Compartir

Todos cometemos estupideces. Esa podría ser una perfecta transcripción del título que abre el primer capítulo de Domestic na Kanojo, Will You Do It With Me, Here?. Porque todos cometemos estupideces. Hemos sido, quizás seamos, jóvenes. Hemos actuado sin pensar, sin considerar los riesgos, menos aún las consideraciones y consecuencias que conllevan nuestros actos.

Y es que nuestra propia consciencia es propensa a la libertad. A la exploración. Nos gusta experimentar. Descubrir. Pero también nos gusta el riesgo. No pretendo generalizar, por supuesto, pero hablo de forma más concreta: de esa sensación genética de arriesgar, de rozar el peligro. Y es que, una última vez, todos hemos cometido estupideces. Esa es precisamente la premisa de Domestic na Kanojo. Una muestra tan real como incorrecta de cómo el ser humanos nos hace frágiles; repletos de dudas, inseguridades y condiciones emocionales que nos llevan a, simplemente, ser humanos.

De errores vivimos

Que una de las primeras escenas que nos muestra Domestic na Kanojo sea la imagen de un preservativo usado reinando sobre una montaña de basura en una papelera dice mucho de cómo se va a desarrollar la obra. Su contexto es la más pura confirmación de la misma. La expresión más fría del sentimiento más cálido que somos, quizás, capaces de sentir.

El sexo sin compromiso, el placer frío y sin nombre que se convierte en refugio momentáneo para luego desaparecer sin dejar rastro alguno. El hecho de que Natsuo, el adolescente protagonista de la misma, acuda a este tipo de prácticas no es porque busque el amparo del placer en el anonimato romántico, sino por el simple hecho de experimentar. De hacer una tontería. Su cara lo demuestra al separarse de Rui, la otra parte del dúo, cuando ella le aclara, cortante, que no hay ni habrá ninguna clase de relación entre ellos jamás. Solo el frío abrazo entre dos desconocidos en busca de un elemento que se antoja desconocido para ellos.

Una práctica más que común que se identifica las muchas de las veces con este periodo juvenil. Fruto de la presión social, del desconocimiento o del simple hecho de querer descubrir algo que se considera tabú en la mayoría de las convenciones sociales. Una obertura que nos deja dos cosas claras. La primera es que Natsuo se traiciona a sí mismo al abandonar el sueño de entregarse a la persona a la que ama -algo que se intuye imposible- mientras que la segunda es que, simplemente, es imbécil.

El peso de la juventud

Domestic na Kanojo juega sobre la cuerda floja. Un planteamiento que guarda ciertas similitudes con la presentación de Rascal Does not Dream of Bunny Girl Senpai durante la temporada anterior en ese concepto abstracto sobre qué y cómo es la adolescencia y los problemas invisibles —quizás no tanto— que arrastra esta etapa de nuestras vidas. Y es que el ideario de Dome x Kano resulta, cuanto menos, intrigante. Insisto en ese juego de dudosa estabilidad porque la obra parece querer moverse entre el humor, la representación social bajo el concepto de la irresponsabilidad moral más romántica y un desarrollo de personajes que liderará el futuro de la obra de marras.

El hecho de que el amor “secreto” de Natsuo sea Hina, su profesora, no es realmente algo ajeno. No solo no lo resulta dentro del medio sino que además es algo que se encuentra realmente extendido en un plano real. Hablamos de un sentimiento, en esencia, tierno. De uno de esos primeros amores que se forjan en el desconocimiento, en la fantasía de una persona que se antoja protectora. De hecho resulta un gran contraste en contra de Rui y como su exposición, mucho más fría, parece irrumpir contra las ideas del protagonista.

Sin embargo, el giro principal de la obra se siente tan antinatural que, incluso apuntando a ese punto de humor que nunca pretende negarse, rompe en cierta forma las pautas. El padre de Natsuo se casa con la que resulta ser la madre de Hina y Rui, causando así la aparición del ya esperado triángulo amoroso que, sin embargo, aparece de la forma más forzada posible y sin una base sólida. Con todo, es innegable que pese a la falta de tacto a la hora de trabajar con un giro argumental de ese calibre, el reducir la confusión emocional y romántica a un espacio tan pequeño como el que resulta una casa compartida se convierte en un detonante de tensión capaz de liderar su narrativa.

Dualidad emocional por bandera

Y es que este es el punto sobre el que gira todo el potencial de Dome x Kano. Al final Natsuo no es más que un avatar generico pensado para causar un apelativo fácil para con el espectador. Tiene un punto cercano a Kyon y como se ve arrastrado por los desidios de Haruhi o incluso a Sakuta en la ya citada Rascal Does not Dream of Bunny Girl Senpai. La verdadera fuerza de la obra, al menos por el momento, recae en cómo son Hina y Rui, no solo en cómo se relacionan con el protagonista (rompiendo así la clásica escena Harem) sino en cómo lo hacen entre ellas, pero también consigo mismas.

Hina resulta ser una adulta en términos estrictamente referidos a su edad. De carácter volátil. Pero también abierta y cariñosa, rozando en esa idea de personaje protector que idealiza el chico en su amor secreto por ella. Sin embargo Rui siempre se muestra apática, mucho más fría y calculadora. Algo que la obra remarcaba en esas primeras escenas, antes de descubrir la consanguinidad de ambas, tras mostrar los puntos fuertes de cada una y destacando unos personajes bien construidos.

