Compartir

Election: La noche de las bestias

¡Atención! Antes de leer esto tienes que tener unas reglas claras que jamás debes olvidar: nadie es inofensivo. Pase lo que pase, durante esa noche todo dará igual, porque todo será válido. Y sobre todo, intenta estar muy protegido si quieres sobrevivir a la purga anual. O por el contrario, únete a ella. Y ahora sí que sí, que comience el día oficial de la purga, donde los robos, los asesinatos, los asaltos y todo tipo de delitos son legales durante 12 horas. Este es el “juego” que propuso el director y guionista James DeMonaco en las primeras entregas de la saga: The purge: La noche de las bestias (2013) y Anarchy: La noche de las bestias (2014). Un juego que partía de una premisa muy potente: ¿Qué pasaría si el crimen fuera legal durante una noche al año? ¿Serías de los que buscan solventar una venganza o, por el contrario, optarías por quedarte protegido en tu casa? En Election: La noche de las bestias, la famosa anarquía desenfrenada vuelve a ser la válvula de escape aprobada por los nuevos fundadores de América para mantener lo que textualmente llaman “la grandeza del país”.

Election: La noche de las bestias contextualiza esta vez la purga en plena campaña electoral. Ahora, Leo Barnes, exsargento de la policía, es el jefe de seguridad de la senadora Charlie Roan, a la cual deberá proteger durante la campaña presidencial. Además, ambos deben intentar sobrevivir a la “limpieza a fondo” (como bien llaman a la purga los del partido conservador, la oposición de Roan) que allí se realiza cada año. Pero, de repente, una traición inesperada les hará enfrentarse a esta noche en las calles de Washington D. C. ¿Conseguirán sobrevivir a la purga?

Election: La noche de las bestias

Frank Grillo (Capitán América: Civil War) interpreta a Leo Barnes, personaje que ya apareció en Anarchy: La noche de las bestias, ahora mucho más fortalecido, convertido en la mano derecha de una de las candidatas a la presidencia y con la misma sed de venganza hacia la purga que tenía en la anterior entrega. Por otro lado, junto a él tendrá protagonismo el papel de Charlie Roan, encarnado por Elizabeth Mitchell, recordada por todos los seriéfilos por su papel de la doctora Juliet en Perdidos. Elizabeth interpreta a la gobernadora de Washington, un personaje trazado con gran pureza, honradez y unos sólidos principios que la convierten en una luchadora. Su noche no será nada fácil, ya que el partido opositor, el de los conservadores, planea evitar que esta acceda al Gobierno y, aún más, que consiga su principal objetivo político: eliminar el día de la purga para siempre. Otros de los personajes que destacan en el largometraje son los de Joe Dixon, que corre a cargo de Mykelti Williamson (Convergencia) y que interpreta a un hombre trabajador al que nada ni nadie le ha regalado nada y que lucha por lo poco que tiene hasta el final; el del joven mexicano Marcos, que es Joseph Julian Soria (Max), y el de Laney, interpretada por Betty Gabriel (Get Out), una técnico de emergencias con un pasado rebelde. En la oposición, los malvados de la película: Edwige Owens, al que da vida Kyle Secor (Pirata y doctor), malo como él solo y competencia de Charlie en política, y Caleb Warren, que es Raymond J. Barry (3 días para matar), peso pesado de los conservadores y miembro de los nuevos padres fundadores de los Estados Unidos, además de ideólogo de la purga y defensor de su poder para purificar a través de la violencia.

Election: La noche de las bestias

Este thriller de terror sigue manteniendo clichés y, como era de esperar, mantiene su previsibilidad, ya que, tras dos cintas, poco nuevo cabía por introducir en el que pensamos será el final de la franquicia. Esta cinta, al igual que los anteriores dos filmes, hace reflexionar sobre el valor, la moralidad, los principios y lo que para una persona supone la vida de otra, temas que, a la hora de la verdad, dicen mucho del ser humano y que se han visto claramente durante toda la saga. Pero sí que es verdad que es un final efectista, que sigue interesando, que entretiene al público, que además le pega algún susto que otro y que le mantiene pendiente durante los 105 minutos de película gracias a escenas perturbadoras en su justa medida que le hacen estar inquietos en la butaca. Como novedad, el tema principal es la profundidad de la política, y el otro lado (el de los buenos) el de los que quieren acabar con la famosa noche de las bestias.

Tras ver la noche en una casa totalmente protegida en la primera parte y verla en las calles estadounidenses con varios ojos en la segunda, esta tercera centra su trama en los dos partidos que se enfrentan en las urnas en los próximos días y los entresijos de los principales motivos de la purga. Un interesante enfoque y más en la actualidad que nos acontece (salvando las distancias), ya que en el filme se ve que la purga es realizada para no dar trabajo ni ayuda a los más necesitados, es decir, para que suponga la eliminación del bajo nivel de desempleo y la pobreza. Este análisis se comunica a través de los medios de comunicación, los cuales informan con la función del verdadero periodismo de investigación y calidad. Una situación utópica si se compara con los medios existentes en el mundo de hoy en día.

Todo esto englobado en un contexto de campaña electoral en el país de origen de la cinta, Estados Unidos… Y no creemos que sea por casualidad.

Election: La noche de las bestias

Otro aspecto que da que hablar y que aporta un toque de humor a la película es el concepto de los turistas asesinos que acuden a la purga para desahogarse y entre los cuales no podían faltar viajeros españoles.

La fotografía de la cinta, de Jacques Jouffret (Transformers: La era de la extinción), te introduce en escena para identificarte con los personajes y querer huir, sobrevivir y no desear encontrarte con ninguna de las personas enmascaradas (máscaras de osos, de cerdos, máscaras blancas con mensajes… y símbolos americanos como la Estatua de la Libertad o Abraham Lincoln). Estas caretas, realmente monstruosas, te pondrían los pelos de punta si te las encontraras por la calle.

Anunciamos el inicio de la purga anual. Cuando suene la sirena, cualquier delito, incluido el asesinato, será legal durante 12 horas. ¿Te apetece jugar? ¿Te atreves a sobrevivir a la purga?

 

LO MEJOR:

  • El enfoque de los entresijos que dieron luz a la purga.
  • Algunos momentos de tensión con los personajes más bestias.

LO PEOR:

  • Su final: previsible.
  • Algunas situaciones son demasiado similares a la realidad.

 

María Páez

No hay comentarios