos.

no te preocupes no llegará lejos a pie joaquien phoenix jonah hill – el palomitron

ELLOS Y ELLAS

El indiscutible protagonista es un Joaquin Phoenix, que se come la pantalla en cada plano. Una actuación con una carga emocional muy bien ejecutada por el puertorriqueño, que permite al espectador ver a través de los ojos de una persona con la que, en ocasiones normales, la conexión sería más bien nula. Otra de las virtudes de su actuación es la distancia que deja de la lástima y la estigmatización de una persona discapacitada, mostrando el lado humano que realmente debería verse en cualquier persona, independientemente de su condición.

Junto a Phoenix, el personaje que más ha sorprendido en la cinta es el encarnado por Jonah Hill (El lobo de Wall Street), un hombre que sufrió alcoholismo, consiguió salir de su adicción y ahora, convertido en “patrocinador”, ayuda a personas que están pasando lo mismo que pasó él. Hill nos brinda una actuación soberbia donde la madurez interpretativa (que lleva mostrando muchos años ya) lejos queda de aquellos papeles en los que solo querían encasillarle en la comedia fácil. La templanza y un buen corazón caracterizan a Donnie, su personaje, convirtiéndose en uno de los pilares principales del largo.

El reparto lo completan Rooney Mara como Annu, la azafata de vuelo con la que entabla una relación sentimental; Tony Greenhand como Tim, el amigo y ahora asistente de Callahan; y Jack Black (Jumanji: Bienvenidos a la jungla) como Dexter, el causante del accidente que dejó a John tetrapléjico.

LA SORPRESA

Sin duda, la actuación de Jonah Hill. Mientras que hace unos años estábamos acostumbrados a verle en comedias como Lío embarazoso o Supersalidos, desde 2012 con Moneyball veíamos a un verdadero talento enterrado entre risas baratas. En este papel, Hill camina dos metros sobre los demás, con una naturalidad y desparpajo que otorgan a su personaje no solo una base sobre la que crecer dentro del filme, sino un punto más en su evolución como actor.

no te preocupes no llegará lejos a pie joaquin phoenix – el palomitron

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Son muchos los puntazos que nos deja la película, pero sin duda uno de los más cómicos y absurdos es aquel en el que John conduce su silla de ruedas de forma temeraria por la ciudad.

TE GUSTARÁ SI…

Disfrutas del cine de Gus Van Sant, de las historias donde la temporalidad se explora de forma no lineal y de un humor que roza el negro sin llegar a ser ofensivo (del todo).

LO MEJOR

  • Las actuaciones de todo el casting, en especial de Joaquin Phoenix.
  • La animación de las viñetas originales del John Callahan.
  • La buena ejecución de un tratamiento de la temporalidad complejo.

LO PEOR

  • El principio del filme puede resultar confuso.

Cristina Domínguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.