Compartir

Jessica a punto de repartir Jessica Jones El Palomitrón

La detective de la agencia Alias regresará a las pantallas de Netflix el próximo 8 de marzo, pero en El Palomitrón ya hemos podido ver la primera parte de la segunda temporada de Jessica Jones y os contamos SIN SPOILERS qué nos ha parecido.

La primera entrega terminaba con Jessica (Krysten Ritter) matando al terrible Kilgrave (David Tennant); y ahora, tras lo ocurrido en The Defenders, intenta recuperar su vida y su negocio como detective privada. Pero enseguida comprobamos que ninguno de sus dos empeños va a ser sencillo. Por un lado, una gran empresa quiere adquirir su firma y que la antaño superheroína trabaje para ellos. Ella no está por la labor, y lo demostrará de malos modos, añadiendo un enemigo a su lista negra. Aunque lo que inicia la trama de la temporada será la decisión de Jessica de indagar en su pasado para descubrir qué ocurrió tras el accidente en el que murió su familia.

Jessica de visita Jessica Jones El Palomitrón

Jones tiene un agujero en su memoria, un tiempo en blanco del que regresó con superfuerza y terribles traumas que quizá sean los responsables de su comportamiento, sus adicciones, su mal humor… Así empezará a investigar sobre la misteriosa empresa IGH y el doctor Kozlov (y sirve de enlace con la primera temporada). Contará con la ayuda de Trish Walker (Rachael Taylor), que tiene que lidiar con sus propios traumas juveniles y problemas adultos de distinto tipo. También volveremos a tener en la ecuación a Jeri Hogarth (Carrie-Anne Moss), la implacable abogada, y a Malcolm Ducasse (Ena Darville), el yonqui aspirante a detective.

Esta nueva temporada de Jessica Jones tiene grandes diferencias respecto a la anterior. Se dejan de lado, hasta cierto punto, los poderes de su protagonista, para centrarse en la labor detectivesca al uso. Se acerca más al género negro que al de la ciencia ficción de superhéroes. También se ha variado su aspecto formal: no hay ni rastro de los filtros azulados que revelaban la presencia de Kilgrave en las cercanías, ni tampoco hay tantos de esos juegos de cámara ni de los encuadres tan particulares que eran seña de la primera entrega. Además, no se lucha contra un malo específico, sino que se trata de descubrir  qué poderes ordenaron los experimentos con personas indefensas como la joven Jessica.

Jessica en problemas Jessica Jones El Palomitrón

La serie se aleja totalmente de los cómics originales de Alias y pasa a ser una historia original. Una ficción con mucho más realismo del que suele ser habitual en las producciones de superhéroes, pero también más oscura, que se adentra en los vicios diversos y enveses de sus personajes. Prostitución, drogas, pedofilia, sobornos, violencia… caben en el metraje de Jessica Jones, pero no todo está bien desarrollado ni termina de tener interés para el espectador, que se pregunta qué tiene que ver esto o aquello con la trama principal; como ocurre con el segmento de Jeri Hogarth, aparte de comprobar que Carrie-Anne Moss ha sido una actriz muy poco aprovechada y que nos gustaría que hiciera muchos más trabajos en televisión y cine.

La abogada preocupada Jessica Jones El Palomitrón

Todo el peso de la serie recae en las mujeres. Unos personajes que son fuertes y ambiciosos, que saben solucionar sus problemas y que no están dispuestos a que nadie decida por ellas o a convertirse en floreros. Por supuesto, también tienen sus defectos, complejos y demás aspectos que las acercan a la realidad y las dota de una tridimensionalidad muy interesante. Quizá por ser ellas las que sostienen la ficción sea por lo que Netflix aproveche el Día Internacional de la Mujer para estrenarla.

Jessica investigando Jessica Jones El Palomitrón

El inicio de esta nueva temporada es de los que enganchan. Queremos saber más, continuar con la investigación junto a la heroína. Pero, a la vez, se echan en falta el enfrentamiento directo con un malo malísimo, o entender cómo se unirán las distintas historias de los secundarios con la principal, si es que lo hacen… La trama va poco a poco, sin presentar grandes giros de guion o sorpresas espectaculares, pero al espectador poco le importa, porque se desarrolla de manera fluida y deja con ganas de seguir viendo mucho más. Un nuevo tanto para Netflix y Marvel.

Rocío Alarcos

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.