Compartir

Desde los albores del cine se ha demostrado más de una vez que no hace falta ser niño para disfrutar de un verdadero producto artesano de animación. Hace ya más de un siglo desde que un ilusionista francés sentó las bases del cine de animación fotograma por fotograma gracias al paso de manivela, truco que descubrió por accidente y que sería la génesis de una serie de riquísimas aportaciones para la historia del cine, regalándonos al King Kong de 1933, el argumento universal de Jasón y los argonautas plasmado en cine e incluso una variante técnica nacida en el ataque de los AT-ATs durante la batalla de Hoth en El imperio contraataca (todo ello referido en nuestro dossier de efectos especiales en el cine)Y así comenzó todo: con un simple accidente a la hora de empezar a grabar.

Para conmemorar la vuelta de Wes Anderson a esta laboriosa y hermosa técnica desde Fantástico Sr. Fox, os traemos 10 títulos imprescindibles de stop-motion para que la última espera se nos haga más amena.

EL HOTEL ELÉCTRICO (1908)

¿Quién nos iba a decir que un español iba a estar entre los directores más importantes del cine mudo, a la altura de los propios hermanos Lumière? Comenzamos con una obra de Segundo de Chomón, que llegó a tales niveles estilísticos durante la etapa temprana del cinematógrafo que fue apodado como el Méliès español, pues su utilización de este arte como un medio de engañar al espectador como si de un espectáculo de prestidigitación se tratase era bien parecido al de su homólogo francés. Este cortometraje de comedia fantástica está considerado como uno de los primeros en utilizar la técnica stop-motion.

KING KONG (1933)

Qué mejor manera de continuar este viaje que con una de las películas norteamericanas que iniciarían esta técnica: el King Kong original. Llena de dobles lecturas y reinterpretaciones sobre la colonización y el erotismo que desprende (presente en el posterior remake con Jessica Lange, pero totalmente capado en la desastrosa versión de Peter Jackson), sigue siendo un filme imprescindible para todo amante de este medio.

VINCENT (1982)

¿Qué habría sido de Tim Burton si el Expresionismo alemán nunca hubiese existido? Pues que probablemente su carrera cinematográfica tampoco. Para bien o para mal, la filmografía de este director es una constante reiteración de ideas nacidas gracias a esa corriente cinematográfica… y Vincent es la mejor condensación de todas esas ideas.

Siendo uno de los primerísimos trabajos de Burton, también es uno de los más logrados. El muchacho Vincent Malloy tiene siete años y está tan obsesionado con ser como su ídolo que hace tiempo que ha dejado de distinguir la realidad de la ensoñación. Narrado como si fuese un cuento, el cortometraje agrupa todo lo que hace a Tim Burton ser Tim BurtonVincent PriceEdgar Allan Poe, estética gótica y marginal y una puesta en escena que bebe directamente de filmes como El gabinete del doctor Caligari.

LAS AVENTURAS DE MARK TWAIN (1986)

“La fama es un vapor. La única certeza que hay en la vida es el olvido”. El único largometraje de un animador de Claymotion (la variante de plastilina de stop-motion) es esta obra, la culminación máxima de las novelas más importantes de uno de los mejores autores norteamericanos del siglo XIX, Mark Twain, que aparece y protagoniza la misma película capitaneando a los personajes de sus novelas. No lo pretende (o sí), pero en ocasiones puede llegar a ser realmente siniestra.

PESADILLA ANTES DE NAVIDAD (1993)stop-motion en el cine

No. No está dirigida por Tim Burton. Ni siquiera está escrita por él. Es de Henry Selick y no hay más que fijarse en el diseño de sus personajes y en su animación, mucho más cercana en ocasiones a Los mundos de Coraline que a La novia cadáver. De cualquier forma, este clásico moderno ya forma parte de la historia de la animación, y poco más hay que decir sobre él que no se haya dicho ya. Un musical navideño atemporal.

CHICKEN RUN: EVASIÓN EN LA GRANJA (2000)stop-motion en el cine

¿Os acordáis de cuando Mel Gibson era querido en Hollywood? Pues este fue su último vestigio antes de condenarlo al ostracismo artístico: ponerle voz a un gallo de plastilina.

Bromas aparte, no hay que negar el inconmensurable talento que esconde esta pequeña joya de la animación infantil: siendo el primer largometraje de Nick Park (que ya había depurado su técnica con un gran número de cortometrajes y mediometrajes), no hay más que ir a su premisa para ver que cualquiera con dos dedos de frente debería comprar la idea inmediatamente: La gran evasión pero con gallinas, humor británico y slapstick chaplinesco. ¿Qué podría salir mal?

FANTÁSTICO SR. FOX (2009)

Tenía que estar. La adaptación cinematográfica de la obra de uno de los mejores cuentacuentos de la era moderna, Roald Dahl, es a todas luces una maravilla para cualquier fan del género o del director, cuyo sello de autor casa a la perfección con la esencia del cuento de Dahl. Tampoco hay mucho que decir de esta obra, pues habla por sí sola.

THE MAKER (2011)

stop-motion en el cineDesde Australia, esta desconocida pieza saltó hasta la sección oficial de cortometrajes del Festival de Sitges. Una obra de una artesanía que, sin diálogos, narra una historia inquietante y poderosa en la que una extraña criatura ha de enfrentarse, contra reloj, al reto más importante de su vida. Una fábula de las de siempre, poco ortodoxa y digna del mejor Henry Selick.

ANOMALISA (2015)

Nos vamos acercando al final. Probablemente esta sea la más enternecedora película de la lista. En su segunda película como director después de Synecdoche, New York, el guionista Charlie Kaufman se estrena en la animación (junto con el animador Duke Johnson y el cocreador de Rick y MortyDan Harmon) con una historia sencilla, delicada y, sobre todo, muy humana. Porque si hay algo que caracteriza a este peculiar cineasta es el fondo humanista que se esconde tras su despliegue formal tan personal. Anomalisa te susurra al oído y te habla directamente a ti cuando pensabas que estabas perdido.

La historia sigue a un motivador personal que ha cambiado las vidas de muchas personas a mejor, pero la suya parece estancarse hasta que, al llegar a un congreso donde debe dar una charla motivacional, escuchará algo que le hará replantearse absolutamente toda su vida.

KUBO Y LAS DOS CUERDAS MÁGICAS (2016)

Posiblemente una de las películas más infravaloradas de esta lista. Una pequeña gran obra que llegó a optar al Oscar a Mejor película de animación hace dos años y que demuestra que hay vida en la animación más allá de Disney. Una animación y un uso del folclore japonés exquisito con una historia realmente madura y profunda.

 

Para cerrar este especial, os recomendamos el libro Animando lo imposible, recientemente editado por Diábolo Ediciones y religiosamente reseñado en la web, en nuestra sección Biblioteca.

 

ESPECIAL DE EL PALOMITRÓN SOBRE WES ANDERSON EN DIVERZITY

 

Álvaro Salas

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.