El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Crítica de la cuarta temporada de Haikyuu!! (1º Parte) Hinata destacada - El Palomitrón
ANIME / MANGA CRÍTICAS REDACTORES

HAIKYUU!! S4: REFORZANDO LAS ALAS DEL KARASUNO

Enfrentarse a la obra de Furudate siempre es complicado. No tanto por introducirse de lleno en su universo sino por la carga emocional que conlleva hacerlo. Quien esté leyendo esto sabe perfectamente de lo que hablo. Hace ocho años empezó en la Shonen Jump ese spokon que daría la vuelta al género, esa obra que haría palpitar millones de corazones; en definitiva, un título inconfundible lo mires por donde lo mires. Una obra que tuvo la suerte de contar en 2014, dos años después del comienzo de la misma, con el apoyo y trabajo de Production I.G (Psycho-Pass, Ballroom e Yōkoso). Ese estudio de animación que dotaría de vida a aquello que Furudate creó en primera instancia en papel para ofrecer al mundo uno de los títulos más emocionantes de la década.

Hablamos de 2014 como si nada, pero seis años en la industria de la animación se convierten en una carga que pocos valientes pueden sostener. Production I.G no solo ha sabido lidiar con el peso de la producción, sino que ha ido mejorando año tras año para ofrecernos cada vez un producto mejor. Un título que haría justicia a la obra de Furudate en todos los aspectos y le sumaría distintos componentes que lo convertirían en único. De esta forma, desde 2014 cada año hemos podido disfrutar, prácticamente, de una temporada de Haikyuu!!. Un encuentro que se hacía rogar cada vez que nos tocaba despedirnos de él y que, en esta última iteración, la espera todavía ha sido mayor. Mucho mayor. Cuatro años han pasado desde que vimos al Karasuno y compañía por última vez. Cuatro años compartiendo momentos ya vividos y esperando esa vuelta que tanto se hacía de rogar. Pero fue en verano de 2019 cuando el estudio anunció su vuelta, confirmó un nuevo alzamiento de alas y, además, suscitó algún que otro clamor debido al cambio de dirección. La cuarta temporada de Haikyuu!! es una realidad, ya ha dado sus primeros pasos y, aunque sea todavía pronto para hablar de saltos, las alas de los cuervos negros ya han empezado a despegar para alcanzar, por primera vez, el vuelo más alto del equipo

Crítica de la cuarta temporada de Haikyuu!! (1º Parte) Hinata y Tsukishima - El Palomitrón

Aunque para conseguirlo en esta ocasión la producción no corre a cargo de la pluma de siempre ya que para la cuarta temporada de Haikyuu!! se ha tomado una decisión que, hace unos meses, atemorizó a los seguidores más fieles. Susumu Mitsunaka, director de la adaptación animada de Haikyuu!! durante sus tres primeras temporadas ha sido sustituido en esta ocasión por Masako Satou, un integrante del staff de la obra desde sus inicios pero que hasta ahora tan solo había participado realizando storyboards o incluso ejerciendo de director en algún que otro episodio, al igual que ha hecho anteriormente en Ballroom e Youkoso o Amanchu, entre otras. Es cierto que más allá de Anima Yell, Masako Satou no había estado ante un proyecto como director al uso, pero gracias a su experiencia en la industria y su constante trabajo durante todas las temporadas anteriores de Haikyuu!! el relevo está más que solventado. Tanto que muchos ni se han percatado de este cambio en términos de dirección que, aunque también lleve consigo una reformulación de los diseños de los personajes cuanto menos acertada, porta en sus enseres ese espíritu que respira la producción desde sus primeros anhelos de vida. Un eco que nunca ha dejado de estar presente y que sigue rezumando ese espíritu de amistad, superación y libertad que denota el título desde sus orígenes. 

