Compartir

Crítica de Citrus 09 principal - el palomitron

Matsuri ha llegado para empezar una gran guerra entre las hermanas, una guerra donde todo vale y el amor pasa a un segundo plano. La semana pasada nos quedamos ante un final que nos dejó bastante perplejos ya que no sabíamos cuál sería la reacción de Mei ante la situación que le plantea Matsuri. No confirmaron nada, pero el chantaje estaba a la vuelta de la esquina y los sentimientos de Yuzu podrían verse afectados de nuevo. ¿Cuál será la próxima jugada de Matsuri?

¡Sigue con nosotros Citrus a través de este enlace!

Esta semana el episodio vuelve a estar cargado de emoción, sentimientos y tensión. Una tensión que minuto a minuto va incrementando, e incluso cuando todo parece llegar a la calma, vuelve a resurgir. Esto es la esencia de Citrus, y este tipo de episodios son los que más nos gustan. Tal y como suponíamos tras el final de la semana pasada Matsuri se postula ante Mei con una nueva amenaza. Un chantaje donde se pondrá en juego no sólo la foto de ellas dos besándose, sino los sentimientos de Yuzu ya que lo que deberá hacer Mei afectará seguro a su hermana.

Crítica de Citrus 09 yuzu y matsuri - el palomitron

Y os preguntaréis, ¿cuál es el trato? Fácil. La foto se quedará escondida siempre y cuando Mei se aleje de Yuzu, no pase la Navidad con ella tal y como le prometió y como punto final deberá usar el móvil de trabajo de Matsuri y ponerse en contacto con otras personas para ligar con ellas y pasar tiempo alejada de la que, poco a poco, se está convirtiendo en su compañera de viaje. Matsuri lo tiene todo planeado, e incluso juega sus cartas de tal modo que Mei actúa ante Yuzu como si nada y le anima a pasar tiempo junto a Matsuri, insistiendo que es una persona que le necesita. Algo que, por ciertas acciones y expresiones, sospechamos que a Yuzu no le acaba de convencer.

Cambio de planes

Llega el día de Navidad y Yuzu no sabe ni qué hacer, porque Mei le ha dicho que estará trabajando para el Consejo y que no podrá llegar a tiempo para la celebración. El día ya no tiene sentido para ella pero los planes de Matsuri surgen efecto. Aparece de la nada en el instituto y le propone pasar el día junto a ella. Quiere otra cita. Yuzu al final acaba aceptando pero no sin dejar de pensar en Mei, sin dejar de pensar en sus besos. Acuden a una cafetería y al principio todo parece ir bien hasta que sale el tema de Mei en la conversación, un tema que a Matsuri no le gusta nada y acaba de un forma u otra contándole la verdad. No se deja nada en el tintero e incluso le advierte que en esos mismos momentos Mei estará con uno de sus contactos del trabajo pasando el día de Navidad, divirtiéndose y disfrutando con otra persona que no es ella.

Unas palabras que llegan al corazón de Yuzu y hacen que salga corriendo hasta donde está Mei. Por suerte para ella, Mei no ha hecho nada. Tras un abrazo cálido entre ambas parece que todos los problemas hacen hueco para una pausa y Matsuri ve que su plan al final no ha funcionado, ni funcionará. Lo que existe entre Yuzu y Mei no es algo que se pueda derrumbar de la noche a la mañana, parece que al final se da cuenta que ni ella ni nadie podrá ser capaz de separarlas, por mucho que le duela… Una situación un tanto peliaguda y donde cada persona se posicionará ante un bando, aunque yo, sin duda, estoy de parte de Mei y Yuzu. Matsuri es el típico elemento tóxico en una relación que hará todo lo que esté en sus manos para contaminar todo lo que existe entre la pareja. Dejando nuestras opiniones de lado, volvemos al episodio y parece que todo vuelve a la calma.

Un viaje en tren sirve de transición hacia la paz, o al menos eso es lo que parece. Matsuri se rinde, borra la foto e incluso “le pide perdón a Mei”; una situación que establece unas nuevas bases y donde Matsuri deberá empezar de cero, pero esta vez seguramente con mejores intenciones tras el consejo de Mei. Unas palabras que realmente exponen el valor de Citrus y reflejan cómo una persona puede llegar a sentirse totalmente sola aunque esté rodeada de muchas personas.

Crítica de Citrus 09 mei y yuzu - el palomitron

El día llega a su fin y Mei y Yuzu llegan a casa. Los preparativos para Navidad están en la mesa y para no desaprovechar lo que queda de día empiezan a comer la tarta que Yuzu había preparado para este día. La noche se apaga pero parece que la llama entre ellas no. Poco a poco se va intensificando y acabamos con un episodio donde Mei le confiesa a Yuzu algo más acerca de ella y sus sentimientos. Le coge de la mano, se la pone sobre su pecho y le susurra que sienta sus latidos cuando está con ella. Una palpitación exaltante y sin control que le demuestran a Yuzu que Mei parece sentir algo más por ella de lo que se pensaba. No sabemos cómo acabará esta escena, pero Citrus nos deja una semana más con una tensión incontrolable que no sabemos dónde esconder. Los sentimientos parecen aflorar y la verdad acerca de ellos cada vez está más próxima. No queda mucho para su final pero todo apunta a que nuestras hermanas preferidas puedan acabar juntas, aunque sea bajo las sombras. ¿Con qué nos sorprenderán la semana que viene?

Crítica de Citrus 03 y 04 banner - el palomitron

Marisol Navarro

Compartir
Publicista aficionada de las películas, las series y el manganime. No tengo un género preferido, pero todo lo gore me apasiona. Me encanta viajar, y si algún día consigo ir a Japón sin duda para el trayecto tendré preparada toda la obra de Sui Ishida.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.