La tensión, no obstante, no duda en extenderse a todo su plantel pero, una vez más, no se cierra en ciernes sobre lo ya establecido, sino que va más allá. Las relaciones interpersonales, por supuesto, se convierten en la bandera de su desarrollo, demostrando que nadie es lo que parece ser. Hina compensa su atractivo emocional con una irresponsabilidad que sirve, en parte, como crítica a su imagen como profesora, mientras que Rui demuestra ser mucho más sociable de lo que la visión de la obra propone en todo momento. Un juego de actores y actrices en el que reside todo el imaginario de la obra y que, como no podría ser de otra manera, se retuerce para mostrarnos cómo, al final, siempre tomamos las peores ideas.

La misma tensión toma forma cuando Natsuo intenta besar a su nueva hermanastra mayor mientras ella se encuentra inconsciente tras haber bebido. Un acto que se entiende como un reflejo emocional y tierno de lo que el chico siente por ella pero que no deja ser estrictamente ilegal, por no incluir leyes morales en el juego. Y aunque su actuación no llegue a cumplirse, se entiende que si Rui no hubiese entrado en juego el chico podría haber acabado rozando sus labios. Pero su trama decide enredarse más en sí misma, llevando a la chica a un declive emocional causado por una tercera persona y que pone a Natsuo como objetivo de un apoyo moral que se intuye lógico pero que, por supuesto, sufre a costa de sus propios sentimientos. Algo que se sobrelleva con la puesta en escena doméstica y la convivencia entre los tres personajes, girando cada uno sobre sus propias reglas y aprendiendo a respetar las ajenas.

Sin embargo, el verdadero detonante hace presencia en la misma cuando él acaba besándola de forma descarada tras haber sido rechazado por ella, afirmando ser demasiado niño como para interceder en sus asuntos románticos. Pero cuando Hina lo abofetea por el propio descaro lo toma por el cuello de la camiseta y lo besa, todo para exponerle emocionalmente y romper con esa tensión sexual que ella misma genera en la escena más controvertida de la obra (tras haberlo tendido en la cama) utilizando la daga más fría que podía hundir en los sentimientos de Natsuo, haciendo hincapié en la idea del amor imposible y su posición sobre sí mismo con una persona mínimamente madura y capacitada.

«Sigues teniendo los ojos de un niño»

Con todo, el punto fuerte de Domestic na Kanojo es como los sentimientos de culpa acosan a cada uno de sus integrantes en todo momento. Sasuga parece querer hablar de cómo, al margen de cuestiones incluso legales y morales (siempre dentro de un contexto leve y aplicado a las relaciones románticas) la intensidad emocional de lo que sentimos nos lleva a actuar sin temer a las repercusiones, permitiendo que luego la culpa y el arrepentimiento nos devoren por dentro.

La imagen que proyecta Dome x Kano es una de las más puras a niveles emocionales. El retrato de una fría visión del amor. De los muros que nos separan y de cómo nosotros, obsesionados por la búsqueda de esa calidez, buscamos formas de sortearlos para evitar un frío que se siente como algo congénito. Y es precisamente la idea de que todo salga mal, la que hace que la obra se intuye como una de las grandes propuestas de esta temporada. Sin realizar promesas, el frío tacto del amor y la presencia del arrepentimiento presentan una entrega un punto más madura, quizás también menos comprometida, de lo que parecía en un primer instante.

Banner inferior temporada anime invierno 2019 - El Palomitrón

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

4 Comentarios

  1. He estado leyendo la manga y realmente es mucho más complejo de lo que se explica en la crítica. Las inseguridades, la falta de coraje y muchas veces falta de personalidad de Natsuo es lo que hace que la trama se enrede de una forma casi inimaginable. Las decisiones que se toman muchas veces hacen cambiar sentimientos. La dependencia y la depresión de los personajes a veces es exagerada pero están muy bien descritas. Estoy enamorado de la historia y pienso que Rui es las más madura de los tres personajes principales y aunque veo a Natsuo como un personaje frágil, me encantaría que la pareja final fueran Rui y Natsuo, sin menospreciar a Hina. Espero, por el bien del final de la historia, que la autora no este pensando en terminar emparejando a Rui con Kajita porque el final sería muy malo.

    • Antes de nada, gracias por tomarte el tiempo de leer la crítica y comentarla. No puedo responder a lo que dices porque, como verás, la crítica se basa en los tres primeros episodios del anime por lo que realmente (pienso) no hay mucho más que comentar. Con todo, me parecen unas anotaciones muy interesantes. Espero que puedas volver a compartir tus ideas cuando sigamos hablando de la obra.

      • Edito tu comentario para eliminar los spoilers. Entiendo que no van con mala intención y te agradezco mucho tu participación pero, porfavor, limitalo a lo que se habla en la crítica porque el anime está muchos volúmenes por detrás de lo que comentabas. Con todo, de nuevo, gracias por participar y bienvenido siempre que quieras hacerlo sobre temas que no contengan spoilers.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.