Compartir

 

brolin cabecera palomitron

 

Hasta en cuatro ocasiones hemos disfrutado de JOSH BROLIN en la pantalla grande este 2015: LOS VENGADORES: LA ERA DE ULTRÓN, PURO VICIO, EVEREST y la recién estrenada SICARIO. El hijo de JAMES BROLIN no ha perdido el tiempo desde aquella no tan lejana segunda oportunidad que le hizo volver a saborear la gloria de Hollywood con NO ES PAÍS PARA VIEJOS. Y es que, aunque el hermano mayor de LOS GOONIES parecía destinado a ocupar un puesto importante en la meca del cine, tras varias malas decisiones que le llevaron a protagonizar series de televisión intrascendentes como JÓVENES JINETES (1989) o UNA CALLE CUALQUIERA (1994), la gente se olvidó su existencia y empezó a forrar sus carpetas con fotos de CHRISTIAN SLATER o LUKE PERRY, y a BROLIN solo le quedaron las migajas, siendo secundario en prácticamente todas las películas en las que participó desde los 90 hasta la mitad de la primera década del 2000.

En El Palomitrón hemos querido repasar la figura de este actor y recuperar su figura para acercaros a uno de esos actores que, aun sobrados de talento, han sido víctimas de una cadena de malas decisiones.

 

ASCENSO Y OLVIDO

Una retrospectiva de la carrera cinematográfica de Josh Brolin, desde sus inicios con LOS GOONIES hasta el estreno de SICARIO.

 

Nadie podía imaginarse que LOS GOONIES se convertiría no solo en un fenómeno de masas en los 80 (cerca de 20 millones de personas pagaron la entrada en EE.UU., y otros 2 en España) sino en una película de culto que sería recordada con amor incondicional, 30 años después, por aquella gente que ocupaba las plateas de los cines y por los nuevos descubridores. Seguramente los jóvenes actores de aquella cinta (y sobre todo, sus padres) pensaron que les había tocado la lotería, pero el único que ha sobrevivido sin necesidad de malvivir en el mundo del cine ha sido JOSH BROLIN. Por su físico, carismático y muy deportivo, era el actor ideal para las cintas juveniles de los 80 (aunque casi todas las acabó protagonizando MATT DILLON). Por eso, no fue de extrañar que su primer papel tras la popular cinta producida por STEVEN SPIELBERG fuese una mezcla de todo eso, sumándole también las bandas callejeras: THRASHIN. PATINAR O MORIR. Pero a pesar de mostrar aptitudes y carisma en la película, no era suficiente. Necesitaba un agente mejor. Los papeles que consiguió durante los siguientes tres años eran en episodios puntuales en series de televisión de mala muerte (esos que aparecen al principio de la filmografía en IMDb de cualquier actor actual de renombre, por cierto). Y en 1989 fue uno de los protagonistas de una serie juvenil del Oeste (hoy jamás darían luz verde a un piloto basado en algo así), la ya citada JÓVENES JINETES, que duró tres temporadas y tuvo relativo éxito en Norteamérica. Después de eso su carrera se resintió y su agente solo pudo conseguirle papeles en películas de escasa calidad en la década de los 90, y también durante los primeros años del nuevo milenio. Y de secundario en todas.  Secundario en cintas protagonizadas por CHRISTOPHER LAMBERT, CHRISTIAN SLATER, MINNIE DRIVER o JESSICA ALBA. Imaginad el calvario. Y aun así siguió. Siguió haciendo cine y sumando pequeños papeles en cintas taquilleras de PAUL VERHOEVEN (EL HOMBRE SIN SOMBRA) o GUILLERMO DEL TORO (MIMIC), pero nadie le reconocía. Probablemente ni él recuerde haber rodado con DAVID O. RUSSELL en FLIRTEANDO CON EL DESASTRE.

