El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

CINE CRÍTICAS

LA VIDA ERA ESO

objetos

ANTECEDENTES

Para aficionados al cine de autor, al cine de generaciones, llega La vida era eso. Opera prima de David Martín De Los Santos y producción de los estudios Lolita Films y Elamedia. El director madrileño salta de documentales y mediometrajes a una cinta de largo recorrido. El autor de Llévame a otro sitio explora en esta ocasión el encuentro entre la generación milenial y la del baby boom, ilustradas por Anna Castillo (Adú, 2020) y Petra Martínez (La que se avecina), respectiva Y magistralmente. La cinta estará en salas el próximo 2021.

LA PELÍCULA

De Los Santos ha dicho en entrevistas que La vida era eso era un intento de dar identidad a una generación de mujeres a las que siempre se ha visto solo como “madres” o “esposas”. Ciertamente, esa carga narrativa ha caído sobre el personaje de María (Petra Martínez), que acaba en un hospital nada más empieza la película y se encuentra al poco con Verónica (Anna Castillo).

Ambas son emigrantes españolas en la ciudad belga de Gantes, pero pertenecientes a dos oleadas distintas de migración. María, que es ingresada por un infarto puntual, sale pronto del hospital, mientras que la condición de Verónica empeora fatalmente. María saldrá por una vez de los cauces inamovibles de su día a día para viajar hasta la Almería natal de Verónica y buscar sus orígenes. En este camino fuera de constricciones y costumbres, terminará por encontrar cosas de ella misma que siempre había reprimido.

La vida era eso viene retratada por una fotografía admirable. Es exploradora de paisajes que, pese a su belleza, no hemos visto demasiado en las películas, especialmente los pueblitos costeros de Almería. La dirección en conjunto es muy consistente con el tema de la película y se permite al mismo tiempo situar al espectador en contextos históricos curiosos.

El tema de la película merece cierta atención por la originalidad del tratamiento. Las cosas que uno cree que puede esperar se van derrumbando a medida que avanza la trama. A mitad de la peli nos encontramos sin idea de por dónde se nos va a sorprender. La forma en que De Los Santos ha reflexionado sobre estas voces generacionales, sus paralelismos y sus metas en la vida dan qué pensar después de la película.

ELLOS Y ELLAS

Tanto Anna Castillo como Petra Martínez ejecutan actuaciones memorables, la de Martínez premiable. Todos los personajes tienen color, se salen de moldes y encasillamientos, pero las dos protagonistas ponen una voz muy particular a millones de mujeres al mismo tiempo. Anna Castillo tiene un aura desenvuelta y sin rumbo muy creíble para su personaje. Pero es la figura de María la que más sorprende, por su cerrazón y su curiosidad al mismo tiempo y por una lealtad hacia las convenciones sociales casi infantil que la hace única.

LA SORPRESA

Seguramente los detalles sociales y políticos que se cuelan por la película, situado en aquel mes de mayo de 2011.

LA SECUENCIA

La conversación, cuando María visita a Verónica antes de su operación en el hospital.

TE GUSTARÁ SÍ…

No está muy lejos de la onda de Las niñas (Pilar Palomero, 2020), en el sentido de vista atrás como sociedad y el tono de la película.

LO MEJOR

  • La originalidad del guión.
  • La calidad de la interpretación.

LO PEOR

  • Le falta música.
  • También, para los que no sean seguidores de un cine tan pausado, puede hacerse larga.

Isidro Ruiz de Osma


CRÍTICA: LAS NIÑAS

#ContenidoRelacionado

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.