Compartir

Reseña de IM El sumo sacerdote Imhotep #1 principal - El Palomitrón

Fue en enero de 2015 cuando Makoto Morishita debutó en la revista Shounen Gangan con una obra pretenciosa que buscaba dar a conocer a uno de los personajes históricos más célebres de la historia desde un nuevo punto de vista. Hablamos del sacerdote Imhotep, un dios para muchos y el primer médico de la humanidad para otros. Una de sus citas más conocidas y que lo sepultaron como tal fue «muchas de las enfermedades son del alma, y no del cuerpo», una alegoría a los sentimientos y al poder que tienen éstos sobre el ser humano. Morishita, teniendo en cuenta dicho planteamiento y situando su guion sobre ello, consigue esbozar una historia acerca de Imhotep nunca antes contada. Una historia en la que, tras ser sellado miles de años, consiguen dotarle de vida otra vez para poder purificar y vencer a los magai, seres capaces de poseer a los humanos y convertirlos en personas atroces para la sociedad.

Un argumento en el que, a priori, no se presentan aspectos totalmente novedosos pero sí ingeniosos y divertidos. Una historia que jugará con el lector y le hará introducirse en un contexto lozano en el que se interpondrán dos culturas: la egipcia y la japonesa. Dos extremos bastante distanciados en el tiempo pero que Makoto Morishita consigue aunar bajo un mismo plano. En definitiva, una aventura entretenida y bastante jovial en la que conoceremos a un Imhotep totalmente actualizado y situado en el Japón contemporáneo. Así pues, comenzamos la reseña de IM El sumo sacerdote Imhotep #1. Un análisis donde no destriparemos detalles sustanciales de su argumento e intentaremos ir más allá de lo que vemos a primera vista.

Reseña de IM El sumo sacerdote Imhotep #1 cartel reseña - El Palomitrón

Desde hace un tiempo, Hinome —una de las protagonistas principales de la obra de Morishita— es tratada como la apestada de su clase, y de prácticamente todo el instituto. Todos sus compañeros dicen que está maldita, algo que se debe a un suceso bastante extraño que ocurre cada vez que habla. Un suceso que radica en expulsar fuego con cada palabra que sale de su boca. Podríamos estar ante un caso de acoso escolar, pero lejos de eso, estamos ante un sorprendente acontecimiento que hasta el momento nadie ha sido capaz de resolver; ni de intentarlo siquiera. Hasta que llega nuestro protagonista a escena, uno que no solo será capaz de curar a Hinome sino que pondrá nombre y apellidos a un problema que parece que no solo se encuentra en ella, sino en muchas personas más.

Reseña de IM El sumo sacerdote Imhotep #1 Hinome e Imhotep - El Palomitrón

Toca dar la bienvenida a Imhotep. El sacerdote más poderoso del antiguo Egipto y protagonista de la obra que nos atañe. Tras salvar a Hinome de la maldición de los magai no solo le advierte del peligro que tenía ante ella, sino que impone su voluntad y se presenta como el gran sacerdote Imhotep. Lejos del personaje histórico que muchos de nosotros conocemos por obras como La momia, de Stephen Sommers; Makoto Motishita se encarga de presentarnos una versión actualizada del mismo. Una versión empapada de insolencia y simpatía que en alguna que otra ocasión rebasa el límite de la obra convirtiendo lo gracioso en latoso. Dejando este aspecto no tan destacable de lado, el personaje de Imhotep sirve como entrante perfecto para presentar la obra en todas sus facetas. No solo apunta maneras de su toque cómico, sino que deja entrever la representación entre dos épocas y dos lugares. El pasado y el presente. Egipto y Japón.

Un personaje que, sin la ayuda de otros como Hinome y Anubis —por el momento—, no tendría el mismo valor en escena. Hinome será la encargada de equilibrar el bien y el mal en la obra, una muestra perfecta de cómo la fuerza femenina puede parar hasta la más absurda de las tonterías. Por otro lado, Anubis, nos dará esos momentos tiernos y sinceros tan característicos de un niño pero que, en esta ocasión, estarán encarnados por un ser un tanto diferente. Tres personajes que se complementarán poco a poco con más que se unirán en los próximos volúmenes; figuras que en cierto modo son presentadas en este primer tomo pero que no tienen, por el momento, una estela de acción desarrollada.

Reseña de IM El sumo sacerdote Imhotep #1 Imhotep - El Palomitrón

La historia de Morishita nos presenta un contexto pocas veces explotado hasta el momento, al menos en la industria que nos situamos. El autor nos traslada a un Japón actual, un país cuyas creencias en los dioses son palpables y cuyas fronteras parecen ir más allá del terreno personal. Gracias al juego que establece entre la maldición de los magai —seres capaces de poseer a los humanos y convertirlos en personas atroces para la sociedad—, el Japón actual y la reaparición de Imhotep en la actualidad, Morishita consigue estructurar una historia sobre elementos ya conocidos pero combinados de una forma distinta hasta la fecha. Una estructura que no supone ninguna ruptura con el género pero sí una apuesta por la unión de dos culturas a través de un “Dios”. Una unión en la que el humor parece tener un peso fundamental.

