El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE DOSSIER CINE ENTREVISTAS NUESTRO CINE REDACTORES

ESPECIAL TRILOGÍA DEL BAZTÁN: VISITAMOS SU RODAJE

LLEGADA A ELIZONDO

En uno de esos valiosos mediodías soleados y fríos de la última etapa del otoño, llegamos al pueblo de Elizondo, capital del valle del Baztán. Una hora antes, un grupo de medios de prensa habíamos salido de Pamplona, invitados a presenciar el rodaje de las adaptaciones cinematográficas de los libros 2 (“Legado en los huesos”) y 3 (“Ofrenda a la tormenta”) de la ya célebre Trilogía del Baztán. Sin entrar en detalle, la agenda también mencionaba que una buena parte del elenco y algunos miembros clave del equipo estarían disponibles tanto para reportajes gráficos como para entrevistas.

Como cabría esperar, casi todos habíamos revisado recientemente El guardián invisible (adaptación del libro 1), por lo que fue sencillo reconocer alguna de las localizaciones de la película mientras el microbús alcanzaba el centro del pueblo. Al dejar el transporte para dirigirnos a la plaza del ayuntamiento, ya empezamos a notar el importante despliegue de medios técnicos y personal de rodaje. Comenzaba la inmersión en el oscuro drama de la familia Salazar.

Con un abrigo largo, zapatos de tacón oscuros y unos impecables guantes de piel rojos (a juego con el bolso), Dolores Redondo, autora de la saga y Premio Planeta 2016 por Todo esto te daré, se acercaba a nuestro grupo con premura. Después de las presentaciones pertinentes y de destilar toneladas de carisma y simpatía, la escritora nos sugirió tomar un café en un bar cercano mientras el resto de prensa gráfica llegaba y se preparaba para la sesión de photocall.

SESIÓN DE PHOTOCALL

Pocos minutos después, nos encontrábamos “del otro lado”, en una de las zonas reservadas para el rodaje. La organización nos guio hasta el muy bien escogido lugar donde se realizaría el reportaje gráfico: un paseo peatonal sobre el río Baztán donde se podía contemplar la arquitectura tradicional de la zona y los boscosos límites del valle. Comenzando por la ya mencionada Dolores Redondo, fueron llegando y pacientemente posando para las cámaras el talentoso director Fernando González (Palmeras en la nieve), el actor Carlos Librado “Nene” (Gigantes), la protagonista absoluta de la trilogía Marta Etura (premio Goya por Celda 211) y el actor argentino Leonardo Sbaraglia (premio Goya por Intacto), última incorporación de la saga.

Una vez finalizadas las fotos y vídeos, nos dirigimos a un edificio colindante. En un salón abovedado de la última planta la organización había dispuesto una especie de mesa redonda para proceder a las entrevistas. Durante algo más de una hora, tuvimos la oportunidad de charlar con el reparto, que respondieron a nuestras preguntas individualmente (a excepción de Librado y Sbaraglia, que lo hicieron de forma conjunta). 

ENTREVISTAS

Dolores Redondo nos estuvo relatando el camino recorrido desde la cesión de derechos de autor del libro 1 (“El guardián invisible”) en 2012. A pesar de no haber sido un trato millonario (se habla de unos casi simbólicos 2.000 €), sirvió para reforzar la confianza en sí misma y continuar la trilogía. Nos dejó muy claro que sigue colaborando gustosamente en la producción, pero que cada película tiene plena libertad para hacer los cambios que considere necesarios. Como broche final, nos confirmó que ha vuelto a escribir y que “hay algún asesinato” en la trama.

El director Fernando González nos explicó las dificultades y complejidad de enfrentarse al rodaje de dos ambiciosas películas simultáneamente. Las cifras mencionadas, una locura: 90 actores, 120 localizaciones, más de 100 técnicos especialistas y 19 semanas para cumplir el ambicioso plan de rodaje con dos unidades de grabación (estábamos en la semana 13). A pesar del tamaño del reto y de no haber disfrutado de un descanso desde hace años, el autor desprendía una energía y entusiasmo que sin duda estará facilitando el trabajo del equipo. Por último, en primicia y entendiéndolo como “una gran responsabilidad”, nos comentaba las fechas aproximadas de estreno de las dos películas, que serán diciembre 2019 (Navidad) y abril 2020 (Semana santa).