Los nuevos caminos del Karasuno 

La cuarta temporada de Haikyuu!! va a estar dividida en dos partes, tal y como se confirmó hace unos meses a través de los canales oficiales de la producción. Una partición que no nos hará sufrir en demasía pues será en verano de 2020 cuando volvamos a tenerlos en pantalla. De esta forma, esta primera parte se centrará principalmente en la vuelta del Karasuno. Un retorno de aquel sufrido y latente partido contra el Shiratorizawa del que salieron victoriosos y con una plaza más que merecida en el Torneo Nacional de primavera. El primer vuelo de impacto para el equipo que no hará más que cambiar las tornas de la obra y prepararnos para uno de los arcos más intensos hasta el momento.

Así, estos primeros compases nos dejan ante un Karasuno victorioso, pero también frente a un equipo que debe prepararse, física y mentalmente, para su primer encuentro a nivel nacional. De esta forma, esta parte se puede afrontar como un periodo de entrenamiento en el que todos los personajes deben realizar su propio periplo hasta el Nacional. Un viaje que para muchos consistirá en el entrenamiento diario con su equipo, pero que para otros supondrá nuevas metas que alcanzar antes de la ansiada competición primaveral. Este es el caso de Kageyama y Tsukishima, dos de los mejores jugadores del Karasuno que, antes de llegar el Nacional, son convocados por diferentes organizaciones para realizar una concentración que servirá como entrenamiento pero también como nuevo timón para la propia obra. Pues es aquí, en esta «ruptura» donde Haikyuu!! cambia, donde el título se consolida todavía más y nos presenta ese camino real que supone llevar al Karasuno como dorsal. 

Crítica de la cuarta temporada de Haikyuu!! (1º Parte) galería 3 - El Palomitrón

Por un lado, Kageyama acepta asistir a la concentración realizada por la Selección japonesa sub-19, la selección nipona para los mejores jugadores de Japón menores de 19 años. Por otro, Tsukishima acepta acudir a la concentración para los mejores jugadores de primer año de toda la prefectura de Miyagi, una iniciativa que tiene como objetivo subir el nivel del voley que se practica en la misma. ¿Problema? Aparentemente ninguno. Todo el equipo se toma ambos comunicados con alegría y felicidad por sus compañeros, además de afrontar todo ello como un sentimiento propio de crecimiento y de ver hasta dónde han sido capaces de llegar. Es cierto que todos no pueden ser «los mejores», pero el Karasuno empieza a sonar fuerte; y la prueba de ello son Kageyama y Tsukishima. Dos jugadores que han sabido destacar en la pista y han llamado la atención de la prefectura, pero también de la mismísima Selección de Japón.

Una llamada que, desde el silencio más justiciero, «hiere» interiormente al inocente Hinata. Quien esperaba ser nombrado por su entrenador en dicha reunión pero que no cuenta con el apoyo de ninguna de las dos concentraciones. Un hecho que le hará replantearse su situación en el equipo, su papel como jugador y qué es el realmente para el Karasuno. Es cierto que los primeros sentimientos ante los que se encuentra el pequeño cuervo son desoladores y, para qué endulzarlo, tristes. Pero de nuevo, ese personaje de baja estatura que soñaba con volar alto, hace de tripas corazón y afronta su presente con una nueva visión y un nuevo reto que superar. Puede que su decisión no la acepte todo el mundo, pero Hinata no quiere perder la oportunidad de, al menos intentar, estar junto a Tsukishima en su concentración. Y es aquí, en esta apuesta por el joven Shoyo de estar a la altura de sus compañeros donde la obra prende una nueva mecha y abre un nuevo horizonte para Haikyuu!!. Furudate ha sabido darle a su trabajo el espacio necesario para presentarse y dar a conocer su potencial, pero es ahora, en la deconstrucción del mismo donde demostrará realmente su fuerza y solidez