 

VUELTA AL RADAR

josh-brolin-nicky-katt

 

En 2006 BROLIN consiguió un papel en aquella maravillosa vuelta a los 70 que fue GRINDHOUSE, ideada por QUENTIN TARANTINO y ROBERT RODRIGUEZ pensando no solo en homenajear aquellos programas dobles serie Z que tuvieron su etapa dorada en los 70 (pero que en realidad comenzaron en la década de los 50) sino también en que el público estaría encantado de pagar una entrada y poder disfrutar de dos películas. GRINDHOUSE resultó ser un gran fracaso en Norteamérica porque gran parte del público abandonaba las salas tras la proyección de la primera cinta sin saber que luego venía otra. El caso es que por culpa del público norteamericano, el resto del mundo sí tuvimos que pagar las entradas de PLANET TERROR y DEATH PROOF por separado, y algunos de nosotros vimos nuestra obsesión casi enfermiza por poder disfrutar de ese programa doble que nos transportaría a una sucia sala de cine setentera totalmente truncada, así que marchando una de cierto rencor hacia el público norteamericano por privarnos de dicha experiencia. En cualquier caso, muchos vieron en esta separación una notable mejora en su distribución española, ya que se incluyeron escenas clave de ambas películas que habían sido recortadas para el programa doble.

Volviendo al tema, parecía que la gran beneficiada del proyecto GRINDHOUSE sería ROSE McGOWAN, protagonista de la primera cinta y secundaria en la segunda, y en las que, además, pudo demostrar por primera vez que sí era una actriz que hay que tener en cuenta. Pero llegaron las cirugías, el bótox, los problemas de agente… y ahora ya nadie la recuerda. El punto de inflexión no se produjo en la carrera de la actriz, sino en la de JOSH BROLIN. ¿Recordáis que TIM BURTON descubrió a MIA WASIKOWSKA para el gran público en ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS? Pues él la descubrió gracias a EL TERRITORIO DE LA BESTIA, una notable película en la que un cocodrilo enorme pone en jaque a un pequeño barco de turistas. Así que parte del éxito de WASIKOWSKA se lo debe a GREG McLEAN, el director de aquella cinta. Lo mismo pasó con BROLIN. Tras conseguir su papel en PLANET TERROR cuando seguía en la sombra (probablemente RODRIGUEZ y TARANTINO eran fanáticos de aquella horrenda serie de jinetes de los 90 en la que salía), los directores del proyecto vieron su potencial y no dudaron en grabarlo y mandarle una cinta a los HERMANOS COEN, que por aquel entonces buscaban protagonista para su celebérrima NO ES PAÍS PARA VIEJOS. Y ahí volvieron los tiempos de gloria. Y TARANTINO, como ya hiciese con TRAVOLTA, volvía a estar detrás porque, aunque todos los premios del mundo los acaparó JAVIER BARDEM por su escalofriante interpretación, BROLIN volvió al radar hollywoodiense y los productores se interesaron de nuevo por él.

La enorme oportunidad que le supuso el rol protagonista en la multipremiada cinta de los COEN le abrió por primera vez las puertas de un Hollywood no solo taquillero, sino también de prestigio. Y desde entonces ha participado en todo tipo de películas.

 

 

 

CABEZA DE CARTEL

Una retrospectiva de la carrera cinematográfica de Josh Brolin, desde sus inicios con LOS GOONIES hasta el estreno de SICARIO.

 

BROLIN se ha ido asentado en la meca del cine más como un secundario que como el protagonista que carga con el peso de la trama sobre sus hombros. Esto es en parte debido a que ninguna de las películas en las que contó con el rol principal fue un éxito de taquilla, ni tan siquiera de crítica.

