El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

NINFA ROTA PRESENTACIÓN PORTADA - EL PALOMITRÓN
CASETA AGLIONBY CRÓNICAS REDACTORES

NINFA ROTA: EL AMOR COMO CÁRCEL

Hace un mes se desvelaba el ganador del XVI Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil, fallando a favor de Alfredo Gómez Cerdá y su Ninfa Rota. La novela, que explora la toxicidad de una relación entre adolescentes, congregó el pasado 7 de mayo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid a amantes de la literatura de todo tipo (editores, lectores e incluso profesores), expectantes por escuchar al autor y a los profesionales que lo acompañaban.

El evento, en el que también se realizaba la entrega simbólica del Premio, estuvo capitaneado por Cerdá, quien respondió de forma resuelta a las preguntas del editor de Anaya Pablo Cruz, la periodista María José Solano y la escritora Paloma González Rubio.

Una historia introspectiva sobre el amor adolescente, el dolor, la amistad y los celos.

Marina ha descubierto que su corazón ya no le pertenece, ya no es dueña de él. Se ha enamorado de Eugenio, el chico con el que sale y poco a poco va descubriendo que tampoco es dueña de sus actos. ¿Por qué se va alejando de sus amigos? ¿Por qué Eugenio impone siempre su voluntad? La brusca ruptura de la relación complicará aún más las cosas.

¿Podrá vivir con el corazón devorado por serpientes? ¿Podrá vivir con la certeza de que el tiempo no cura nada, sino que es la perdición de todas las cosas? ¿Podrá encontrar el final de su zozobra?

La mitología para representar el subconsciente

NINFA Y FAUNO REPRESENTACIÓN - EL PALOMITRÓN

Los invitados se sentaron frente a los protagonistas de la tarde. Ellos admiraban al público, expectantes por lo que estaba por llegar. Un fauno y una ninfa hicieron su entrada en la sala del Círculo de Bellas Artes y sumieron a todos los presentes en una historia repleta de sentimientos encontrados, agonía y belleza chocando contra la blanca cerámica del suelo.

Uno de los sueños de Marina tomó forma física en la presentación de Ninfa Rota, dejándonos una ventana abierta al subconsciente de su protagonista. Como ya hiciera Sigmund Freud, Alfredo Gómez Cerdá utiliza en su novela la mitología, tanto griega como latina, como herramienta para mostrar todo lo que su narradora lleva dentro, pero se niega a aceptar.

Aunque la diferencia entre las dos mitologías está explicada dentro de la novela, según aseguraba su autor, su separación fue una licencia que se tomó debido a las implicaciones de unir ambas figuras en una misma mitología. Paloma González Rubio iba más allá con una nueva interpretación de lo que significaba esta doble representación: “Lo que nos está comunicando la mezcla de mitologías es la aparición de dos personajes que no se corresponden, que no pueden vivir en el mismo plano”.

La novela de Gómez Cerdá cuenta la historia con tres géneros diferenciados: la narrativa, representada en las entradas del diario que escribe Marina; la poesía, también escrita por la protagonista, pero reveladora de los sentimientos de ambos, y el teatro, pequeñas escenas representadas por el fauno y la ninfa que desvelan lo oculto. De ese modo el autor intenta plasmar todas las perspectivas posibles sin separarse de lo que realmente quiere contar: la sensación de Marina al estar presa en la jaula que es el amor, y en concreto, este tipo de relación. “Me gustó que los sueños aparecieran a partir de los dos personajes, la Ninfa y el Fauno, pero que aparezcan en un lenguaje diferente, distinto”, explica Alfredo Gómez Cerdá

El abuso en relaciones entre jóvenes

ALFREDO GÓMEZ CERDÁ, PALOMA GONZÁLEZ RUBIO, MARIA JOSÉ SOLANO - EL PALOMITRÓN

Ninfa Rota narra la historia de Marina, una adolescente inteligente, muy despierta, en un entorno familiar perfecto, y con una gran amiga. A pesar de ello, la joven se ve incapaz de escapar de la cárcel formada por los brazos de Eugenio, de ese amor que tanto mal le está haciendo. 

En la actualidad y casi como un síntoma del movimiento #Cuéntalo cada vez podemos leer más historias que muestran relaciones abusivas. A modo de denuncia, estas novelas se han convertido en el espejo de una sociedad que no parece cambiar al ritmo necesario. Gómez Cerdá utiliza también la novela para ahondar en el tema y hacer reflexionar al lector, sea cual sea su género y franja de edad, pero lo hace desde una perspectiva diferente. “Hablar de una relación tóxica, de malos tratos… hay muchas novelas hoy en día que tratan de eso. A mí lo que me interesaba era lo otro, el estar en una cárcel y no poder salir”, explicaba el autor.

La ganadora del XVI Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil nace de la reflexión del autor sobre el tema, y más que sobre el tema, sobre éste aplicado a los jóvenes. “Si me hablas de una persona muy mayor se puede pensar que por su vida, por cómo fue educado en su época… no es que lo justifique, pero se puede encontrar una explicación”, justifica Gomez Cerdá, “pero cuando se ve un problema como ese en chicos de vuestra edad yo la verdad es que empiezo a hacerme preguntas. ¿Y por qué me hago esas preguntas? Porque no lo entiendo”.

