El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE FESTIVALES, EVENTOS Y GALAS

16 MUESTRA SYFY: 10 PELÍCULAS DE SANGRE Y RISAS

La XVI Muestra Syfy arrancó el jueves con el preestreno de Capitana Marvel, que presentó una Leticia Dolera a quien cierta polémica la alejó de Twitter. Consideró “la muestra del amor” el mejor momento para volver a la red social y lo hizo escribiendo los hashtags que le chillaron en la Sala 1, más conocida como Sala Mandanga, donde nadie puede frenar los gritos. #NoSeOye es uno de los canticos más repetidos al inicio de las proyecciones, y la nueva película de Marvel los escuchó, aunque no tardó demasiado en crear silencio. Pero una vez pasado el correspondiente momento marvelita y aplaudido al mejor gato que cualquier superhéroe pueda tener, tocaba dormir. El viernes, marcado por una motivadora marea morada en las calles, nos pasamos todo el día en el interior del Palacio de la Prensa. Y así han sido nuestros últimos tres días.

ELIZABETH HARVEST

Cuando una película esconde su giro de guión en el título de la misma nos llena una inevitable sensación de que a alguien le ha parecido una idea brillante. Es como si escucháramos las risas del director Sebastian Gutierrez llamándose genio a sí mismo sin darse cuenta de que ha rodado una película de 104’ que parecen 200. Elizabeth Harvest es un thriller elegante de bajo presupuesto, película clásica de festival que nos recuerda pronto una cosecha de historias similares. Aunque su premisa resulta interesante, la llegada del primer giro tarda demasiado y se hace cuesta arriba, y a partir del último tercio la trama da vueltas en círculos buscando un final que parece llegar nunca. Seguramente, una de las películas más irregulares de la muestra, que nos deja, eso sí, una interesante interpretación de Abbey Lee (Under the silver Lake).

UPGRADE

La cola y la expectación para ver la nueva película de Leigh Whannell daba la vuelta al edificio. El guionista y protagonista de la primera Saw, amigo y fiel compañero de James Wan (Aquaman), presentaba su segunda película tras dirigir la tercera parte de Insidious. De nuevo de la mano de Blumhouse pero algo alejado del terror a favor del thriller, su Upgrade acabó resultando una maravilla sensorial para todos. Cuenta la historia de un hombre que queda tetrapléjico tras un accidente, pero consigue volver a caminar con un implante cibernético. Y aunque pueda resultar similar a otras historias, lo cierto es que el mundo futurista que ha diseñado Leigh es original e intrigante. Vemos armas colocadas en el interior de los brazos, adicción a la realidad virtual, y toda clase de usos para la tecnología. Como el que le da el protagonista, que no es otro que el de hacer venganza, por lo que pronto empezamos a ver sangre en unas escenas de acción espectaculares y sin miedo a lo visceral. Una gozada de dirección, siempre ligeramente robótica, que sumada a un guión bien escrito conforman uno de los grandes thrillers de la temporada.

GINTAMA

Fue uno de los más grandes taquillazos en Japón y China durante 2017 y es la adaptación de un conocido manga homónimo. El live action de Gintama es, básicamente, una locura. Está repleta de personajes, de referencias a otros mangas, de chistes escatológicos y de gente disfraza de animales. Es algo confuso, su tramo final se alarga en exceso y, desde luego, no es para todos los públicos. Pero en la Sala Mandanga nos lo pasamos de maravilla viéndola, así que con eso nos quedamos.

PUPPET MASTER: THE LITTLEST REICH

Decimotercera película de la mítica serie iniciada en el 89 que sirve como nuevo reinicio de la franquicia. Escrita por un desfasado S. Craig Zahle, la película ofrece todo lo que se le pude pedir: humor gamberro, muertes originales y sangrientas, y muchas marionetas enfadadas. Y de regalo nos ofrece varios personajes a los que fácilmente cogeremos cariño antes de verlos sangrar, lo cual es un detalle no demasiado propio de esta clase de películas. En definitiva, una serie B llena de vísceras perfecta para una sesión de madrugada rodeado de colegas.

