Compartir

reseña de dragon ball super #1 goku - el palomitron

Hablar de Dragon Ball es hablar de historia dentro de este gran amado sector. Las aventuras de aquel niño con cola de mono que viajaba en una nube amarilla voladora allá por 1984 supusieron el inicio de algo grande, algo tan grande que seguro que su creador, Akira Toriyama, no se lo habría imaginado ni en sus mejores sueños. Dragon Ball comenzó a publicarse en 1984 en las páginas de la archiconocida revista Shōnen Jump, propiedad de la editorial japonesa Shūeisha. Su publicación llego a su fin en 1995 con el tomo nº 42, poniendo punto final -aparentemente- a una obra que marcó un precedente y una “hoja de ruta” para muchas de las obras de demografía shōnen que salieron posteriormente.

En 1986, Toei Animation comenzó a producir una adaptación animada que abarcaba la primera mitad de la obra. Tal fue su éxito que enseguida se pusieron manos a la obra con Dragon Ball Z, anime que adaptaba la otra mitad de la serie y narraba las aventuras de las nuevas generaciones. En 1996 Dragon Ball Z llegaba a su fin y la obra de Toriyama parecía que iba a tener un más que merecido descanso en su trono como rey indiscutible. Sin embargo, Toei no pensaba soltar su particular gallina de los huevos de oro y, pese a contar con la negativa de continuar del mismo Toriyama, decidió comenzar la producción de Dragon Ball GT, un nuevo anime totalmente independiente de la obra original y que, a día de hoy, no se considera canon.

reseña de dragon ball super #1 vegeta - el palomitron

La franquicia Dragon Ball es una de las más imponentes dentro del género, encontrándonos en la actualidad (más de 30 años después de su inicio) una ingente cantidad de merchandising, películas, OVA’s, live-action, videojuegos, spin-off en formato televisivo y manga, etc. En definitiva, toda una mina de oro de la que sacar jugosos beneficios y que parece no tener fecha de caducidad. Todo lo contrario, la irrupción de Dragon Ball Super en 2015 supuso el regreso del rey del shōnen e incluso me atrevería a decir que actualmente Dragon Ball está viviendo una segunda juventud.

Como he dicho antes, hablar de Dragon Ball es hablar de historia y me faltaría tiempo para hablar largo y tendido sobre todo lo que significa. Por ello, tras este breve repaso a sus precedentes vamos a hablar de lo que acontece en este momento: Dragon Ball Super. Este manga comenzó a publicarse en junio de 2015 con una periodicidad mensual en la revista V-Jump de Shūeisha. Contando actualmente con un total de 4 tomos recopilatorios en Japón, Dragon Ball Super supone el regreso triunfal de la saga después de 18 años. En nuestro país, la encargada de licenciar esta afamada obra es Planeta Cómic, editorial que aprovechó el XXIII Salón del Manga de Barcelona para anunciar y poner a la venta este tomo semanas antes.

reseña de dragon ball super #1 titulo reseña - el palomitron

A nivel argumental, Dragon Ball Super #1 nos sitúa varios meses después de la feroz batalla entre Goku y el Monstruo Bu. El planeta Tierra está pasando por un período de relativa paz y el protagonista saiyano, lejos de acabar con peligrosos seres que amenazan la paz mundial, tiene que llevar dinero a casa trabajando en el campo. Esta paz se ve interrumpida con la llegada de Beerus, dios de la destrucción, quien está buscando al guerrero conocido como “Dios Super Saiyano” para batirse en un duelo.

reseña de dragon ball super #1 nuevos personajes - el palomitron

Este villano hizo su primera aparición en La Batalla de los dioses, película estrenada en 2013 y que sirve como punto de partida de Dragon Ball Super. El manga adapta con gran rapidez -en tan solo cuatro capítulos- los acontecimientos de este filme. Por no hablar de su secuela directa, La Resurrección de F, película estrenada en 2015 y cuyo argumento queda diluido en tan solo una viñeta. Aspectos importantes como el nuevo entrenamiento de Goku y Vegeta y sus nuevas transformaciones se quedan un poco en tierra de nadie, como si los autores dieran por hecho que los lectores ya lo conocen todo. Tras este primer arco, Dragon Ball Super #1 comienza con ‘Los guerreros del sexto universo’. Una saga totalmente nueva donde, sin entrar en terreno de spoilers, todo lo que conocíamos de Dragon Ball se expande con la llegada de nuevos universos, dioses y guerreros procedentes de ellos.

El manga de Dragon Ball Super está guionizado por Akira Toriyama (autor de la obra original) y dibujado por Toyotarô. En esta ocasión, el “padre” de Dragon Ball le cede el testigo a otro por motivos de salud y sinceramente ha acertado por completo con esta elección. Toyotarô comenzó trabajando en obras de carácter fanzine bajo el pseudónimo Toyble. La obra que más repercusión y reconocimiento tuvo entre los seguidores de Dragon Ball fue Dragon Ball AF, obra que además le permitió comenzar a trabajar en la editorial japonesa Shūeisha a cargo del manga Dragon Ball Heroes: Victory Mission. Gracias a esta oportunidad, este joven mangaka empezó a colaborar con Toriyama, aprendiendo todavía más acerca del estilo de su ídolo.

