Compartir

Cuando Antena 3 decidió liquidar de la parrilla Vis a vis, los seguidores tuvieron que tragarse el final agridulce de unas de las series más poderosas que ha tenido televisión en España. Pese a que en un principio estaba ideada para tres temporadas, las cifras se impusieron a lo que la propia producción y sus fans demandaban. Tras unos resultados de audiencia más bien discretos, la cadena generalista concluyó la ficción en la segunda tanda de capítulos, en contra de las peticiones de crítica y público. No fueron pocos los que esgrimieron lo precipitado e inconcluso que quedó el destino de las presas de Cruz del Sur.

Dos años más tarde, y después de que Fox la haya rescatado, quienes defendieron que la historia podía dar mucho más de sí van a poder comprobar que no se equivocaban en absoluto. El thriller carcelario vuelve (¡por fin!) a la pequeña pantalla de la mano de la cadena de pago, que debuta muy fuerte en la producción propia nacional. Cualquier mínima reserva sobre el acierto o no de continuar la serie en otra emisora se disipa ya en el primer capítulo de la tercera temporada.

SOBREVIVIENDO A LA NUEVA CÁRCEL

El arranque de la nueva Vis a vis demuestra, una vez más, que la serie no está hecha para las concesiones. A pesar de que se trata de un episodio de transición y planteamiento de las nuevas tramas, abre el camino para la etapa más oscura y trepidante que se presenta por delante. Y queda claro que sus creadores han conservado toda la sustancia que atrapó a los espectadores en la primera parte de su andadura, potenciándola con determinación y tiento.

Es más, los pocos cambios notables que el traslado a otra cadena ha obligado a introducir son más de forma que de fondo, y ayudan a reavivar la esencia de la serie. La nueva cárcel, Cruz del Norte, a la que son trasladadas Macarena, Zulema y el resto de las reclusas, es imperceptiblemente diferente a la antigua prisión, pero sirve de recurso para tramas más oscuras, más violentas y, por lo que se vaticina, mucho más trepidantes, con nuevas enemigas que pondrán en jaque a las presas veteranas: la reas de la mafia china.

De igual forma, adaptar el metraje al formato internacional de 50 minutos ayuda, y mucho, a mantener el ritmo de la historia y eliminar el relleno de las tramas. Ahora la vida en la cárcel sí que no da tregua.

FIEL A SÍ MISMA 

Por lo demás, la ficción de Globomedia sigue en su línea. Vis a vis continúa siendo un producto redondo, bien dirigido, escrito e interpretado. Hecho con mimo e inteligencia y extremadamente potente visualmente. No es una obra para todos los públicos, pero tampoco lo pretende. Vis a vis va más allá del simple entretenimiento. Es una historia de fracasados, de supervivientes. Sin maniqueísmos de personajes buenos ni malos. Valiente, cruda y muy arriesgada. A ratos incómoda.

En suma, la nueva andadura de Vis a vis en Fox está más que a la altura de las expectativas, y eso es una gran noticia para la ficción española de calidad. Larga vida a la marea amarilla. 

María Robert

No hay comentarios

Dejar una respuesta