El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

66 SSIFF CINE CRÍTICAS FESTIVALES, EVENTOS Y GALAS REDACTORES

66SSIFF: LA ESPÍA ROJA

LOS ANTECEDENTES

El tercer premio Donostia del 66SSIFF, la gran dama Judi Dench, presentó ayer en San Sebastián La espía roja, su nuevo trabajo a las órdenes de Trevor Nunn. Nunn ha desarrollado gran parte de su carrera como director de teatro, aunque cabe destacar que su película Noche de reyes o lo que vosotros queráis compitió en la Sección Oficial del festival en 1996. En esta ocasión, se adentra en la vida de una espía británica que pasó gran parte de su vida compartiendo información confidencial con la KGB. Se trata de Melita Norwood, fallecida en 2005. La espía roja se basa en la novela homónima de Jennie Rooney, inspirada a su vez en la historia real de esta mujer.

LA PELÍCULA

Ella decía que no era espía, que lo único que quería era detener la guerra. Melita Norwood (o aquí Joan Stanley) fue por primera vez investigada por su colaboración con la antigua Unión Soviética cuando contaba con 87 años. Es en este punto en el que arranca La espía roja, con una adorable Judi Dench que ve su apacible vida sacudirse cuando vienen a buscarla, acusada del espionaje que inició en los años 40.

Esa primera secuencia, y los posteriores interrogatorios, abren la puerta al pasado, donde veremos cómo se fue desarrollando la vida de la joven Joan hasta llegar a pasar información y secretos sobre la elaboración de la bomba atómica a los rusos. Su intención con ello no era otra que dar a todos los mismos medios en la guerra, con la esperanza de que, de este modo, no los empleasen los unos contra los otros, y el conflicto cesara. La espía roja va desenvolviéndose sin prisa pero sin pausa hasta llegar a ese momento, centrándose especialmente en la faceta más romántica de Joan, que no justifica su decisión de convertirse en espía, pero sí es relevante a la hora de comprender cómo llegó a implicarse con la KGB. 

Nos encontramos ante una película de espías clásica, de las de toda la vida. No aporta ninguna novedad al género (al margen de ofrecer un acercamiento a la persona de Melita Norwood), pero tampoco era necesario que lo hiciera. Tal vez no será una de esas películas que se apeguen a nuestra memoria, pero es un trabajo bien hecho, y que se disfruta y se hace ameno de principio a fin.

ELLOS Y ELLAS

Como decíamos, La espía roja está narrada en dos tiempos: durante la juventud y la senectud de la protagonista. Aun así, la mayor parte se desarrolla cuando es joven, y para ello era un reto bastante imponente encontrar a alguien adecuado para encarnar a la Judi Dench del pasado. Sophie Cookson cumple con su cometido, asumiendo con aplomo un papel protagónico con un calado y exigencias considerablemente mayores que las de su último trabajo, The Crucifixion. Dench, por su parte, ya lo ha demostrado todo a lo largo de su carrera, y vuelve a ser un diez en esta cinta.

La representación masculina viene de la mano de Tom Hughes, Stephen Campbell Moore y Ben Miles. Los dos primeros como intereses amorosos de Cookson, y el tercero como hijo de Dench. Su trabajo está a la altura de lo que se espera de sus personajes.

LA SORPRESA

El personaje de Joan Stanley está basado en Melita Norwood, pero no es un calco de la espía. Norwood trabajaba como secretaria, mientras que Joan es una pieza clave en la concepción de la bomba atómica. Este cambio, además de hacer la historia más interesante, da visibilidad y rinde tributo a todas esas científicas que, pese a la importancia de sus hallazgos, han pasado desapercibidas en un mundo de hombres.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Judi Dench se come la pantalla en cada una de sus escenas, pero nos quedamos con la confrontación madre-hijo, cuando este último se entera de que Joan ha sido una espía para los rusos durante cuarenta años de su vida.

TE GUSTARÁ SI…

Si te gustan las películas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial, y sobre todo las historias de espías, amor mediante.

LO MEJOR

  • Joan antes y después: Sophie Cookson y Judi Dench.
  • La aproximación a la interesante figura de Melita Norwood.
  • Tiene el aura de una película de espías clásica.

LO PEOR

  • Que recale más en la vida amorosa de Joan que en desarrollar un poco más los motivos que la llevaron a hacerse espía.
  • Que Judi Dench no salga más.

 Aitziber Polo

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Criminóloga con sueños de directora. Pisé el cine por primera vez a los dos años. Con siete vi cómo un cocodrilo gigante se zampaba una vaca entera de un bocado en Mandíbulas, y empecé a leer a Stephen King (y así me he quedado). Mi película perfecta tendría guión de los Coen, banda sonora de Zimmer + Horner y plotwist made in Shyamalan.