Su primer gran papel protagonista tras encarnar a Llewelyn Moss fue dar vida a George Bush en W. (2008), la cinta basada en la vida del presidente de los Estados Unidos y dirigida nada menos que por OLIVER STONE. A pesar de que la crítica valoró su esfuerzo interpretativo y que la película contó con una amplia campaña de marketing, acabó resultando un fiasco, y no solo fue un fracaso de taquilla en su país, sino que llegó a pocos mercados y aquí se estrenó directamente en televisión (de nuevo, gracias, público norteamericano). Dos años más tarde volvió a intentar el wéstern interpretando al célebre personaje de cómic JONAH HEX (2010), cuyo interés romántico en el film era MEGAN FOX. Así que solo nos queda hacernos la pregunta ¿de verdad BROLIN estaba tan desesperado por otro rol protagonista que aceptó una cinta condenada al fracaso mucho antes de su estreno? Ya no solo la presencia de FOX (que fuera de la saga TRANSFORMERS siempre ha sido veneno para la taquilla) vislumbraba el desastre desde el horizonte: se trataba de un wéstern (que rara vez hacen tres duros en los cines, a menos que sean dirigidos por gente de renombre y tengan el respaldo de la crítica) en el que el protagonista tenía media cara quemada. Tenía que pasar y pasó. JONAH HEX fue uno de los mayores desastres de la carrera de BROLIN, y aquí nos llegó también directa al mercado doméstico. Es terrible, así que podéis omitirla. Ni MICHAEL FASSBENDER sabe qué hacía allí. Ese mismo año BROLIN había rodado CONOCERÁS AL HOMBRE DE TUS SUEÑOS, su segunda colaboración con WOODY ALLEN tras un anecdótico papel en MELINDA Y MELINDA. Como de costumbre, el público americano dio la espalda a la cinta de ALLEN (400 000 personas pagaron la entrada) mientras que en España consiguió el doble de recaudación, puesto que aquí el estreno anual del director supone un evento para una gran parte del sector cinéfilo. La película no era nada del otro mundo y, a pesar de sus esfuerzos interpretativos y los del resto de compañeros de reparto (atención a ANTONIO BANDERAS), se encuentra en la parte baja de la filmografía del director neoyorkino, y hoy casi nadie la recuerda.

 

Una retrospectiva de la carrera cinematográfica de Josh Brolin, desde sus inicios con LOS GOONIES hasta el estreno de SICARIO.
BROLIN en CONOCERÁS AL HOMBRE DE TUS SUEÑOS (WOODY ALLEN, 2010)

En 2013 llegaron otras tres oportunidades perdidas en su filmografía. Primero, UNA VIDA EN TRES DÍAS, película que había levantado muchas expectativas y hasta parecía tener espacio en los Óscar. Hasta que la gente la vio. El director venía de firmar JUNO, UP IN THE AIR y la infravaloradísima y totalmente reivindicable YOUNG ADULT, y teniendo también a KATE WINSLET parecía que la película daría la campanada. Pero no. Nadie quedó satisfecho con UNA VIDA EN TRES DÍAS. El director se excusaba: “A la gente no le gusta porque lo ve desde una perspectiva equivocada, no se trata de una historia de amor entre dos adultos, es el paso a la madurez de un niño”. Pero eso no colaba. La cinta recordaba demasiado a LOS PUENTES DE MADISON en versión blanda y los tres gatos que la vieron en el cine salieron del patio de butacas hablando más de las horribles pelucas canosas que del tierno infante. Más tarde llegaba BRIGADA DE ÉLITE (GANGSTER SQUAD), que también olía a taquillazo pero tampoco lo fue, a pesar de un reparto plagado de estrellas en el que se incluía a SEAN PENN como antagonista, RYAN GOSLING o EMMA STONE. No obstante, la auténtica estrella de la cinta era BROLIN, el único que parecía tomarse en serio su personaje y con un físico que casaba perfectamente con el tipo de rol que interpretaba. ¿Quién sabe? Quizá si el actor hubiese nacido décadas atrás podría ser ahora una leyenda del cine negro. En cualquier caso, BRIGADA DE ÉLITE (GANGSTER SQUAD) recordaba demasiado a LOS INTOCABLES DE ELIOTT NESS pasada por el filtro ZACK SNYDER, y gustó más a los adolescentes que al resto de público en general.