Un cambio generacional 

Hasta la fecha siempre habíamos asistido a una ceremonia parecida con Haikyuu!!. Una gala en la que el Karasuno se abría paso, jugaba sus primeros partidos y se enfrentaba a una realidad cada vez más atroz a la par que gratificante hasta llegar a clasificarse en el Nacional. Un sueño que parecía imposible en esos primeros compases de vida pero que cada temporada sonaba más y más fuerte. Pero es ahora donde el Nacional marca un punto de inflexión en la obra dotando a la producción de una deconstrucción planificada desde un primer momento. Una nueva hoja de ruta que hará que sus personajes, en esta ocasión incidiendo en Kageyama, Tsukishima e Hinata principalmente, se vean expuestos ante nuevas experiencias, caras desconocidas y movimientos en la pista que hasta la fecha no entraban en sus planes. El Karasuno ahora mismo se encuentra dividido entrenando desde diferentes perspectivas, y al igual que ellos, nosotros como espectadores. Porque como decía, esta parte que ejerce como preparación frente al Nacional también sirve para dotar a la obra de una nueva visión, ampliar su propio universo y, poco a poco, adentrarnos en aquello que vendrá más adelante. Porque aunque a todos nos guste ver a un Karasuno unido, llegará el momento de cambiar, de ver nuevas caras e incluso de ver otro Karasuno, por mucho que duela. 

Tal vez esta preparación que ejecuta a la perfección todo lo creado por Furudate en su obra no encaje en la visión de todos frente a este medio, pero sin ella sería imposible dar el siguiente paso. Porque al igual que sabe tirar abajo aquello que construyó durante tres temporadas, lo dota al mismo tiempo de más poder reforzando esos cimientos creados a través de su ejecución y personajes. Veremos a un nuevo Karasuno, pero también veremos nuevas caras que nos acompañarán en próximas temporadas; sentiremos los nuevos desafíos que se situarán ante Kageyama y Tsukishima en sus respectivas concentraciones; pero ante todo, sentiremos junto a Hinata ese plano más sacrificado y realista de aquel jugador que no siempre brilla ante todos los ojos. De ese deportista que, aunque sea como «recogepelotas», tendrá la fuerza suficiente para seguir adelante, crecer y, de un momento a otro, dar ese salto definitivo que le concederá esas alas tan deseadas.

Porque como siempre ocurre, Haikyuu!! cuenta con tiempo para todo, pero es esta ocasión donde veremos un plano más distorsionado del que estábamos acostumbrados para observar los puntos flacos de los personajes e ir viendo, poco a poco, los siguientes pilares de la obra. Unos que se desprenderán del esquema tradicional para mostrarnos el propio camino del Karasuno, pero también el de otros equipos y personajes. Y para hacerlo, para realizar este viaje emotivo y sacrificado a partes iguales, volvemos a contar con Production I.G para su ejecución, con la batuta sonora de Hiromi Kikuta y con esas primeras notas de BURNOUT SYNDROMES que no hacen más que recordarnos, cada vez que iniciamos un nuevo episodio, el verdadero significado de la obra: «Ya que no tenemos alas, debemos buscar otra forma de volar.» 

Banner inferior temporada anime invierno 2020 - El Palomitrón

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos a través de este banner y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner KoFi 2020 - El Palomitrón

2 COMENTARIOS

  1. Llega a doler ver que en las jodidas nacionales, han cambiado al director. Me vi los capítulos de una sola vez y es terrible ver la poca fluidez de los movimientos, los cambios de ángulo y perspectivas son tan poco naturales que parece la serie de un novato. Qué pena y qué rabia!!!

  2. La verdad fue horrible ese cambio, no es lo mismo con Haikyuu, me decepcionas mucho que la cuarta temporada y de las más esperadas tenga tan mala calidad, nisiquiera se hacer a un poco a lo que fueron las primeras 3 Temporadas

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicista aficionada de las películas, las series y el cómic en general. No tengo un género preferido, pero todo lo gore me apasiona. Adoro viajar, y si algún día consigo ir a Japón, sin duda para el trayecto tendré preparada toda la obra de Sui Ishida.