Compartir

No respiresTras prohibirnos apagar la luz (Nunca apagues la luz), ahora no nos permiten respirar. Y es que la negación atrapa, atrae, pues parece que cuanto más nos prohíben hacer una cosa, más queremos hacerla. Esta vez lo haremos (y muy bien hecho) adentrándonos en esta película. Como vemos en los últimos años, el género de terror está muy castigado por la industria cinematográfica y por un tipo de público que no lo valora. Es un tipo de cine al que solamente unos pocos le damos oportunidades, lo mimamos y lo queremos. Hay muy buenas películas de terror (y no hablamos solamente de clásicos, sino también de una lista de buenas cintas del género actuales). Un ejemplo de ello es el último trabajo de Fede Álvarez, No respires. El uruguayo, una vez más, tras la genialidad demostrada en el aplaudido remake de Posesión infernal en 2013 (la original la rodó Sam Raimi en 1981), nos vuelve a sorprender. Y es que este hombre sirve tanto para no estropear un clásico del cine de terror como para inventarse un argumento nuevo que logre funcionar.

No respires cuenta la historia de tres jóvenes que se dedican a robar casas. Su siguiente víctima parece la perfecta: un hombre ciego con una importante cantidad de dinero escondida en su casa. Y decimos que parece, y solo parece, una víctima perfecta, puesto que el público verá que no será nada fácil para ellos: ¿A quién se pilla antes? ¿A un ladrón o a un ciego? Una vez dentro sabremos al final quién tiene más miedo. Un interesante cambio de roles es lo que se mostrará en este thriller con tono survival.No respiresMiedo, angustia, agobio, asfixia, oscuridad… Nos encanta, nos emociona, nos pone los pelos de punta. Una vez más, tenemos aquí un ejemplo del género en el que se demuestra que no hace falta acudir a recursos fantásticos (zombis, fantasmas, vampiros…) para dar miedo, como bien ya demostró Alfredo Montero con La cueva. Álvarez, que ha escrito el guion junto con su fiel compañero Rodo Sayagues, con ayuda de la producción de Sam Raimi, también demuestra que una situación realista como esta puede dar más terror que miles de monstruos vagando por el parque. Y es que ¿quién mandaría a estos chicos pasar a la casa del ciego?No RespiresUna vez dentro de la aparentemente dulce e inocente morada del invidente, apenas existen los diálogos. Ni siquiera se puede escuchar una sola respiración de sus personajes. Solamente en muy pocas ocasiones lo que puede parecer un ruido menor, aquí, en el absoluto silencio, se ampliará por mil: una simple bocanada de aire, de esfuerzo, de suspiro, de miedo, una nerviosa respiración a punto de romper a llorar, a gritar… El mínimo silencio en esta casa es el mayor peligro. Todo esto no sería posible sin otro de los puntos fuertes de la trama: sus personajes. La estrella del filme es Stephen Lang, a quien recordamos en su papel de villano como el coronel Miles Quaritch en Avatar. Un actor que hace de ciego y borda su papel, conformando así un personaje más que conseguido, con una penetrante voz y una calidad interpretativa desbordante. Aunque su invidencia podría parecer un punto débil para su persona, es al contrario, puesto que este será su gran punto fuerte. Los jóvenes ladrones, en realidad, son muy inocentes e intentan domar al león en su propia selva. Pero ya se sabe: “Sabe más el diablo por viejo que por diablo”No respires

El conjunto de jóvenes lo lidera Jane Levy, que tras verla trabajar en Posesión infernal como Mia, prueba de nuevo con el cineasta uruguayo (ahora como Rocky). Es una joven valiente y luchadora que necesita ese dinero para poder salir de su casa desestructurada de Detroit y llevarse a su hermana pequeña muy lejos de allí. Con un papel más secundario, le acompaña su novio en la ficción, Daniel Zovatto, el malote del trío, en el papel de Money. A Daniel le recordaremos por su trabajo en la fascinante It Follows como Greg. Dylan Minnette (Pesadillas) será Alex, el que parece a priori el aguafiestas y miedoso del grupo, pero que poco a poco será el que más implicado se vea en esta historia. Además, la propia cámara será como un personaje más que te va mostrando las pistas, pero a la vez te engaña y te asusta en una serie de momentos que harán al espectador saltar de la butaca. No respiresEl público pasará de un bando de empatía hacia el otro constantemente, y es que todos los personajes te despertarán sentimientos buenos y malos en función de la situación que se presente. Otra de sus fortalezas es que es un largometraje que va dirigido a más gente que el trabajo anterior de Álvarez (solamente apto para goreadictos), ya que en No respires la sangre pasa a un plano secundario para ganar el puesto principal el suspense.

Un par de giros finales más que espectaculares y un comienzo y cierre perfectamente estructurado, redondo y con sorpresas son las grandes bazas de la cinta. Asimismo, la película no sería completa si no fuera por los grandes movimientos de cámara de Álvarez, que, junto al montaje de Eric L. Beason, la fotografía de Pedro Luque y la curiosa y original banda sonora del compositor Roque Baños, que utiliza la propia casa como instrumentos (el crujir de la madera al pisar el suelo, los hierros que rozan…), logran crear un auténtico monstruo, un auténtico horror.No respires

No se le podía haber puesto un mejor título a esta película, ya no solamente por lo que hacen los personajes, sino por las sensaciones del público, que también notará que se asfixia, que no le queda aire. ¿Estás preparado para coger aire durante los próximos 89 minutos?

LO MEJOR:

  • El cambio de roles en los personajes.
  • Las interpretaciones.
  • Su guion y planos con ritmo, suspense y sustos.
  • El momento en el que se apagan las luces para todos.
  • El público se introduce desde el primer minuto en la historia.

LO PEOR:

  • No aplaudirla.
  • Que la cataloguen de slasher.
  • Necesitas más.

María Páez

No hay comentarios