El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Reseña de Genkaku Picasso destacada - El Palomitrón
ANIME / MANGA REDACTORES RESEÑAS

GENKAKU PICASSO: DIBUJANDO A TRAVÉS DEL ALMA

Divididos por edad, pero también por etapa artística, Leonardo da Vinci (1452) y Pablo Picasso (1881) son los artistas que, en cierta medida, dibujan las primeras pinceladas de esta nueva obra de Usamaru Furuya que llega a nuestro país cortesía de Milky Way Ediciones. Hablamos de Genkaku Picasso, un título que se publicó entre 2008 y 2010 en la revista Jump Square de Japón y que nos presenta a un Furuya más joven e inexperto, pero también a un autor con un objetivo muy claro: represar el mundo interior de las personas. ¿Cómo? Entremezclando dosis de renacimiento italiano y cubismo sintético; confundiendo realidad y fantasía; dibujando líneas, pero también utopías. En definitiva, construyendo a su propio Picasso

Lejos de los tiempos pretéritos o las corrientes que se postulaban en 1452 o 1881, Usamaru Furuya nos traslada a una Japón de lo más actual para narrarnos su relato. Uno que nos situará en la piel del joven Hikari Hamura. Un muchacho de instituto que se pasa el día dibujando, alejado de sus compañeros de clase e imaginando su futuro como un nuevo Leonardo da Vinci. Un artista capaz de dar vida a sus obras. A pesar de su distanciamiento con las personas y de su forma de ser cuanto menos retraída, tiene una amiga muy especial en clase, Chiaki. Una joven alegre capaz de sacarle alguna que otra sonrisa a Hikari. Una joven que le otorgará un nombre, Picasso, y que además será su única compañera en el club de la orilla. Un club que funda nuestro particular protagonista para poder dibujar el agua del río y llegar a ser ese artista que tanto ansía. Ese artista que, según Chiaki, deberá ser capaz de dibujar a las personas por fuera, pero también por dentro.

Reseña de Genkaku Picasso Chiaki y Picasso - El Palomitrón

Pero será allí, en esa orilla, donde ocurra el suceso que cambiará por completo la vida ambos jóvenes para siempre. Un accidente de helicóptero de lo más atroz que se lleva por delante la vida de la enérgica Chiaki y salva, de forma milagrosa, al talentoso Hikari. Sin saber todavía cómo, el joven retoma su actividad en clase semanas después del accidente; pero será esa vuelta a la rutina la que le devolverá su tesoro más preciado. Como por arte de magia, Chiaki está viva en uno de sus bolsillos. De aspecto angelical y tamaño diminuto, «la joven hada Chiaki» le cuenta a Picasso cómo ha llegado ahí. Una historia de lo más estremecedora que le hace comprender a Hikari que él está vivo gracias a ella. 

Fue en el momento del accidente cuando Chiaki le pidió a los dioses que su amigo debía vivir y no por capricho propio, sino porque debía enseñar al mundo su particular arte, su particular forma de ver el mundo. Plegarias escuchadas. Los dioses le otorgaron el deseo, pero no a cambio de nada. Ella debía «morir», convertirse en su pequeña hada madrina y conseguir que Hikari no solo dejase al mundo ver su arte, sino que tenía que percibirlo en forma de ayuda, pues si éste no empezaba a ayudar a las personas de su alrededor moriría finalmente junto a ella. Una muerte que la obra consigue representar de manera gráfica permitiéndonos ver cómo el cuerpo de Picasso poco a poco se irá pudriendo abrazando así una terrible oscuridad. 

Hikari se muestra escéptico ante tal situación, pero será cuando descubra que el relato de su compañera es real cuando decide emprender su nueva tarea. Una misión encomendada por los propios dioses que deberá saldar a través de su arte. ¿Serán sus trazos capaces de evitar las garras de la muerte? ¿Cambiará su forma de ver el mundo tras esta tragedia? Usamaru Furuya entabla una partida de vida o muerte con sus protagonistas, y serán un blog de dibujo y un lápiz 2B las herramientas que hagan avanzar el juego. A veces a favor, a veces en contra; pero siempre con el objetivo común de ayudar a las personas a través de un arte capaz de representar aquello que nos ciega

Bajo una estructura episódica regular, Furuya construye su obra en capítulos autoconclusivos que encierran los diferentes casos en los que Hikari deberá ayudar a través de su arte. Casos que, a priori, parecen englobarse bajo un mismo techo y un elenco de personajes que recaen en sus propios compañeros de clase. En el primer volumen descubriremos un total de cuatro historias que nos presentarán las magníficas ideas que Furuya desea representar a través de sus relatos. Historias que envuelven temas tan importantes como necesarios; temas centrados en los miedos, en los traumas del pasado, en celos exasperantes o en las personalidades confundidas. 

Gracias a un elenco de personajes muy bien construido e introducido en la obra de forma totalmente orgánica, el autor explorará la psique humana a través de su particular visión con el objetivo de visualizar el mundo interior de las personas y así ayudar, a través del arte de Picasso, a erradicar aquellos temores que habitan en nuestro interior. Lo hará de forma artística, pero también añadiendo un tono de fantasía a la obra propio de la mente más creativa; pues será, literalmente, a través del arte cómo Hikari conseguirá ayudar a esas personas que tiene a su alrededor. Cada lienzo será distinto, cada historia será un cuento nuevo. Pero en todos ellos aprenderemos a ser mejores personajes, a dejar atrás los errores del pasado o del presente y a pensar en los demás como un todo.

Reseña de Genkaku Picasso cuadro interior - El Palomitrón

Genkaku Picasso quizá no sea la obra cumbre de Furuya, pero es un título muy necesario y accesible para todo el público que nos permitirá explorar la mente humana y todo aquello que consigue apoderarse de ella. A través de un grupo de jóvenes, un artista de lo más particular y un juego entre la fantasía y la realidad de lo más divertido, Usamaru Furuya convierte a Genkaku Picasso en un título muy personal en el que además de lucir con un trazo inigualable y una estética de lo más atractiva, hace de sus historias múltiples espejos en los que mirarnos. Porque quizá la obra juegue con la creatividad y la magia para cambiar el presente de sus personajes, pero también nos muestra de una forma realmente admirable el interior de la mente humana, los problemas que la habitan e incluso las posibles causas de estos. Una disección realmente interesante de las personas y de nuestro interior que nos planteará múltiples cuestiones y nos hará reflexionar acerca de nuestros comportamientos.

«El arte es la mentira que nos permite comprender la verdad» (Pablo Picasso, 1881)

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos a través de este banner y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner KoFi 2020 - El Palomitrón

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicista aficionada de las películas, las series y el manganime. No tengo un género preferido, pero todo lo gore me apasiona. Me encanta viajar, y si algún día consigo ir a Japón sin duda para el trayecto tendré preparada toda la obra de Sui Ishida.