Más tarde llegó una nueva hecatombe: la nueva versión, o como diría su director SPIKE LEE, “la nueva adaptación de la novela, que no revisión de la cinta coreana”, OLDBOY.  Y claro, la gente no se toma bien que se haga la nueva versión de una película de culto que en aquella época solo tenía 10 años; pero los productores estadounidenses son implacables y solo piensan en verde. OLDBOY era una película extremadamente violenta para el público norteamericano, la protagonizaban actores de rasgos orientales y el final no dejaba buen sabor de boca. Pensaron entonces que una nueva versión en la que se cambiasen todos esos aspectos les haría ganar. Pero los fanáticos de la cinta surcoreana boicotearon la nueva película ya desde que se confirmó su existencia. Al final tuvo un estreno limitado, como muchas películas suelen tener, confiando en el anhelado boca-oreja entre el público antes de expandirse por los cines. Pero no fue el caso. OLDBOY acabó su recorrido americano con dos tristes millones de dólares recaudados, más otros tres en el resto del mundo. La gente estaba tan sedienta de hacer sangre de la película que pocos supimos apreciar un recital interpretativo tan potente como el de BROLIN en la cinta, además de un evidente sacrificio físico. Es en ese apartado, el del papel principal, el único en que la nueva OLDBOY conseguía eclipsar a la original.

 

untitled (34)
La nueva versión de SPIKE LEE no contentó a casi nadie

Ese mismo año se hacía oficial su participación en SIN CITY 2: UNA DAMA POR LA QUE MORIR, relevando a CLIVE OWEN en el papel de Dwight. Y, de nuevo, debacle. Nadie preveía un fracaso tan colosal como el de la (tardía) segunda entrega de SIN CITY, una película que, a pesar de no romper ningún récord de taquilla, se hizo de culto y todo el mundo la guarda en la memoria con cariño, incluso los que llevan ese absurdo lema por bandera de “¿en blanco y negro? Saca esa basura de mi vista”. La ínfima recaudación en Estados Unidos sembró la alarma y pocos países se atrevieron a estrenarla (en España no ha llegado ni en formato doméstico). Pero, a pesar del absurdo primer episodio protagonizado por JOSEPH GORDON LEVITT y el último, contado con desgana y con BRUCE WILLIS como personaje central, SIN CITY 2 salvaba los muebles gracias a la química entre unos salvajes JOSH BROLIN y EVA GREEN en el capítulo que da título a la cinta.

 

ACTOR DE REPARTO

Una retrospectiva de la carrera cinematográfica de Josh Brolin, desde sus inicios con LOS GOONIES hasta el estreno de SICARIO.

 

Debe resultar muy frustrante que, pese a haber demostrado ser un gran actor, los productores no confíen en ti para levantar una película únicamente con tu nombre. Gente como GEORGE CLOONEY (más estrella que actor) nunca se ha visto en semejante tesitura, pero en los estudios ya barajan siempre los mismos nombres para los actores de reparto. Ahí han dejado estancados a gigantes de la talla de PHILIP SEYMOUR HOFFMAN, SAM ROCKWELL, RICHARD JENKINS o JOHN C. REILLY. La mala suerte de BROLIN a la hora de seleccionar papeles principales le está acercando peligrosamente a este gueto donde o protagonizas una película independiente laureada por la crítica o acabas de secundario en EL DRAGÓN ROJO (BRETT RATNER, cómo te odiamos). El caso es que las películas en las que JOSH BROLIN es actor de reparto son más aplaudidas por la crítica  que las que le confían el rol protagonista, y su interpretación suele ser más reconocida.

