Compartir

ERNEST CLINE DELOREAN READY PLAYER ONE - EL PALOMITRÓN

Salir a la calle está altamente sobrevalorado”
— Almanaque de Anorak

En 2011, Ernest Cline publicó en Estados Unidos Ready Player One, una novela que servía como homenaje a los años ochenta y que llenaba de nostalgia a todo aquel decidido a leerla. Steven Spielberg, pieza clave en la cultura pop de esos años, comenzó a desarrollar una adaptación el año pasado, y desde el 28 de marzo podemos disfrutar de ella en la gran pantalla.

El libro editado por Nova Libros en nuestro país comienza en 2045. La pobreza y la corrupción inundan Estados Unidos, pero la población se mantiene adormecida, viviendo en la realidad virtual creada por James Halliday, OASIS. Se trata de una nueva interfaz de videojuegos y de un equipamiento nacidos con el objetivo de ofrecer una vía de escape a las personas. En poco tiempo, su invento había superado con creces la función para el que fue creado. Desarrolló programas de educación y de entretenimiento infantil, y la escuela pública se trasladó al entorno digital para evitar la masificación en las aulas.

Antes de su muerte, Halliday escondió un Huevo de Pascua relacionado con todo lo que había sido importante para él en vida, y quien lo encontrara se haría no solo con el control de OASIS, sino también con una gran suma de dinero.

Un adolescente, Wade Watts, vive en la zona de las Torres, formada por cientos de caravanas montadas unas encima de otras y cuyos vecinos se dedican al tráfico de droga, al terrorismo o, simplemente, a seguir existiendo en el mundo terrenal. Cada día, sale de la casa de metal en la que convive con otras trece personas para ir a su “rincón secreto”, donde atiende las clases del instituto y posteriormente se convierte en gunter (perseguidor del Huevo).

Después de cinco años en los que los usuarios de OASIS intentaron avanzar (sin éxito) en la búsqueda, Wade (en su avatar de Parzival) consigue ponerse en el primer puesto del marcador. Nadie sabe cómo lo ha conseguido, pero después de lograrlo, la guerra virtual alcanzará un nuevo significado.

Con Parzival de la mano, Ernest Cline lleva al lector hasta los años ochenta, la época en la que James Halliday basa la aventura, para hacerse con su herencia. El autor detalla alguno de los videojuegos clave de la época, pero también las películas y series que marcaron al creador de OASIS. Pasea ligeramente por las costumbres y vestuario de aquellos años, pero explica de forma minuciosa cada aspecto de la cultura popular norteamericana.

READY PLAYER ONE FOTOGRAMA - EL PALOMITRÓN

Los videojuegos son la espina dorsal de toda la novela. El invento de James Halliday no habría tenido lugar en un mundo sin la Atari 2600 o las máquinas recreativas. Por ello, el autor explica cada una de sus aplicaciones, así como la historia y curiosidades de algunas de las aventuras más famosas, como Joust. A priori, estas explicaciones son una ayuda para quienes desean conocer la cultura pop ochentera más de cerca, pero la repetición de ejemplos acaba provocando que la novela resulte más lenta y pesada. Esto último se acentúa si el lector ya conoce la ambientación en que se sumerge Ready Player One.

La obra de Cline no es adictiva en todo momento. Tampoco es fácil comenzar a leerla, pues contiene más de cien páginas de iniciación en el mundo del protagonista. Sin embargo, es en este inicio y en extractos concretos de la novela donde se unen homenaje, entretenimiento y denuncia. Wade Watts es una persona sin recursos económicos, huérfano debido a la drogadicción de sus padres, y del que han abusado física y mentalmente. No es la única representación que hay de minorías o de un intento de justicia social: podemos verla en el personaje de Hache y en el de Art3mis. Además, la novela se ambienta en un mundo desolado por la mala gestión y conciencia medioambiental de la sociedad global, y critica el poder y la falta de responsabilidad de las multinacionales.

ERNEST CLINE READY PLAYER ONE - EL PALOMITRÓN

Wade es el encargado de narrar la novela. Su edad y su situación social hacen que la historia esté escrita en un lenguaje coloquial, con pocos recursos estilísticos como metáforas o personificaciones a lo largo de sus casi quinientas páginas. Gracias a ello, el lector medio puede no solo empatizar con el protagonista, sino también entender ciertos aspectos (como las largas explicaciones contextuales) con facilidad.

Ready Player One es un libro clave para los enamorados de la cultura pop. Entretiene y expande la mente del lector ávido de nostalgia, tanto la de quienes conocieron la década de los ochenta como la de los que se encuentran ya lejanos a ella. Quizás no sea perfecto, pero definitivamente merece la pena darle una oportunidad.

Si quieres sumergirte en la historia narrada por Ernest Cline, no olvides participar en el concurso que tenemos activo en la web. Podrías llevarte a tu casa una de las novelas que sorteamos.

María Reinoso

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.