El estilo de Toyotarô se asemeja bastante al de su maestro en casi todos los aspectos. En ningún momento tenemos la impresión de estar leyendo otra obra, ya que gracias a la similitud entre ambos estilos se consigue una cohesión perfecta. El manga cuenta con un trazado simple y preciso, con unos contornos de los personajes muy bien definidos. Toyotarô ofrece un nivel de dibujo en los personajes que difiere bastante del empleado para los entornos, estando estos últimos en una posición más descuidada. Las batallas en Dragon Ball siempre han tenido suma importancia, y en Super consiguen mantener un gran nivel gracias al uso de numerosas líneas de dibujo, ofreciendo una sensación de velocidad y movimiento en muchas de sus viñetas.

reseña de dragon ball super #1 guiño - el palomitron

En este primer tomo vemos, además, un claro guiño a la obra original de Toriyama. Hablamos del primer encuentro entre Goku y Vegeta, recreado casi a la perfección más de una década después. A grandes rasgos estamos ante un dibujo de calidad, quizás la única pega que le pondría es el diseño de algunos de los nuevos personajes. Un diseño un tanto simplón y, en ocasiones, que cobra un tono infantil.

Al igual que ocurre con Toyotarô, yo siempre he sido fan de Dragon Ball. Aunque, siendo sinceros, cuando comenzó a emitirse el anime de Dragon Ball Super no me incentivó lo suficiente y opté por ignorarlo. Con la salida de esta edición de Dragon Ball Super #1 en nuestro país consideré oportuno darle una segunda oportunidad a la obra de Akira Toriyama y Toyotarô. Y, para sorpresa mía, su planteamiento, perspectiva y ritmo me han avivado una llama que, durante muchos años, ha permanecido apagada en mi interior. Al comienzo de esta entrada hablaba de la segunda juventud de la franquicia, pero creo que después de leer Dragon Ball Super #1 yo también puedo sentirla.

reseña de dragon ball super #1 titulo edicion - el palomitron

reseña de dragon ball super #1 portada - el palomitron

Hace unos meses Planeta Cómic anunció la publicación en formato tomo de Dragon Ball Super, recopilando así los cinco números publicados hasta ahora de la conocida Serie Roja. Dragon Ball Super #1 está compuesto por un total de 192 páginas en blanco y negro. En esta ocasión estamos ante una edición tankoubon rústica con sobrecubierta (tapa blanda) y cuya dimensión es de 11×18 cm.

La portada de este tomo cuenta con un diseño que rinde un claro homenaje a la del primer número de la serie original. Por su parte, la contraportada está dibujada de la misma forma pero con Vegeta y Polunga como protagonistas. El lomo de este tomo está diseñado para formar una imagen completa a través de una cenefa, un recurso con un resultado muy vistoso y que incitará a completar la colección. Dragon Ball Super #1 salió a la venta el pasado 17 de octubre a un precio de 7,95 € incluyendo dos postales a color de regalo.

Este primer tomo cuenta con un total de nueve capítulos entre los que es habitual que el lector se encuentre con algún que otro gag cómico en forma de imagen. Además, al final del mismo se incluyen dos breves historias inéditas y una entrevista realizada a los dos autores de la obra.

Como punto negativo a este tomo señalaría la mala gestión del sangrado a la hora de su impresión. En muchas páginas vemos cómo se entrecortan algunas viñetas e incluso algún que otro bocadillo. Además, si nos fijamos en el lomo superior del tomo vemos un gran predominio del color blanco, lo que nos hace pensar que seguramente la impresión esté por debajo de lo establecido. Esperamos que en las próximas publicaciones la editorial corrija este pequeño defecto.

reseña de dragon ball super #1 titulo galeria - el palomitron

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

2 Comentarios

  1. En esta reseña estará bien todo lo que corresponde a la edición y el conocimiento de la franquicia, pero apenas se juzga el contenido de este manga. Simplemente limitarse a mencionar lo que hay sin hacer ni una crítica cuando tiene un montón de problemas. En fin, bastante lamentable.

    • ¡Buenas!

      En las reseñas que realizamos de primeros tomos tanto mis compañeros como yo no solemos incidir apenas en el argumento propiamente dicho del volumen, ya que consideramos que no es necesario destripar el contenido. Aun así, esto es Dragon Ball y gran parte de la gente ya ha podido ver qué sucede debido a que su anime comenzó en 2015. Por lo que, sus virtudes o carencias argumentales no son ningún misterio y, personalmente, prefiero incidir en otros aspectos como el arte. Si con tu comentario también haces referencia a los problemas de la edición, al final de la reseña incido en los graves errores de guillotinado que tenía mi tomo (primera edición), pero que muy probablemente (o, al menos, eso espero) se habrán ido subsanando en las posteriores tiradas.

      Un saludo.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.