Tras el ya mencionado éxito de NO ES PAÍS PARA VIEJOS, el actor volvió rápidamente a participar en películas en las que su presencia en pantalla era mucho menor. No ha debido ser un problema para él si ha soportado que gente como JESSICA ALBA o MIRA SORVINO ocupen todo el póster de filmes en los que su nombre ni era mencionado. En PROBLEMAS DE MUJERES tenía un papel anecdótico besando a MARLEY SHELTON (también pareja en PLANET TERROR) en un avión, y en EN EL VALLE DE ELAH y AMERICAN GANGSTER salía tan poco que ni se le recuerda a penas. Pero GUS VAN SANT hizo algo bueno por una vez en su vida y le dio un papel mucho más relevante en la oscarizada MI NOMBRE ES HARVEY MILK. En ella BROLIN se dejaba la piel interpretando al complejo y moralmente nauseabundo congresista Dani White y lograba al fin su primera (y hasta el momento) única nominación al Óscar. Poco después, formó parte del reparto de WALL STREET: EL DINERO NUNCA DUERME, en aquella época en la que Hollywood todavía intentaba colarnos a SHIA LABEOUF como una estrella. Los COEN volvieron a darle trabajo también en VALOR DE LEY, aquel estupendo wéstern donde HAILEE STEINFELD nos dejó a todos con la boca abierta antes de dar el salto al mundo de la música pop. No obstante, y a pesar de que en el guion se le daba un montón de importancia al personaje de BROLIN, el malo malísimo, luego aparecía en pantalla cinco minutos que sabían a poco. Muy poco.

También estuvo en la muy taquillera MEN IN BLACK 3, en la que interpretaba al TOMMY LEE JONES del pasado (al público que acude al cine únicamente en la Fiesta del Cine le sonará su cabeza).

El universo Marvel  le ha seguido la pista y, tras varias negociaciones, llegaron a un acuerdo por el cual interpretaría al personaje de Thanos en GUARDIANES DE LA GALAXIA y LOS VENGADORES: LA ERA DE ULTRÓN, una presencia muy reducida puesto que en ambas cintas se trataba de una escueta presentación, pero que crecerá en las futuras secuelas, pues su peso en la historia será mayor.

 

Una retrospectiva de la carrera cinematográfica de Josh Brolin, desde sus inicios con LOS GOONIES hasta el estreno de SICARIO.

 

Estuvo cerca de una segunda nominación al Óscar por PURO VICIO, aquella droga psicotrópica rodada por PAUL THOMAS ANDERSON en la que interpretaba al duro teniente apodado Bigfoot y en la que lamía compulsivamente un plátano de chocolate (¿¿eso existe??). Pero la Academia decidió olvidarlo una vez más (aunque luego digamos que a los que se maltratan en los Óscar son a LEONARDO DiCAPRIO y AMY ADAMS, que logran nominación casi por cada película que hacen).

Este año también hemos podido verlo (y hasta en tres dimensiones) en EVEREST, cinta de aventuras basada en hechos reales sobre un grupo de alpinistas atrapados cerca de la cima de la montaña más famosa (y alta) del mundo. La oportunidad de lucirse ahí era mínima, pues entre el abrigo, el gorro y las gafas de sol resultaba casi imposible distinguirlo del resto de actores del reparto.

 

EL FUTURO MÁS CERCANO

Este viernes se estrenará en España la nueva cinta del todoterreno DENIS VILLENEUVE, SICARIO, con EMILY BLUNT y BENICIO DEL TORO. Laureada por parte de la crítica y por nuestros propios compañeros de EL PALOMITRÓN, la cinta podría acabar colándose en la carrera hacia los Óscar y regalar una nueva nominación a BROLIN. Ya en 2016 lo tendremos en la nueva comedia de los COEN ¡AVE CÉSAR! ¡Y de protagonista! Tiene además en preproducción  THREE SECONDS, en la que acompaña a LUKE EVANS, y THE LEGACY OF A WHITETAIL DEER HUNTER.

Con semejante talento y presencia, esperemos que Hollywood no lo etiquete para siempre con el cartel de “secundario de lujo”, como hizo con el malogrado PHILIP SEYMOUR HOFFMAN (todavía te lloramos, Philip). Y si bien es cierto que en el 80 % de su filmografía la firma como actor de reparto, podemos tener fe y esperar a que el Universo Marvel le inyecte más confianza a Hollywood para contar con él en próximos papeles. Aunque hay que ser precavidos y hay que gastar más en agentes, Sr. BROLIN.

 

Y para terminar, os dejamos una lista con las CINCO películas imprescindibles de su filmografía:

 

  1. THE DEAD GIRL (KAREN MONCRIEFF, 2006)

Una retrospectiva de la carrera cinematográfica de Josh Brolin, desde sus inicios con LOS GOONIES hasta el estreno de SICARIO.