Posiblemente el tono de la obra no sea para todos los públicos. Se palpa constantemente los toques joviales y las gracias innecesarias. Un aspecto que puede agradar a muchos, pero cansar a otros. Estamos ante una historia que no posee, por el momento, una profundidad en ninguna de sus vertientes. Es cierto que es una obra entretenida y divertida que nos presenta a una serie de personajes bastante entrañables pero que no se aleja de lo convencional para exponer una historia bastante innovadora para encandilar. En ningún momento niego el esfuerzo de Morishita y su apuesta por aunar culturas e incluso creencias, pero sí que es cierto que para aquellos lectores que busquen sorpresa y nuevos horizontes pueda resultar reiterativa; aunque para aquellos que anhelen una historia divertida, amena y pasar un rato agradable Im El sumo sacerdote Imhotep es una apuesta más que segura.

Reseña de IM El sumo sacerdote Imhotep #1 escenario - El Palomitrón

En el apartado artístico IM El sumo sacerdote Imhotep ofrece un resultado satisfactorio. Makoto Morishita, al igual que la realización del guion de la obra, también es el encargado de la narrativa visual de la misma. El estilo de trazado del mangaka es simplista y conciso, ofreciendo personajes muy contorneados y sin abundantes detalles en la ejecución. El grado de detallismo también brilla por su ausencia en la recreación de los fondos, apostando en la gran mayoría de ocasiones por escenarios poco cargados con un claro predominio del color blanco. El lector se encuentra ante un tipo de dibujo muy digital, con un constante empleo de tramas para el sombreado del mismo. Echamos en falta un mayor énfasis en los detalles, en la variedad de expresiones faciales y unos fondos capaces de aportar más. Aun así, un estilo artístico que está en sintonía con el carácter jovial que impregna la obra. Una obra que, según el autor, no pretende romper con el género pero sí exponer un nuevo puente entre Egipto y Japón.

Reseña de IM El sumo sacerdote Imhotep #1 cartel edición - El Palomitrón

Reseña de IM El sumo sacerdote Imhotep #1 portada edición - El Palomitrón

Hace escasos meses Norma Editorial anunció la licencia de IM El sumo sacerdote Imhotep durante el 36 Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Una obra poco sonada en nuestro territorio y que, gracias a este anuncio, provocó curiosidad cuanto menos. Ha llegado el momento de conocer otra faceta de Imhotep, el sacerdote más poderoso del antiguo Egipto. IM El sumo sacerdote Imhotep #1 está compuesto por un total de 192 páginas, con ilustraciones en blanco y negro. Sigue el clásico formato tankoubon con una edición rústica con sobrecubierta y una dimensión de 11,5 x 17,5 cm. La calidad de los materiales que conforman este tomo es indiscutible, en la línea de este tipo de obras de la editorial. La portada logra un gran impacto visual tanto por su diseño como por su composición. El diseño de la cubierta respeta al máximo al original japonés, respetando la ubicación horizontal del título —aunque un tanto distanciado del original— y optando por traducirlo a nuestro idioma. En la misma podemos observar al protagonista de la obra, el gran Imhotep, copando la totalidad de la portada y dejando claras sus intenciones con su gesto y postura. Una ilustración que hace justicia a la obra y que nos la presenta de una forma divertida y localizada en el antiguo egipto. Poco más que decir de la contraportada, aunque como curiosidad detallar que tanto la cubierta principal como la posterior del tomo original poseen unas viñetas realmente divertidas que no solo servirán para introducir y despedir este primer tomo, sino que nos darán a conocer algún que otro detalle de nuestro sacerdote.

IM El sumo sacerdote Imhotep #1 salió a la venta el pasado 31 de octubre de 2018 a un precio de 8,00 €. Este primer volumen cuenta con un total de cuatro capítulos que narran la totalidad de los hechos acontecidos en este tomo. Como viene siendo habitual en muchas de las ediciones de la editorial, volvemos a echar en falta alguna que otra página a color, páginas que en la obra original japonesa se encuentran coloreadas y que aportan un toque todavía más distintivo a la obra. Por último, tanto el entintado, como el sangrado y las viñetas gozan de una perfecta armonía en el tomo y además está perfectamente traducido a nuestro idioma, cortesía de Jesús Espí (DARUMA Serveis Lingüístics, SL).

Marisol Navarro

Banner inferior Norma Editorial octubre y noviembre - El Palomitrón

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.