Compartir

LAS LEYES DE LA TERMODINÁMICA - EL PALOMITRÓN

LOS ANTECEDENTES

La comedia romántica española se ha empapado en los últimos años del tirón de actores como Mario Casas, Quim Gutiérrez o Clara Lago y de una comedia facilona que rozaba lo soez y ofensivo. Aunque esta misma fórmula ha sido (y sigue siendo) criticada tanto por profesionales del sector como por parte del público, lo cierto es que han conseguido llevar el cine patrio a unas cifras de taquilla que no se conseguían hace mucho tiempo.

El director, Mateo Gil, comienza su incursión en el género con una filmografía sólida a sus espaldas, en la que se encuentran películas como Nadie conoce a nadie y la más reciente Proyecto Lázaro, además de varias colaboraciones con Alejandro Amenábar (Con quien colaboró en Tesis). Con Las leyes de la termodinámica, Gil innova tanto en guion como en formato al proponerlo como falso documental y alejarse de estereotipos y chistes sencillos.

LA PELÍCULA

Las leyes de la termodinámica es un filme suficientemente correcto para lo que es. En el género cómico y en el romántico está casi todo inventado, y al final lo que un espectador espera es ver la misma base con personajes y detalles diferentes. La historia engancha gracias al carisma de los personajes, pero con lo que atrapa finalmente es con la teoría que entrelaza la ciencia con las personas, ofreciendo una nueva trama que apenas ha sido utilizada. Para ello, escoge las leyes y las explica mediante la ficción representada por Elena y Manel. Sin embargo, la adición de entrevistas a científicos, lejos de añadir credibilidad o un nuevo punto cómico, se acaba haciendo tediosa por interrumpir el arco romántico cuando se encuentra en el punto álgido.

LAS LEYES DE LA TERMODINÁMICA - EL PALOMITRÓN

ELLOS Y ELLAS

Vito Sanz (Vergüenza) interpreta a Manel, el físico que investiga y aplica a su vida las leyes de la termodinámica. A pesar de que Mateo Gil narre la vida de cuatro personas y cómo se relacionan con estas teorías, el peso de la película recae sobre el profesor auxiliar. Si tenemos en cuenta la exageración y el fatalismo de Manel en su día a día y cómo se rige por la ciencia de la termodinámica, no es extraño que su actuación parezca forzada cuando menos. Ese mismo aspecto forzado en la actuación de Sanz (en muchas ocasiones culpa del guion) está presente en el personaje de Berta Vázquez (Vis a vis), Elena, quien se comporta de forma inmadura, provocando conflictos que el guion no es capaz de sostener.

Chino Darín (La reina de España) y Vicky Luengo (Blue Rai) completan el reparto principal formando una antítesis a la pareja Manel–Elena. Aun alejándose de situaciones más cotidianas que sí vive la pareja principal, sus personajes (Pablo y Eva) tienen un carisma especial, y consiguen que el espectador empatice con facilidad.

LA SORPRESA

La construcción de los personajes es uno de los principales puntos a favor de Las leyes de la termodinámica. Puede que la película guste más o menos, que parezca innovadora o no, pero lo que no puede negarse es que el carisma de los personajes, sus rasgos y su propia historia acaban por encandilar al espectador. Esto se ve reflejado, sobre todo, en las primeras escenas de la pareja protagonista, cuando empiezan a conocerse y dejan todo atrás para buscar una felicidad en común. Con sus primeros besos, los primeros paseos por el parque, los primeros bailes… el espectador es capaz de sentir la ilusión y emoción por las nuevas experiencias y acabar haciéndolas suyas.

LAS LEYES DE LA TERMODINÁMICA - EL PALOMITRÓN

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Cuando todo ocurre en un choque provocado por “las leyes de la termodinámica”, escoger ese choque como “el momento” es bastante tentador. Sin embargo, la historia que nos cuenta la cinta dirigida por Mateo Gil va más allá de este evento, como ya hemos comentado con anterioridad. Después de conocer el punto de vista de Manel en su relación con Elena, casi al final, la historia llega a su momento catártico y empieza a desvelar la perspectiva que inconscientemente se nos había obviado: la de la joven. En ese preciso instante, la lógica del físico choca con las leyes del mundo real, dejando un sabor agridulce en el espectador.

TE GUSTARÁ SI…

No te importa ver una comedia romántica con algún que otro cliché. A pesar de ellos, consigue innovar en un género bastante estancado por las mismas fórmulas de ejecución que utiliza. Si buscas una cinta divertida y amena de esta temática y que se salga de lo común, seguramente disfrutarás la película.

LO MEJOR

  • La construcción de personajes y su carisma.
  • Ver nuevas caras en el cine comercial español.

LO PEOR

  • La reiteración de argumentos para hacer avanzar la trama.
  • Algunas situaciones forzadas metidas con calzador.

María Reinoso

No hay comentarios

Dejar una respuesta