DRAGGED ACROSS CONCRETE

El sábado seguimos de la mano de Zahle, pero esta vez con una película muy superior. El director de Bone Tomahawk y Brawl in Cell Block 99 cierra su trilogía de hombres violentos recuperando a Vince Vaughn y añadiendo a un Mel Gibson que parece interpretarse a sí mismo (¿realmente acabamos de decir eso?). Una película pausada, con alguna que otra reflexión sobre el racismo y la violencia desmedida a la que nos ha acostumbrado su director. Craig se confirma, de nuevo, como uno de los autores con mayor voz propia del cine actual. Y todas las pruebas están aquí, en una secuencia con un bebé que resulta mejor que la gran mayoría del cine que llega a salas. Así de sencillo.

NACIÓN SALVAJE

Superada la cola de Upgrade, Nación Salvaje acabó resultando la película con mayor público de la muestra. Dividió a la audiencia y nos dejó en el lago negativo de la balanza, y es que donde muchos vieron irreverencia nosotros solo encontramos repetición. Sam Levinson presenta su película amenazando con las vejaciones que veremos, desde insultos hasta muertes, pasando por homofobia y violaciones. Y la termina con una frase perfecta para definir tanto la película como el siglo XXI en sí mismo. Nación salvaje es tan random como un señor mayor haciendo memes con el Paint. Su discurso contra la sociedad (haciendo hincapié, claro, en américa) está masticado y acaba dando lugar a inmensas lagunas. Cosas sobre las que no quiere opinar el hombre que hace una película sobre opiniones. Más allá del interés, que va decreciendo, o de ese plano largo tan interesante que vemos casi al final del metraje, no hay nada en Nación Salvaje. Solo una purga a ritmo de trap (eso sí nos moló).

ONE CUT OF THE DEAD

La más original de las películas de la muestra. Un rodaje de una película zombie se ve interrumpido por un verdadero apocalipsis zombie, dando lugar a un plano sin cortes de más de media hora con más risas que vísceras. Pero luego, la película continúa para darle una brillante vuelta de tuerca al concepto y convertirse en un homenaje al cine y a los realizadores de películas de poco presupuesto. Y no decimos más para no entrar en spoilers, porque fastidiar la denominada Zombies Party japonesa sería una pena. Conclusión: Una obra maestra.

DIAMANTINO

Utilizar la vida de Cristiano Ronaldo como base para una película sobre el fascismo y los refugiados es, tal vez, una de las mejores ideas de la década. Y si le sumamos que el futbolista ficticio ve cachorros gigantes en el campo, ya nos entran ganas de quitar ese tal vez. Gabriel Abrantes y Daniel Schmidt han creado una de las películas más inteligentes, hermosas y adorables que hemos visto, utilizando un personaje con el cerebro vacío como el medio (y la metáfora) perfecto para hablar del ascenso del neofascismo actual. Y lo hacen, además, mezclando géneros sin pudor alguno, caminando entre la comedia y el drama pero sin miedo a incluir tramas de espionaje o profundas introspecciones del personaje principal. Diamantino es una película tan extraña como maravillosa, así que, si tienes oportunidad de verla, no la dejes escapar.

HELL IS WHERE THE HOME IS

El subgénero de home invasion lleva cuesta abajo y sin frenos varios años. Sin nadie que le dé el giro de guión que necesita para fortalecerse, la mayoría de películas que juegan a la historia de “psicópatas en casa” acaban resultando aburridas. Es el caso de Hell is where the home is, anodina película que seguramente sea la peor de lo visto en la Muestra Syfy. Solo la pudo salvar una sala 1 entregada a los gritos.

ESCAPE ROOM

La Saw de Sony. Así podríamos conocer a la futura franquicia (ya están escribiendo la segunda parte) que inicia la productora con Escape Room, película de sencilla y conocida premisa. Unos personajes están encerrados en habitaciones que tienen que abrir con su inteligencia y/o habilidad antes de que algún elemento acabe con sus vidas. Pese a lo predecible, la película es entretenida. Los enigmas son lo mínimamente originales para resultar divertidos y los arquetipos de los protagonistas funcionan sin apenas fisuras. ¿Aguantaremos seis películas de esto? Pues no, pero para la segunda si pagaríamos la entrada.

La decimosexta Muestra Syfy ha sido, en una palabra, maravillosa. De nuevo ha brillado la organización, la calidad de la programación, y el fiel público adicto a la mandanga. Al acabar una muestra así solo se pude pedir una cosa: que el tiempo hasta la siguiente sea breve.

Ignasi Muñoz

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.