Compartir

Carl en el espejo The Walking Dead El Palomitrón

Volvió The Walking Dead tras su parón navideño para, a pesar de los comentarios de sus responsables sobre que el final de ese personaje no estaba decidido, confirmarnos lo que ya estaba más que cantado. Y retorna con sus peores vicios, inconsistencias y fallos. Aunque se ha anunciado a bombo y platillo el cambio de showrunner, no solo no terminamos de verle una continuación digna a la ficción, sino que está cada vez más claro que se ha convertido en su propio caminante. Comentamos su regreso.

Atención: Contiene spoilers

En el final del último episodio, dejamos a Rick, Michonne, Daryl, etc. descubriendo a un Carl moribundo en las alcantarillas. Este comienza con el padre doliente, para pasar a una de esas ensoñaciones que han salpicado lo que llevamos de temporada, y regresar junto a él y Michonne, que están cavando una tumba… Entonces retornamos al bosque, al justo momento en que el chico resulta herido cuando mataba mordedores junto al hombre de la gasolinera. Y, finalmente, seguimos al muchacho en su despedida de los suyos: jugando con su hermana, escribiendo unas cartas a sus amigos y parientes, disfrutando de los últimos momentos que le quedan de vida…

Carl y Judith The Walking Dead El Palomitrón

La agonía de Carl se alterna con el sangriento recorrido de Morgan por lo que queda del Reino para liberar a Ezekiel de los Salvadores. Enseguida Carol se une a él, sin comprender muy bien el comportamiento de su amigo. Mientras, el Rey intenta convencer a uno de sus captores (Gavin) de que aún está a tiempo de cambiar y de ayudar a su bando para vencer a Negan. Estas palabras no terminan de calar en el hombre, menos aún cuando descubre que sus compañeros han desaparecido, y poco después se enfrente también a la furia del rescatador. Será en el último momento cuando Morgan, a punto de acabar con Gavin, detenga su violencia ante las suplicas de Ezekiel y Carol; pero su enemigo morirá de todas formas, ya que Henry, el hermano de Benjamin, ha decidido tomarse la justicia por su mano. Algo que horrorizará a los presentes, pues es solo un niño.

Carol y Morgan The Walking Dead El Palomitrón

Volvemos a Alexandria, donde el ataque de los Salvadores continúa, aunque por poco tiempo. El grupo que se refugió en las alcantarillas marcha a Hilltop para ponerse a salvo. Solo se quedarán Rick y Michonne para ayudar a Carl, que explicará a su padre por qué decidió ayudar al desconocido y contará su visión de lo que deberá ser Alexandria en el futuro. Ahora sabemos que esas ensoñaciones eran del chico, que asegura que es el futuro que vendrá (¿recogen ese mito de distintas culturas y épocas que asegura que los moribundos pueden predecir el porvenir?): una comunidad próspera en la que se trabaja por ir más allá de la mera supervivencia, en la que ya no hay espacio para la violencia ni el rencor y en la que, ¡oh, sorpresa!, colabora el mismísimo Negan.

Como comentábamos al principio del artículo, más de lo mismo: una serie que se ha metido en una senda que gira y gira sin proponer nada original. Tenemos la muerte de un personaje principal que ha ido y venido entre buscar reconciliaciones o ser un frío asesino. Su final se supone que tiene que motivar a su padre para ser, otra vez, el afable líder de una comunidad en la que todos tengan cabida. Y la trama paralela es prácticamente la misma, solo que en este caso el niño no muere, sino que mata a un enemigo, lo que debería hacer reflexionar a Morgan para, por enésima vez, tornar al pacifismo. Los guionistas se han metido en un bucle y no saben salir de él.

Michonne y Rick The Walking Dead El Palomitrón

No es que The Walking Dead haya comenzado su fin, es que ya nadie puede darle una muerte digna. Es en sí misma una caricatura de lo que era. Los espectadores ya lo saben y le están dando la espalda a un ritmo alarmante. Las deficiencias no se quedan solo en el guion: los actores no pueden dar más de sí y sus (no) expresiones podrían ser carne constante de memes. Encima nos enteramos de que las diferencias de sueldo entre el elenco es tan sangrante que Lauren Cohan ha firmado para un capítulo piloto de otra serie, por si las negociaciones no llegan a buen término (quizá ya se nos esté anunciando la próxima defunción). Terminemos con todo esto, Rick.

Rocío Alarcos

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.