Hace más de veinte años escribir sobre el abuso le cerró las puertas de varias editoriales. Anoche hablé con la luna, novela escrita en 1993, narra la tragedia de una hija que ha de soportar a un padre que es un violador. Este es otro ejemplo de lo que inspira a Alfredo Gómez Cerdá en sus obras, el conflicto y las preguntas y reflexiones que salen de él. “A mí lo que me motiva es lo que pasa en la calle, los conflictos,” comentaba el autor, “contar la vida de un adolescente que es completamente feliz o de un niño no me seduce nada”.

Ninfa Rota: ¿una novela juvenil?

NINFA ROTA PRESENTACIÓN - EL PALOMITRÓN

En una época en la que las ventas, la producción y el fenómeno fan de literatura juvenil crece exponencialmente se vuelve a poner sobre la mesa el debate sobre qué constituye realmente este subgénero. En el caso de Ninfa Rota, las líneas que podrían dividirlo de otros parecen más difusas.

La novela ganadora del Premio Anaya 2019 se centra en una adolescente para hablar de una relación romántica abusiva. Su edad, el instituto, sus amigos… son elementos normalmente clave para clasificarla como juvenil en lo que a literatura realista se refiere, pero para la historia de Marina estos factores se convierten en meros accesorios. “El hecho de que la edad de Marina sea la de una adolescente no me parece determinante para clasificarla como una novela juvenil”, planteaba Paloma, “si hubiésemos cambiado el personaje de Marina por el de una mujer ya adulta, si en lugar de sus padres hubiésemos puesto sus hijos en su casa, si en lugar de ser estudiante hubiese sido profesora… es que no hubiese pasado nada, seguiría contando la misma verdad”.

Los límites son muy imprecisos”, comentaba Gómez Cerdá. Con más de cien publicaciones a su espalda, de las cuales la gran mayoría pertenecen al subgénero o colecciones juveniles, el autor reflexionaba sobre los elementos que conforman este estilo literario: “A lo mejor es cómodo poner la etiqueta juvenil. Está ahí, y las características de los jóvenes, las preocupaciones de los jóvenes… hay algunos que se acercan mucho a ese ambiente juvenil”, justificaba Gomez Cerdá, “pero luego hay otro mundo que puede interesar muchísimo a un joven, que trasciende esta frontera, y te puede servir para cualquier tipo de público”.

Ninfa Rota, como bien explicaba Paloma, podría considerarse una de esas novelas cuya temática y tratamiento trasciende el límite de edad. No es la primera vez que Alfredo Gómez Cerdá se sumerge en esa fórmula, y es que el debate que surge a partir de la historia de Marina también tuvo lugar con la publicación de Noche de Alacranes en 1994. “No es cuestión de buscar un tema determinado, a un joven le puedes hablar de cualquier cosa perfectamente”, se justifica el autor de las novelas.

Lo que el autor sí tiene claro es que para escribir una buena novela juvenil sin formar parte de ese grupo de edad hay un elemento clave: “Cuando escribo para jóvenes hay una cosa que me parece importante, que es mirar a los ojos a los jóvenes, escribir en horizontal, de tú a tú”. De ese modo, evita el afán didáctico presente en muchas ocasiones que lo que en realidad esconde es la condescendencia de un autor, mayor, que pretende “desvelar los secretos de la vida” a un lector que, por joven, “no sabe nada”.

De proyecto a premiada

ALFREDO GÓMEZ CERDÁ - EL PALOMITRÓN

La novela de Gómez Cerdá se traducirá dentro de muy poco al coreano, ampliando su audiencia en miles de lectores. Para que eso sea posible, Ninfa Rota ha tenido que pasar las duras pruebas del proceso de elección de uno de los grandes premios literarios de habla hispana. Con más de doscientos contrincantes, la obra del autor se alzaba como clara favorita entre los miembros del jurado, entre los que se encontraba la periodista María José Solano. “Ninfa Rota fue casi por unanimidad la elegida. No había dudas, o muy poquitas. Era una novela que sobresalía”, explicaba la profesional.

El fallo del premio se decidía en la sede de Anaya el sábado 24 de noviembre, en una sala desierta a excepción de los miembros del jurado y con el resto de luces de la planta apagadas. En el momento decisivo todos votaron la voz supuestamente femenina que narraba la historia de Marina, sin saber realmente que la novela pertenecía a uno de los grandes productores literarios nacionales. Utilizar un pseudónimo de mujer no fue una declaración de intenciones, sino más bien una muestra del talento de Gómez Cerdá. “Demostró mucho de él, que era un gran fabulador y podía pasar perfectamente por ser una mujer, y no solo una mujer, una chica adolescente”, comentaba Solano. 

Si como nosotras te has enamorado de la novela sin abrir aún sus páginas, e incluso si ya las has leído pero disfrutas las reflexiones del autor, este es un momento perfecto para redescubrir su historia. Ninfa Rota lleva dos meses en las librerías así que, ¿qué mejor momento que la Feria del Libro de Madrid para haceros con ella?

María Reinoso

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Amante del cine, las series y la literatura con un cariño especial a la animación y tiempos de la regencia. Aunque adoro las cintas de culto clásicas y contemporáneas, disfruto viendo películas de calidad bastante cuestionable.