El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Burn the Witch de Tite Kubo
ANIME / MANGA OPINIÓN REDACTORES

BURN THE WITCH: LA NUEVA FRONTERA DE TITE KUBO

Como para muchos y muchas, Bleach también fue un referente en mi adolescencia. La falta de recursos y conocimientos imponía el shonen como elemento superlativo dentro del medio y de entre ellos, Bleach era algo sorprendente.

Tite Kubo no fue uno de los primeros mangakas a los que seguí la pista, pero si uno de los que más me impresionaban. Su estilo y su narrativa me cautivaron y sentía cierta distancia, quizás, con otras obras del momento. Ahora, echando la vista para atrás, reconozco que su imaginario se me antoja algo más vasto, como si resultara demasiado ominoso para contar una historia que no necesariamente debería, no solo no haberse extendido tanto, sino también haber utilizado menos recursos.

Burn the Witch, una nueva frontera

Con esto, lo cierto es que lo que recuerdo con más cariño del autor era su estilo urbano. Y no diré que el arco de fullbringer fuese mi preferido, pero había cierto potencial —incluso me gusta pensar que también existía cierta comodidad— en como el autor salía del mundo espiritual y sus conceptos para llevar la acción a un plano más simple. A lo urbano.

Ahora, con la primera parte de Burn the Witch finalizada, siento ese ideal como algo más tangible. Porque si bien Kubo no ha dejado de lado el espectro de la fantasía, la traslación de la acción a un entorno como el de Londres le sienta como anillo al dedo a la última propuesta del autor. Una idea que recuerda a otras como la de The Ancient Magus Bride en el como utiliza la ciudad inglesa de escenario para conseguir que la obra asiente sus raíces.

No diré que su concepto sea algo rompedor, pero Burn the Witch es un título dinámico. Una obra que se presta a lo que muestra en cada viñeta y que es consciente de su propio papel. Hay un Londres oculto al que solo puede acceder la gente con conexión mágica y la existencia de los dragones es un problema que supone el 72% de las muertes de la ciudad. Incluso utilizan brujas para acabar con la amenaza. Pero más allá del planteamiento inicial, sus protagonistas, Ninny y Noel, no dejan de ser la líder de un grupo musical —bajo el sonoro título de Cecile Die Twice— y una estudiante universitaria. Partes implícitas de una escena urbana clásica que representan el imaginario de la obra.

Ichigo no dejaría de ser un simple estudiante pero el cambio de aires consigue establecer un trasfondo menos ominoso que todo lo relacionado con la Sociedad de Almas que saca, también, el lado más urbano y fluido del autor. Sus protagonistas no son heroínas, no pretenden serlo. Dos brujas en busca de fama y dinero, su participación en los asuntos del Reverse London no van más allá de ser su trabajo. Algo, dentro de lo que cabe, casual.

Y es en ese espacio donde el autor parece crecerse, donde cada demostración de fuerza no es un espectáculo, sino algo que forma parte de la esencia de la obra. Un espacio donde la acción toma la mano del drama y, por supuesto, de la comedia, pero sin necesidad de que una se sobreponga nunca a la otra. Burn the Witch, con su brevedad y simpleza, consigue emocionar y sorprender de una forma en la que Bleach necesitaba de otros apoyos para lograr la misma tarea.

Lejos de comparaciones —cada obra tiene su espacio, sentido y poder propios—, Burn the Witch logra diferenciarse de un predecesor con el nombre y la presencia de Bleach de la forma más simple posible: siendo la serie que quiere ser. Sin pretensiones, sin enmascarar nada. Su enfoque, uno distintivo y casual dentro del marco que le otorga su trasfondo, es explosivo y característico. Es Tite Kubo poniendo sobre el papel algo que, en otras obras, sería simplemente una parte de un todo más grande. Y es maravilloso.

El próximo 2 de octubre contaremos con el estreno de su película a través de Crunchyroll y el propio autor ya ha anunciado que la obra —¡que ya se publica en formato físico en Japón!— contará con una “segunda temporada”. Una oportunidad perfecta para llevar Burn the Witch un punto más allá, para mostrar más de su mundo y sus leyes pero, sobre todo, para ver más de Noel, Ninny y cómo se relacionan con este espacio que presenta la obra. Una nueva frontera que explorar y que promete, como poco, una obra que, sin necesidad de ser diferente o sorprendente, es todo lo que podría pedirle a Tite Kubo.

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos a través de este banner y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner KoFi 2020 - El Palomitrón

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribo más que duermo. Ávido lector de manga y entusiasta de la animación japonesa. Hablo sobre ello en mi tiempo libre.