La siguiente en recibirnos fue Marta Etura, que da vida en la trilogía a la inspectora Amaya Salazar. Siguiendo el camino de Fernando González, a la actriz también le ha tocado entregarse a fondo. Al igual que su personaje, fue madre bastante recientemente (enero 2017). Nos contó que fue física y emocionalmente complejo seguir con su exigente papel en un intervalo tan corto de tiempo después del nacimiento, pero reconoció que este hecho también la ayudó a entender mejor a su personaje. Se mostró encantada de la incorporación de Leonardo Sbaraglia, al que describió como “un caballero, una bellísima persona” y tuvo unas palabras de agradecimiento para Clemente, su asesor y especialista en temas policiales.

Para finalizar la ronda de entrevistas, se unieron a nosotros Carlos Librado y Leonardo Sbaraglia, este último acompañado de su inseparable mate. Dado que la final de la Copa libertadores era inminente, Sbaraglia comentó en tono relajado “me siento un poco avergonzado por la situación del fútbol en mi país”. El buen rollo entre ambos actores fue evidente, llegando al punto culmen cuando contaron la divertida anécdota del perro de Librado, que aparentemente se vuelve loco con las ovejas del pueblo. Después de las risas, Sbaraglia nos explicó que no conocía los libros o la primera película cuando lo invitaron a la prueba de casting (que ya iba por el año de duración), por lo que tuvo que prepararse a conciencia antes de ir. Incluso sugirió que su personaje (juez Marquina) está un poco basado en el juez real Grande-Marlasca, actual Ministro de Interior de España. Finalmente, Librado sentenciaba “vivo en Madrid, pero estoy encantado de volver a este ambiente natural”.

LA DIRECCIÓN ARTÍSTICA

De la mano del experimentado director de arte Antón Laguna (Celda 211), hicimos un recorrido por el corazón del pueblo de Elizondo. En primer lugar, pudimos contemplar la impresionante recreación del desbordamiento del río Baztán que asoló el pueblo en el verano de 2014, incluyendo la visita a un local en el que aún quedaban restos del destrozo pasado. Tal fue la calidad de la réplica, que Laguna nos contó en tono serio: “algunos vecinos del pueblo no pudieron reprimir las lágrimas al verlo”. No hay duda de lo mucho que se perdió entonces y del impacto que ello supuso en las vidas de los habitantes de Elizondo.

Continuamos con la visita a una casa histórica (más de 400 años) que había sido ambientada con un estilo rural tradicional y que sirvió como residencia del personaje de Elena Ochoa. De vuelta a la plaza central, Laguna nos relató la implicación de la gente del pueblo, pero también el compromiso de la productora, que acordó “dejar la calle impecable al día siguiente del rodaje”, refiriéndose a la calle principal, donde la inundación fue recreada. Sin ocultar la cantidad de trabajo que aún tenía por delante, el artista nos dijo adiós y nos reagrupamos en el célebre puente del pueblo, donde aún podían verse restos de sangre ficticia de alguna escena anterior.

EL RODAJE Y LA DESPEDIDA

La última actividad programada para el día fue asistir al rodaje de una escena. Una vez reagrupados más allá del puente, comprobamos en la distancia que la actriz Marta Etura estaba perfectamente transformada en Amaya Salazar. Después de hablar durante un par de minutos con el director Fernando González y de que el equipo de rodaje diera las instrucciones pertinentes a los extras de la escena, el director pidió silencio, gritó “acción” y siguió el rodaje de la escena desde el monitor que tenía frente a su silla. Así es como todos fuimos testigos de la magia del cine por unos minutos.

Después de una suculenta comida en el restaurante del pueblo, estábamos listos para emprender el viaje de vuelta. De camino al microbús nos cruzamos con González, el director, que caminaba apresurado con el plan de rodaje en mano. Sucedía que tenía un hueco de unos minutos para comer, por lo que se dirigía a una improvisada cantina al aire libre que la productora había montado en uno de los laterales de la plaza del pueblo. Mientras esperábamos a nuestro conductor, contemplamos con interés y respeto el ingente baile de cámaras, grúas, camiones involucrados en la realización de estas películas. Nuestra visita a las entrañas de la Trilogía del Baztán llegaba a su fin.

Aún no tenemos tráiler de la próxima película (Legado en los huesos), pero os dejamos un pequeño making of que os puede dar una idea de cómo está transcurriendo el rodaje:

Pedro Figueiras

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.