 

¿Por qué verla? Es la verdadera despedida del cine de BRITTANY MURPHY (todos los telefilmes que vinieron después no representan a una actriz que participó en varias de las películas más interesantes de los años 90). Se trata de una cinta independiente que pasó misteriosamente desapercibida a pesar de contar con un reparto lleno, llenísimo, de actores de renombre. THE DEAD GIRL narra cinco historias (bastante deprimentes todas) que podrían funcionar como cortos independientes y en la que absolutamente todas mantienen un nivel de calidad constante. Ya solo el guiño a CARRIE (BRIAN DE PALMA, 1976) con PIPER LAURIE lanzando un vaso de leche a su insegura hija (TONI COLLETTE) por ir maquillada “como una puta” valió el precio de la entrada.

  • Lo mejor: un reparto en estado de gracia.
  • Lo peor: nada.

 

  1. NO ES PAÍS PARA VIEJOS (JOEL & ETHAN COEN, 2007)

Una retrospectiva de la carrera cinematográfica de Josh Brolin, desde sus inicios con LOS GOONIES hasta el estreno de SICARIO.

 

¿Por qué verla? Triunfo indiscutible de los HERMANOS COEN, NO ES PAÍS PARA VIEJOS es una película llena de momentos estelares que se toma toda la calma necesaria para tratar una historia no demasiado original pero muy bien contada.

  • Lo mejor: el no enfrentamiento.
  • Lo peor: el personaje de JAVIER BARDEM nos hizo olvidar el buen hacer del resto de actores. ¿Alguien se acuerda de lo bien que estuvo KELLY McDONALD?

 

  1. PLANET TERROR (ROBERT RODRIGUEZ, 2007)

Una retrospectiva de la carrera cinematográfica de Josh Brolin, desde sus inicios con LOS GOONIES hasta el estreno de SICARIO.

 

¿Por qué verla? ROBERT RODRIGUEZ y QUENTIN TARANTINO volvieron a poner de moda el Grindhouse durante la promoción de un díptico que fue tal fracaso de taquilla en EE. UU. que obligó a la productora a vender PLANET TERROR y DEATH PROOF por separado en el resto de países del mundo.

  • Lo mejor: desprende amor por aquella serie B que tan bien representa. ROSE McGOWAN.
  • Lo peor: lo único que se le puede reprochar es que se nota que sí tiene más presupuesto que aquellas películas rodadas con dos duros que homenajea.

 

  1. LOS GOONIES (RICHARD DONNER, 1985)

Una retrospectiva de la carrera cinematográfica de Josh Brolin, desde sus inicios con LOS GOONIES hasta el estreno de SICARIO.

 

¿Por qué verla? Porque si no la has visto, eres de una generación perdida. Así sin más.

  • Lo mejor: cine de aventuras que te hace querer olvidar todas las redes sociales y volver a los 80 para sobrevivir a una caída en bici mortal propiciada por un imbécil que te embiste con el coche. Y para comer pizza.
  • Lo peor: es cine que ya no volverá.

 

  1. MI NOMBRE ES HARVEY MILK (GUS VAN SANT, 2008)

Una retrospectiva de la carrera cinematográfica de Josh Brolin, desde sus inicios con LOS GOONIES hasta el estreno de SICARIO.

 

¿Por qué verla? Para conocer la figura de Harvey Milk, el primer político abiertamente homosexual elegido para ocupar un cargo público en EE. UU.

  • Lo mejor: SEAN PENN y JOSH BROLIN (¡y hasta JAMES FRANCO!) están sobrenaturales.
  • Lo peor: tanto cambio de formato llega a marear.

 

Celebramos que el sol vuelva a brillar para  este actor al que Hollywood parece concederle una segunda oportunidad, y esperamos (y deseamos) que JOSH BROLIN por fin ocupe el lugar que su talento e infinita paciencia merecen.

 

José Cruz

1 Comentario