El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Venganza bajo cero, Hans Petter Moland y Liam Neeson, EL PALOMITRÓN
2019 CINE ENTREVISTAS REDACTORES

VENGANZA BAJO CERO: HANS PETTER MOLAND

El próximo 26 de julio llega a nuestras pantallas la nueva cinta de Hans Petter Moland, Venganza bajo cero. Protagonizada por Liam Neeson y Laura Dern, el relato se presenta como una de las grandes apuestas veraniegas.

Con un sutil lavado de cara, Moland (Redención: los casos del departamento Q) presenta un remake de la película In Orther of Disapperance, filme noruego dirigido también por él. La cinta cuenta la historia de Nels, un conductor de quitanieves que tras la inesperada muerte de sus hijo, se verá envuelto en una guerra entre mafias con el fin de aclarar la verdad de su asesinato y saciar así su sed de venganza.

Para responder a todas nuestras cuestiones hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Moland, que junto a Neeson ha viajado a Madrid para presentar la película. Con unas ideas claras, el director de origen noruego sabe que lo que tiene entre manos no es una cinta de acción cualquiera.

REMAKE CON CARÁCTER PROPIO

Como ya se ha mencionado, Venganza bajo cero es un remake de una primera versión dirigida también por Moland. Lejos de los beneficios económicos afirma que aceptó la tarea como un reto personal. “La sabiduría convencional dice que no vuelvas a hacer tus propias películas. Yo he tenido oportunidad de contarla dos veces. Cuando mi productor me pidió que la hiciera tuve que pensarlo, porque solamente había planeado vender los derechos. Intenté ser abierto de mente y pensar: si yo hubiera hecho una obra de teatro y nos hubieran pedido que la representara en Broadway, probablemente, hubiera dicho que sí, así que con ese planteamiento acepté. Imaginé que era una buena oportunidad para sorprender a un público diferente y más amplio, pero también para intentar ser más lúdico en otra lengua, explorando el material en otro contexto distinto”.

Uno de los puntos fuertes que dota a la cinta de personalidad y carácter propio es su humor adulto. Moland reivindica el uso de este recurso tanto desde un punto de vista cómico como crítico. El humor negro está ahí por varias razones. “Cuando hice esta película, una de mis intenciones era burlarme de lo patético de la venganza, así como del pathos mitológico y de los gansters. Tomando la seriedad con la que este tipo de personajes han sido habitualmente representados, decidí retratarlos tal y como son, no siempre inteligentes pero sí muy violentos. Me perecía una manera de refrescar el relato y de pecar de irreverente contra todas aquellas personas que se toman a sí mismo demasiado en serio”.

DETALLES CLAVE

Venganza bajo cero es una película distinta. Nada tiene que envidiar a otras del género. Su juego de estilos y recursos aportan un grado de originalidad esencial. Para el director el uso de las esquelas constantes simboliza más de lo que parece. “La idea no estaba en el guion, pero durante el montaje y mientras hablaba con mi editor, el mismo de la primera versión, decidimos que era una buena idea. Desde el principio, en las películas de acción muere mucha gente, y tristemente nunca llegamos a conocer más de ella ni de su vida, así que decidí que había que tratarlos como seres humanos. Es cierto que no todas las personas son igual de buenas, pero una cosa que todas tenemos en común es la esquela que se nos dedica cuando morimos. En la película este recurso es una manera sencilla de decirles adiós, así como un elemento paródico más”.

Venganza bajo cero, Hans Petter Moland, EL PALOMITRÓN

PERSONAJES COMPLEJOS

Teniendo como referencia el filme inicial es reseñable el cambio de ciertos elementos, uno de ellos el papel de la mujer. Lejos de quedar en un segundo plano, ellas son la voz de la razón. “Las dos mujeres que aparecen en la película son más inteligentes que todos los hombres juntos. Ellos son muy serios pero también totalmente ajenos al sentido del humor. Las únicas que son conscientes de lo que está sucediendo y se apartan, son las dos esposas, ambas muy diferentes. Por un lado, Grace tiene una bonita relación de amor con Nels, y lo interesante es ver como esta unión poco a poco se viene abajo por la manera en la que cada uno maneja el duelo. Por otra parte, la mujer de Viking, Aya, es uno de los personajes más valientes de la cinta. Desde mi punto de vista es la única que se atreve a decir lo que todo el mundo piensa de su exmarido. Ha vivido años atrapada en una relación completamente narcisista, pero también ha podido huir de ella. Su desarrollo es inspirador”.

Entre los temas de la cinta uno de los que más destaca es el de la caída del héroe, en este caso el personaje interpretado por Neeson. Para Moland, la relación del protagonista con su ocupación es importante para entender el relato. “su trabajo es muy real, Nels conduce una quitanieves para abrir la carretera que une la estación de esquí con la civilización, separadas por el entorno salvaje. En cierto modo, es una especie de explorador. La gente de la ciudad se fía y confía plenamente en él, algo que dota de sentido a su vida. Sin embargo, es la muerte de su hijo lo que le hace sumergirse en las profundidades. Rápidamente pierde su civismo para convertirse en un hombre corrompido por la venganza. Al igual que los paisajes extremos, la película nos lleva a lo más profundo y salvaje de su alma, un lugar que no siempre es agradable”.

Venganza bajo cero, Hans Petter Moland y Liam Neeson, EL PALOMITRÓN

MODUS OPERANDI

Con un carácter y temperamento tranquilo, el noruego sabe que en ocasiones sobran las palabras. “La primera cosa que hago cuando me ponga editar es quitar diálogo, porque en mi opinión cualquier guion tiene siempre demasiado texto. Al fin y al cabo, me gustan las historias que se acaban contando de una manera más visual, a no ser que exista un dicurso con una importante carga emocional. En ese sentido, las palabras sin importancia sobran, creo que es una de las razones por las que he quitado muchas líneas respecto a la versión original. Es posible que los americanos sean menos pacientes, pero también he intentado que mis personajes piensen antes de hablar, porque a veces creo que nos somos conscientes de ello. Es importante destacar el papel de la comunicación no verbal, capaz de transmitir sin palabra alguna. Espero que esto haya quedado representado en la película”.

SU FUTURO

A raíz del éxito acumulado por la cinta es normal que empiecen a aflorar ofertas para futuros proyectos. Teniendo en cuenta el auge de las series de televisión y el benéfico que es capaz de generar una saga de películas, Moland tiene claros sus intereses. “Unas semanas después de vender los derechos me ofrecieron una secuela. En el momento me negué aunque quién sabe, quizás en un futuro. Desde mi punto de vista, las miniseries son maneras de contar una historia que no se puede encajar en un formato de 2 horas, aun así, son narraciones con un inicio, un nudo y un desenlace. Por tanto, difieren de esas series de televisión que solo buscan contar sucesos sin final, dejando de ser historias para convertirse en intentos que solo buscan hacerte adicto. Muchos shows están hechos por directores y actores impresionantes, algo admirable, pero existen otros dónde los objetivos y razones brillan por su ausencia. Cuando cuentas una historia con un final definido, el público inconsciente o conscientemente se pregunta el porqué de esa narración, o la razón de dicho desenlace. Sin metas claras, no existe la posibilidad de hacerse esa pregunta”.

Puede que Venganza bajo cero no sorprenda a primera vista, pero el proyecto brilla por pequeños detalles, algo que lo convierte en esencial. Si estás indeciso, dale una oportunidad. Si por el contrario ya estás decidido, acomódate y disfruta del precio de la venganza más letal.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.